Crisis económica
Cornelis Maas o el fin del sueño europeo

La trayectoria del gris funcionario Cees Maas personifica el desvanecimiento del sueño europeo: la institución que se planteó como un proyecto cosmopolita de concordia y prosperidad se ha convertido en una burocracia alejada del control democrático que, sistemáticamente, carga las consecuencias de su fracaso sobre la población más vulnerable.

Durante al menos una generación, el coste del rescate a la banca tras la crisis de las hipotecas seguirá afectando a las finanzas públicas. El Estado ya da por perdidos 45.000 millones de euros de los más de 65.000 que invirtió para el rescate de las entidades financieras. Además, todavía es responsable de otros cerca de 40.000 millones de euros provenientes de la deuda contraída por Sareb. Conviene tener presentes estas cantidades antes de recordar que el coste del proyecto de ingreso mínimo vital que prepara el Gobierno para paliar las consecuencias económicas del covid-19 fue estimado en 3.000 millones de euros por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Por otro lado, ahora es más necesario que nunca disponer de un gran patrimonio de vivienda social, pero este terminó mayoritariamente en manos de fondos de inversión provenientes de Wall Street. Uno de los fondos más destacados es Cerberus. Este fondo buitre se caracteriza por su obsesivo secretismo y por sus profundas conexiones con el Partido Republicano de Estados Unidos.

Cerberus utilizó la misma estrategia empleada en EE UU de contratar a personas cercanas al Partido Republicano que estén bien relacionadas en el mundo político para expandirse en España. De este modo, nombró a Juan de Hoyos presidente de su gestora inmobiliaria Haya Real Estate. Según manifestaba el ex presidente Aznar, Hoyos era su mejor amigo. Entre los consejeros designados por Haya se encontraba también su propio hijo, José María Aznar Botella.

De acuerdo con las últimas cuentas presentadas, a la gestora inmobiliaria Haya no le ido mal en los últimos años. Esta gestora, desembarcada en nuestro país hace pocos años, ya administra bienes inmobiliarios por valor de unos 40.000 millones de euros. De estos, más de la mitad provienen de Sareb y el resto de Cajamar, Bankia y Liberbank. A estos bienes habría que sumar los activos inmobiliarios provenientes de BBVA y de Banc Sabadell, que fueron adquiridos recientemente por Cerberus en dos operaciones gigantescas. No es difícil suponer cuáles fueron las razones por las que Cerberus contrató a Aznar Botella y a Juan de Hoyos. Sin embargo, entre los directivos de la gestora Haya se encuentra otro consejero cuya biografía resulta también muy interesante. Se trata de Cornelis “Cees” Maas.

Su carrera política comenzó en La Haya en el año 1976. Aquel año, Maas entró a trabajar en el Ministerio de Economía y Hacienda de los Países Bajos cuando acababa de cumplir los treinta años. Se trataba de una Holanda que podía ser considerada como un paraíso socialdemócrata: mientras los más ricos del país debían entregar al estado el 72% de sus ingresos; la administración implantaba planes ambiciosos de educación, invertía en mejorar la sanidad del país y fomentaba viviendas para su alquiler social. De hecho, el 40 % de las viviendas de Amsterdam mantienen todavía esta condición.

Sin embargo, comenzaron a aparecer grietas en el estado de bienestar una década más tarde. Margaret Tatcher y Ronald Reagan estaban en el apogeo de sus mandatos y se había iniciado la ofensiva contra lo público en la que seguimos inmersos. Resulta curioso que en el año 1986 otro holandés apellidado Maas dirigiese la película Los Flodder, todo un hito cultural en cuanto a estigmatizar a la clase baja. En la película, bajo el paraguas de la incorrección política, se ridiculizaba el estado del bienestar holandés y entre gruesas risotadas se parodiaban los proyectos de vivienda social del país.

