39 años de Harrisburg, el primer susto nuclear

El 28 de marzo de 1979 tuvo lugar el accidente de Harrisburg, en Estados Unidos. El primer susto de la energía nuclear, marcó su declive antes de Chernobil. 39 años después, este aniversario vuelve a poner sobre la palestra los problemas insalvables de esta energía peligrosa y nociva para la salud de las personas y el medio ambiente. 39 años después, debimos seguir apostando por un nuevo modelo energético más limpio, más democrático y, sobre todo, más seguro.

Central de Almaraz soltando vapor
Central de Almaraz soltando vapor. Fotografía de Francisco Castejón Francisco Castejón
MIA Madrid

publicado
2018-03-23 16:13:00

El 28 de marzo de 1979 se produjo el accidente de la Isla de las Tres Millas (Three Mile Island, en inglés), cerca de Harrisburg (Pensilvania). Este fue el primer gran susto de la industria nuclear occidental, pues supuso la demostración de que la reacción nuclear se puede descontrolar hasta el punto de fundirse el núcleo del reactor y hacer imprescindible la emisión de gases radiactivos para evitar una explosión.

Si bien el de Chernobil es el más conocido y el más grave de todos los accidentes nucleares, fue el de Harrisburg el que supuso un verdadero freno para la energía nuclear, pues el número de centrales proyectadas decayó espectacularmente en el mundo. Cuando se estudia la evolución de las centrales en funcionamiento, se ve que este número crece de forma constante hasta 1989, cuando se frena. Este parón se ha atribuido a Chernobil, que ocurrió en 1986, pero no es así. En realidad, el accidente de Harrisburg fue el que supuso un verdadero freno del crecimiento nuclear en el mundo. Hay que tener en cuenta que cuesta unos 10 años construir un reactor, por lo que el parón en los nuevos proyectos sólo se nota 10 años después del accidente.

Aquel 28 de marzo de 1979, el generador de vapor de la Unidad 2 de Three Mile Island, a 16 km de la ciudad de Harrisburg (Pensilvania), sufrió una fuga, conocida como LOCA (loss of coolant access) en el argot nuclear. Esta interrumpe la refrigeración del núcleo y permite que su temperatura aumente de forma descontrolada. Los operadores de la central solo pudieron saber que el núcleo estaba fundido 10 horas después, puesto que la fuga de refrigerante no fue percibida por ellos debido a un fallo en un indicador de un panel de control de la central. Este fallo sería considerado aún hoy como un Nivel 0 o 1 en la escala INES (poco importante) pese a la catástrofe en la que podría resultar. Debido a la alta temperatura que alcanzó el reactor, el agua se disoció en oxígeno e hidrógeno y se formó una gran burbuja de hidrógeno, con gran cantidad de tritio radiactivo, al igual que sucedió en los reactores de Fukushima. Sin embargo, en Harrisburg se evitó la explosión expulsando el gas radiactivo al exterior. La fusión del núcleo no se pudo evitar y fue necesario arrojar agua y arena al interior para controlar el accidente. Aunque esta concatenación de sucesos era improbable, acabó por producirse, con efectos catastróficos.

Los inspectores de la Nuclear Regulatory Comission (NRC, equivalente al Consejo de Seguridad Nuclear español) mantuvieron el accidente en secreto durante dos días, según reconoció uno de los operadores a una docena de congresistas que visitaron la central. El combustible gastado y el núcleo fundido se retiraron en 1990. Sin embargo, la otra unidad, TMI-I, que tenía permiso hasta 2014, consiguió que este se prorrogara hasta 2034, y sigue funcionando hoy en día.

Existe una controversia acerca de las consecuencias del accidente sobre la salud de la población, puesto que resulta muy difícil evaluar las dosis radiactivas a las que fueron expuestos los miles de afectados. Oficialmente se fugaron 10 millones de curios pero, según un informe independiente realizado por Steven Wing, la fuga fue diez veces mayor. Las acciones de emergencia que se pusieron en práctica fueron claramente insuficientes y consistieron en la evacuación de las mujeres embarazadas y de los niños en un radio de 8 millas en torno a la central, pero dos días después del accidente. Se han detectado aumentos de malformaciones congénitas, de cánceres y de enfermedades psicológicas debidas al estrés sufrido por la población. Según el informe anteriormente citado, los casos de cáncer de pulmón son de cuatro a seis veces más frecuentes en las zonas que recibieron mayor dosis (situadas a favor de viento) que en las que estaban contra el viento. Además, según este informe, hubo de dos a diez veces más casos de leucemia en adultos en zonas a favor del viento.