Cees Maas, consejero de la gestora inmobiliaria Haya, fue una de las personas que más influyeron en la negociación que llevó al Tratado de Maastricht de 1992, el cual sentó las bases del euro

En aquel mismo año, 1986, Cees Maas fue nombrado director del tesoro de los Países Bajos. Este puesto tiene un papel clave en el la economía del país ya que reúne las competencias sobre los mercados financieros, la financiación pública o las relaciones financieras internacionales. Desde su puesto de director del tesoro de los Países Bajos, Cees Maas fue una de las personas que más influyeron en la negociación que llevó al Tratado de Maastricht de 1992. Este tratado sentó las bases del euro, por lo que Maas es considerado como uno de los principales arquitectos de la moneda única. Esto se debe a que había sido nombrado presidente de la conferencia ínter-gubernamental técnica en el crucial segundo trimestre de 1991.

El euro no solamente supuso la introducción de una moneda común en Europa, sino que tuvo como condiciones previas para su implantación la liberalización de los capitales financieros y la creación de un Banco Central Europeo. La principal característica de esta institución es su soberanía con respecto a los gobiernos elegidos democráticamente. Su finalidad primordial consiste en preservar la estabilidad monetaria por encima de cualquier otro bien. Entre ellos la salud, como bien nos ha recordado recientemente el el primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte.

Este es un marco legal extremadamente beneficioso para los financieros, ya que en la práctica les permite operar desde la jurisdicción que más les convenga. Es decir, la que permita un mayor anonimato y en la se paguen menos impuestos. La configuración del euro también es muy conveniente para la banca, puesto que impide que se deteriore el valor de su principal bien. Al igual que a un agricultor que cultiva naranjas le perjudica que baje su precio en el mercado, a un banquero que comercia con euros le perjudica que se deteriore su valor con respecto a otras monedas. De esta manera se protege el valor del euro por encima de cualquier injerencia democrática.

Una vez alcanzado un hito neoliberal tras la creación del Banco Central Europeo, Maas abandonó el sector público y fue designado como directivo del banco ING Group, pero mantuvo su influencia en las instituciones europeas

Una vez alcanzado este hito neoliberal, Maas abandonó el sector público y fue designado como directivo del banco ING Group. Sin embargo, Maas mantuvo su influencia en las instituciones europeas. En el año 1994, la Unión Europea creó un consejo sobre las cuestiones relativas a la introducción del euro donde fue elegido presidente (de hecho a este grupo se le conocía como el Grupo Maas). En el año 1996, fue nombrado director financiero de ING y también fue designado director de riesgos, un cargo que mantuvo a lo largo de toda su trayectoria en el banco. Durante su etapa como consejero de ING, fue miembro de varias organizaciones, entre ellas la Comisión Trilateral, que es considerado uno de los clubes más influyentes del mundo.

También fue viceconsejero y tesorero del Instituto de Finanzas Internacionales. Esta institución es la principal asociación mundial de la industria financiera. El Instituto de Finanzas Internacionales tiene una gran capacidad de influir en el Comité de Basilea de Supervisión bancaria, que establece la regulación para la banca comercial en un nivel mundial. En 2005, cuando Maas era vicepresidente del Instituto de Finanzas Internacionales, presionó contra la regulación financiera. En unas desafortunadas declaraciones, manifestó que la acumulación de regulación financiera causaba costes adicionales a la banca. Sin embargo, tres años más tarde la falta de regulación provocó el colapso financiero internacional.

En el año 2007 cesó de todas sus funciones en ING y fue distinguido por la reina Beatriz de Holanda como oficial de la orden de Orange-Nassau. En este acto fue presentado por Wouter Bros, quien por entonces era ministro de finanzas del país. Un año después, ING tuvo que pedir un rescate por valor de 10.000 millones de euros al Estado holandés. En este punto conviene recordar que Maas era el director de riesgos de ING y, por lo tanto, era el principal responsable de la quiebra virtual de una institución casi bicentenaria como es ING Group. Sin embargo, en el año 2012, Maas no tuvo empacho en declarar que el problema de la crisis que estaba asolando Europa era “un problema de los gobiernos: tienen demasiado déficit, demasiada deuda y este es el problema real. El euro es una moneda estable, no hay inflación y eso es lo que pretendíamos”. Maas dejó a ING en el borde de un precipicio. Si no hubiera intervenido el estado holandés, este banco habría quebrado.

El informe de Tax Justice Network estima que la merma de ingresos provocada por el dumping fiscal holandés oscila en torno a los 1.000 millones de euros anuales en España

Tras estos hechos, Maas se incorporó a la división de Cerberus en Europa. Desde entonces ha ido acumulando cargos en las sociedades del grupo Cerberus así como otros cargos en las compañías donde participa este fondo buitre. Cerberus controla la mayor parte de sus operaciones en Europa desde Holanda, ya que la legislación de este país le permite eludir el pago de impuestos en otros países de la Unión. Según Tax Justice Network, los Países Bajos son responsables de que el resto de países de la Unión pierda ingresos fiscales con un valor estimado entre diez y quince mil millones de euros cada año. En el caso de España, este informe estima que la merma de ingresos provocada por el dumping fiscal holandés oscila en torno a los mil millones de euros anuales.

A través de varios agujeros fiscales, las multinacionales como Starbucks consiguen que el beneficio de un café consumido en España se transfiera a Holanda, donde no paga prácticamente impuestos. Pero el conjunto del dumping fiscal le reporta a los Países Bajos más de dos mil millones de euros de beneficios anuales. El citado informe de Tax Justice Network fue mencionado recientemente por el primer ministro italiano Giuseppe Conte en relación con el veto holandés a los corona bonos.

Aquí podríamos plantearnos la siguiente cuestión: ¿por qué la Unión Europea permite este abuso? Se podría responder desde varios puntos de vista. La respuesta estrictamente legal es que que los acuerdos comunitarios sobre asuntos fiscales se deben adoptar unánimemente por parte de los miembros de la Unión. Por este motivo, los países que actúan como paraísos fiscales, como es el caso de los Países Bajos y de Luxemburgo, consiguen bloquear cualquier iniciativa en este sentido.

Holanda ha provisto una serie de medidas fiscales y políticas para fomentar que la inversión en Europa se canalice desde su territorio. La finalidad de estas medidas es combinar la baja tributación con el mayor anonimato posible, y esto es en lo que consiste la liberalización de capitales propugnada por Maas a principios de los noventa. De esta manera, los flujos financieros que pasan por el país cada año se estiman en torno a cuatro billones de dólares según Tax Justice Network, lo que equivale a casi cuatro veces el PIB de España. Asimismo, es el país que trata con mayor secreto la menor información mercantil en toda la Unión.

Los flujos financieros que pasan por Holanda cada año se estiman en torno a cuatro billones de dólares según Tax Justice Network, lo que equivale a casi cuatro veces el PIB de España

El secretismo es un aspecto muy valorado por Cerberus. Su consejero delegado Stephen Feinberg, que también es probablemente el dueño de la mayor parte del capital de la compañía, es una persona obsesionada con el sigilo. En este sentido es conocida su frase “Tratamos de ocultarnos religiosamente”. También las palabras que pronunció durante una junta anual de Cerberus: “Si alguien en Cerberus tiene su foto en el periódico y una foto de su casa, haremos algo más que echar a esa persona. La mataremos. La pena de cárcel merecerá la pena”.

Feinberg mantiene una relación muy estrecha con Donald Trump. No en vano donó un millón de dólares para su campaña presidencial. Una vez alcanzada la presidencia, Trump lo gratificó nombrándolo presidente del consejo asesor de la presidencia en materia de inteligencia. Según una noticia publicada el 16 de abril de 2020 por The New York Times, Trump estaría sopesando nombrar a Feinberg para un puesto clave en los servicios de inteligencia del país. Esto es, los servicios secretos. Aunque Feinberg nunca ha trabajado para la Administración, su relación con el aparato militar viene de largo. Cerberus es propietaria de una de las principales contratistas del Ejército de Estados Unidos, Dyncorp, que le factura unos tres mil millones de dólares anuales por sus servicios.