Como se ha comentado, el accidente de Harrisburg supuso el principio de la decadencia de la energía nuclear en el mundo. Por un lado, aquel accidente demostró que las centrales nucleares eran inseguras, lo cual reforzó las movilizaciones antinucleares y, por otro lado, los costes de las medidas de seguridad tomadas han encarecido notablemente las centrales, convirtiéndolas en poco competitivas frente a otras fuentes de energía.

Por desgracia, las enseñanzas de accidente de Harrisburg no fueron suficientes para evitar el accidente nuclear de Chernobil en 1986, el más terrorífico de los acaecidos hasta el momento, ni el de Fukushima en 2011, un verdadero Chernobil a cámara lenta. Pero, además, la industria nuclear española pretende prorrogar el funcionamiento de las centrales hasta los 60 años, aumentando el riesgo de forma inaceptable. La central más antigua hoy es Almaraz I, que cumplirá 40 años en 2021. El permiso de explotación de las dos centrales expira el 8 de junio de 2020 y lo más sensato sería no renovarlo. Tras el cierre de Almaraz, debería producirse el cierre escalonado de todas las centrales nucleares españolas según vayan caducando sus permisos de explotación, de tal forma que España esté libe de este peligro en 2024, cuando se cerraría la última.

La industria nuclear anunció, como hace después de cada accidente, que aprenderá de los errores y los corregirá para que las centrales sean más seguras. Pero el lobby pronuclear no ha aprendido lo principal: que la seguridad absoluta no existe y que los sucesos, por improbables que sean, acaban por producirse. Además, existen alternativas más limpias y más seguras. La pregunta que debe hacerse no solo la industria nuclear, sino toda la sociedad es: si podemos prescindir de la energía nuclear, ¿por qué seguir manteniendo ese inmenso peligro? ¿Por qué seguir generando residuos radiactivos que son peligrosos durante cientos de miles de años?

Este aniversario del accidente de Harrisburg es una nueva ocasión para recordar la necesidad de cerrar todas las centrales nucleares y reflexionar sobre la improrrogable puesta en marcha de un nuevo modelo energético más limpio y más justo, que no facilite el enriquecimiento de unos pocos a costa de toda la sociedad y del medio ambiente.

El movimiento antinuclear extremeño, además, recuerda en la misma fecha la muerte del compañero Guso. El 28 de marzo de 2011 le estuvieron esperando en la concentración por el aniversario de Harrisburg, a las puertas de la central de Almaraz, pero jamás llegó. Tampoco lo hará a las que realizaremos este años en varios puntos de la península; es triste, pero nos toca seguir sin él. No te olvidamos, Guso.

6 Comentarios
#12827 2:58 5/4/2018

Los datos del accidente son públicos. Nada que ver con lo que escribes

Responder
0
0
#11771 13:01 24/3/2018

Teniendo en cuenta que como foto de artículo pones una central térmica me da a mi que no tienes ni idea de como funciona una central nuclear ni de las barreras de seguridad que tienen. Antes de escribir un artículo con afan de ser sensacionalista, deberiamos cogernos una buena enciclopedia y buscar acerca de lo que vamos ha hablar, no coger y hacernos caso de cualquier articulo por internet los cuales no se han parado ni a informarse. Porque si se hubieran informado se sabria que a nivel de producción electrica, la que mas invierte en seguridad es la nuclear, la que menos toxicidades desprende al ambiente es la nuclear y la que menos residuo produce en base a su generacion electrica es la nuclear. Porque si te informaras un poquito, sabrias que las termosolares usan unos aceites super toxicos y ya ha habido algun percance, que las fotovoltaicas no son baratas de fabricar y una vez obsoletas necesitan mas energia para eliminar sus residuos que la que han producido, que las hidraulicas funcionan cuando hay agua y que las eolicas (que son las mas eficientes de las renovables) si hace poco viento o mucho no pueden funcionar. Todas las formas de producir energía a tienen sus pros y sus contras pero la nuclear es de las que menos y si hablamos de residuos, antes de dedicarnos a articulos sensacionalistas, deberiamos centrarnos a estudiar como son, como se aislan o averiguar posibles maneras de desacernos de ellos; eliminarlos o de crear un sistema de generar electricidad con la capacidad de la nuclear pero más limpia y que ocupe lo mismo, no llenando todas las colinas de molinos y terrenos de cultivo de placas.