Desde la crisis de 2007-2008, Cerberus se ha especializado en vivienda y en aprovechar sus lazos con la política. Pero esto no siempre fue así, ya que anteriormente hacía importantes inversiones en la economía productiva. En el año 2007, realizó una inversión ruinosa en Chrysler que habría llevado al fondo buitre a la quiebra de no haber mediado las ingentes ayudas proporcionadas por Obama a la industria del automóvil. Así funciona el neoliberalismo.

En el 2007, Cerberus realizó una inversión ruinosa en Chrysler que le habría llevado a la quiebra de no haber mediado las ingentes ayudas proporcionadas por Obama a la industria del automóvil: así funciona el neoliberalismo

En el año 2004, el Estado de Berlín se encontraba ahogado económicamente. Cerberus aprovechó la circunstancia para iniciar su expansión en Europa comprando unas 60.000 viviendas sociales junto con Goldman Sachs. Cerberus estableció su centro de operaciones en Holanda para llevar a cabo sus inversiones en Europa. Una de sus principales matrices en Europa es Cerberus Global Investments, que es propietaria de 22 holdings societarios. Esta entidad con domicilio en los Países Bajos tuvo a su vez como propietaria a otra compañía instrumental de Cerberus, Promontoria Antilles Holding, cuya sede se encontraba en Curaçao.

Curaçao es una isla situada a pocos kilómetros de la costa venezolana. Se trata de una antigua colonia holandesa que, aunque se independizó formalmente en 2005, todavía mantiene lazos políticos con la metrópoli debido a su condición de estado autónomo asociado con el Reino de los Países Bajos. Siguiendo la estela de la City de Londres, que convirtió varios territorios británicos de ultramar como Islas Caimán o las Islas Vírgenes en en los principales paraísos fiscales del mundo, los Países Bajos hicieron lo mismo con sus antiguas colonias como Curaçao o Aruba. De esta manera, los Países Bajos podían proveer el pack completo de la elusión fiscal: una población extremadamente cualificada con un excelente manejo del inglés; una arraigada tradición mercantil y liberal; y toda una suerte de vericuetos legales para eludir el pago del impuesto de sociedades y jurisdicciones opacas al alcance de la mano como es el caso de Curaçao o Aruba.

En el año 2011, un periódico local de Curaçao reveló que el primer ministro de la isla tenía presuntamente vínculos con la mafia. Esto hizo que la metrópoli tomase cartas en el asunto e iniciase una investigación. El Ministerio del Interior de los Países Bajos designó a dos personas para llevar a cabo la investigación. Una de ellas era Cees Maas. En relación a esto, no interesan tanto los pormenores de la investigación sino el profundo grado de implicación en el Estado holandés de una persona que es consejera de un fondo buitre que tiene o ha tenido vínculos con Curaçao.

Debido a los paraísos fiscales, la progresividad fiscal ha desaparecido en la práctica y el peso del Estado descansa sobre las rentas del trabajo, así como sobre los impuestos indirectos como el IVA

Maas fue uno de los arquitectos de un euro que conduce inexorablemente al desmantelamiento de los servicios públicos y al incremento de la desigualdad. Unos servicios sociales de calidad solamente se pueden conseguir mediante impuestos fuertemente progresivos, es decir, haciendo que quienes más tengan sean quienes más contribuyan. Pero debido a los paraísos fiscales, la progresividad fiscal ha desaparecido en la práctica y el peso del Estado descansa sobre las rentas del trabajo así como sobre los impuestos indirectos como el IVA.

Si al agujero que provocan los paraísos fiscales añadimos la circunstancia de que el Estado no puede gastar más de lo que ingresa por los acuerdos europeos, esto nos lleva inexorablemente a la reducción de las inversiones sociales en educación, vivienda o sanidad. De hecho, así quedó plasmado mediante la reforma constitucional de 2011. En el artículo 135 de la Constitución Española se consagró la estabilidad presupuestaria y la prioridad del pago de la deuda por encima de cualquier otra necesidad.

El rescate a la banca provocó que la deuda pública española prácticamente se triplicase. De este modo, solamente el pago de intereses sumó más de 30.000 millones de euros en 2019, a los que habría que agregar la devolución del principal de los préstamos. Por su parte, Italia ha sido acusada recientemente de despilfarradora por el Ministro de finanzas Wopke Hoekstra. Sin embargo, este país ha presentado superávit fiscal prácticamente en los últimos veinte años, pero estos superávit desparecían por el pago de los intereses de una deuda contraída principalmente durante los años ochenta. A esto mismo parece condenada España: a quedarse empantanada durante décadas en un circulo vicioso de deuda e intereses.

El agujero por paraísos fiscales, sumado a que el Estado no puede gastar más de lo que ingresa por los acuerdos europeos, lleva a la reducción de inversiones sociales en educación, vivienda o sanidad: así quedó plasmado en la reforma constitucional de 2011

No hemos elegido la biografía de Cornelis Maas como hilo conductor del artículo porque le tengamos una especial inquina o porque pretendamos hacer una alegoría moralizante a través de su biografía. El motivo de relatar la trayectoria de Cees Maas en este artículo es que el recorrido de este gris funcionario de 1976 personifica el desvanecimiento del sueño europeo. Esta institución que en su origen fue un proyecto cosmopolita de concordia y prosperidad, se ha convertido en una burocracia alejada del control democrático que, sistemáticamente, carga las consecuencias de su fracaso sobre la población más vulnerable.

Hace unos días el ministro de finanzas holandés, Wopke Hoekstra, manifestó que “Bruselas debía investigar a España y a Italia por no tener margen presupuestario para afrontar la crisis originada por el covid-19, pese al reciente crecimiento económico de la Unión Europea”. Llevamos ya muchos años en los que los desmanes de la Unión no encuentran otra justificación que una falaz ética calvinista. Anteayer eran los griegos, ayer los refugiados sirios y mañana probablemente seamos los españoles. Sin embargo, nunca se cuestiona la responsabilidad países como Holanda o Luxemburgo, cuyo oportunista sistema fiscal ha desmembrado el resto de sistemas fiscales europeos.

Una vez que parece que ha pasado lo peor del covid-19 desde un punto de vista sanitario, los estados europeos se enfrentan a un dilema. O se cambia el funcionamiento de la Unión, mediante normas básicas como la equiparación del impuesto de sociedades en los diferentes países, o más temprano que tarde los servicios sociales tendrán que ser recortados drásticamente. La sociedad debe estar atenta y activa, porque si se opta de nuevo por una salida neoliberal, la Unión Europea será un terreno abonado para un descontento social de consecuencias imprevisibles. En nuestra mano está evitarlo.

Relacionadas

La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Unión Europea
Entre dos derechos iguales, decide la fuerza

En estas semanas se están aclarando los envites políticos de la pandemia del coronavirus, no sólo en el Reino de España, sino en Europa y en el sistema atlántico. Lo que era probable se está confirmando: bajo los diferentes estados de alarma, las medidas de confinamiento y la gestión de la “desescalada”, las élites están aprovechando el recurso a la fuerza mayor para imponer sus agendas de acumulación extractiva de capital; para eliminar contrapesos democráticos; para introducir medidas de restricción de la protesta y de ejercicio de un biopoder “soberano” tanto sobre quienes pueden y tratan de conservar su salario volviendo al trabajo, arriesgando su salud y la de los demás, como sobre quienes quedan fuera del acceso a rentas salariales o rentas del trabajo durante la pandemia.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

8 Comentarios
#60150 17:44 11/5/2020

Muy buen articulo .gracias.debemos
Exigir mas contundencia etica y democratica con una Europa llena de mercachifles desalmados