Responder
3
2
Paco Castejón 8:56 26/3/2018

Estimado lector. La foto no es de una nuclear, pero no la he elegido yo. aunque muestra los efectos de un sistema energético sucio e injusto, como el que tenemos.
Y no creo que importe, sino los contenidos. El que la industria nuclear tenga que seguir invirtiendo en seguridad y que, a pesar de ello se sigan produciendo accidentes como el de Fukushima, no es más que una muestra de que se trata de una tecnología que se ha puesto en marcha sin resolver todos sus problemas. Y estos son más graves que los de cualquier fuente de energía. Tenemos que transitar lo antes posible de este modelo energético que genera grandes impactos ambientales a uno en que los impactos sean tolerables, pues no hay energía limpia. Hay que elegir impactos para un nivel de consumo sensato. No he visto ninguna catástrofe producida por ninguna instalación renovable y sí varios graves accidentes nucleares. Y la nuclear y los combustibles fósiles deben pasar a la historia.
Sobre el impacto paisajistico y ocupación del espacio que se achaca a las renovables, hay que recordar que la nuclear ocupa tanto o más, si se tiene en cuenta todo el ciclo del combustible: desde la minería del uranio, terriblemente impactante contra las personas y el medio de la zona de la mina, hasta la gestión de los residuos radiactivos, peligrosos durante cientos de miles de años.
El precio de las renovables ha bajado sensiblemente, hasta hacerlas competitivas en el mercado eléctrico español, frente al de la nuclear que sigue subiendo y que hace que el número de reactores operativos en el mundo siga descendiendo. Además, permiten una generación distribuida con propiedad repartida de las instalaciones por parte de ayuntamientos, cooperativas y de los mismos usuarios. La nuclear no estaría donde está sin el apoyo político y las subvenciones encubiertas que ha recibido y sigue recibiendo. Creo que la voluntad política debe ir encaminada a superar este modelo caduco, permitiendo que las tecnologías más limpias y justas se vayan desplegando, con el control democrático de la gente.

Responder
2
1
F Ramirez 20:09 5/4/2018

No aportas ni un solo dato objetivo para tus argumentos. No haces ningún favor a nadie con este artículo. Hasta los detractores de la energía nuclear deberían avergonzarse por este artículo sensacionalista y sin base científica alguna. Si faltara información, podría entenderlo, pero el accidente de TMI es de los más estudiados y esa información es pública.

Responder
0
0
FerdiRodriMonti 22:59 20/4/2018

¿No es verdad que la nube radioactiva llego hasta Austria?, ¿Cuantás centrales nucleares tienen en Austria? ¿Todavía hay efectos secundarios en Chernóbil? ¿Hay alguna aseguradora que pudiera acarrear los gastos generados por este tiempo? ¿Es verdad que se tarda alrededor de 10 años en construir un reactor nuclear de una central? ¿Qué hacemos con los residuos radiactivos con las miles de toneladas de residuos radiactivos? ¿Durante cuanto tiempo constituyen un peligro estos residuos? ... No hace falta que contesten, creo que las preguntas hablan por si solas. Estamos locos por haber contruído ésto sin tener en cuenta los posibles desastres. Y seguimos estando locos por continuar generando más desastres nucleares

Responder
0
0
#12012 16:31 26/3/2018

Puedes pedirle perdón, al físico nuclear Paco Castejón, y deja el adoctrinamiento de las aulas.

Responder
0
0

Destacadas

Cuidados
Cinco miradas del activismo de los cuidados

Algunas llegaron hace más de una década, otras aterrizaron este año. Ellas son cinco de las mujeres que, con su esfuerzo, están consiguiendo cambiar las condiciones laborales del sector de los cuidados.

Laboral
Esperando al robot: cómo las máquinas cambiarán la economía en los próximos cuatro años

El Foro Económico Mundial ha presentado un informe sobre el impacto a corto plazo de la economía de la “cuarta revolución industrial”. Pese a que aseguran que no se perderán empleos, este foro insinúa que será necesaria una reconversión profunda de la actividad humana.

Promiscua
Atrevidas
3
Encontré por pura casualidad un billete para Valencia que estaba tirado de precio y, en un arrebato, me animé. Pero me olvidé las llaves del apartamento al que iba y acabé saliendo sola de fiesta por el Carmen.
Ayuntamiento de Madrid
La Junta de Gobierno aprueba el plan Madrid Nuevo Norte con el voto en contra de Izquierda Unida

El sector oficialista de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento da luz verde a la operación Madrid Nuevo Norte a pesar del rechazo de Izquierda Unida y otros concejales a un plan denunciado por ecologistas y asociaciones vecinales.

Últimas

India
El ataque mccarthista que amenaza la democracia india

El Gobierno del primer ministro derechista de India, Narendra Modi, ha iniciado una razzia contra intelectuales que amenaza el complejo sistema del país.

Residuos
Incinerar residuos no es Economía Circular
9

La quema de recursos desincentiva a los ayuntamientos a mejorar sus políticas de separación, ya que el reciclaje compite con la incineración y estas plantas están diseñadas para funcionar a plena capacidad

Grecia
Grecia recuerda al antifascista Pavlos Fyssas cinco años después de su asesinato

Cientos de personas recorrieron Atenas en memoria de Pavlos Fyssas, músico y militante antifascista asesinado por un militante de Amanecer Dorado el 18 de septiembre de 2013.