Responder
0
0
#60149 17:36 11/5/2020

Haber si nos enteramos, España es más neoliberal q Alemania Francia etc. España tiene la mitad de inspectores fiscales q la Europa desarrollada, el Fraude fiscal en España es del 20 / 25 %PIB la Eurozona desarrollada, la occidental se mueve en torno al 10%. Bien esto q significa q estos países tienen liquidez para afrontar crisis económicas y los Pigs del sur, debido al alto fraude fiscal, como España no tiene liquidez. Consecuencias tienes q ir a Europa, Alemania Holanda etc a llorar un prestamo en las mejores condiciones posibles, es decir gratis si puede ser. Primero, cuando te ven llegar comentan, aquí vienen los de siempre, luego se ríen, y por último te echan la bronca. Cuales son las consecuencias de la falta de ingresos del estado, casi nulas políticas de vivienda, nulas coberturas por desempleo... España está desindustrializada, economía primaria, agricultura casi como en el neolítico, pesca, alimentación y turismo, todo esto debe repsentar el 45% del PIB. Sectores poco o excasamente productivos. Falta I+D+i

Responder
1
0
#60099 9:40 11/5/2020

Y los progres de todos los colores quieren reformar el tinglado de la UE... están pirados...

Responder
0
0
#60089 9:21 11/5/2020

Excelente artículo. Hay argumentos de sobra para callar a estos ultras holandeses. Como bien hicieron los primeros ministros de Italia y Portugal.

Responder
1
0
#60045 20:46 10/5/2020

Artículo brillante y clarificador, como todos los suyos anteriores que he leído. Para entender qué pasa con la vivienda en España y el tema inmobiliario en general sugiero leer los otros de este mismo autor. Es solo consignar: "Manuel Gabarre - El Salto".

Responder
1
0
Asanuma 13:04 10/5/2020

Impecable.

Responder
3
0
#59975 12:04 10/5/2020

El principal problema de España son sus politicos, eso no debe olvidarse. Y los principales responsables de que vayamos a tener un recorre importante en nuestros derechos como sociedad.

Responder
2
6
#60090 9:22 11/5/2020

El principal problema de este país es su clase político-empresarial, que son una en indisoluble.

Responder
4
2

Destacadas

Coronavirus
El documento que condicionó los traslados de enfermos al hospital
Una orden enviada a los ambulatorios en pleno pico de la pandemia incluye criterios para no derivar a hospitales a pacientes afectados por covid-19.
La semana política
Estado profundo
Semana marcada por el cese del jefe de comandancia de la Guardia Civil y la presión sobre Fernando Grande-Marlaska, un hombre al servicio del Estado. Escalada retórica y aumento de la violencia en el ambiente. El Gobierno aprueba el Ingreso Mínimo Vital pero a partir de junio vuelven a estar permitidos los desahucios.
Elecciones
Mertxe Aizpurua: “Cada vez es menos imposible ganar las elecciones vascas y el PNV es consciente de ello”

La diputada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, es una de las tres firmas que sellaron la pronta derogación laboral y saltarse el techo social del gasto municipal legislado por el ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro.

Coronavirus
Las armas de Vietnam contra el “celoso” coronavirus

La propagación del virus en el país ha sido especialmente baja gracias a un firme sistema de zonas de cuarentena donde se traslada a cualquier persona que pudiera estar infectada.

Renta básica
No es un debate sencillo, pero el miedo y la contención no son el camino

Fueron muchas las llamadas que recibimos ayer de amigos y amigas preguntando si podrían acceder al ingreso mínimo vital. Lamentablemente, en la totalidad de ellas la respuesta fue la misma. No podéis acceder. Aunque lleves desde febrero sin curro, el año pasado tuviste un empleo de 900€ al mes y, por lo tanto, no podrás acceder.

Evasión fiscal
Francia rectifica su veto a las empresas con sedes en paraísos fiscales

Los contribuyentes, llamados una vez más a participar, tendrán que financiar las ayudas públicas a las empresas afectadas por la crisis de covid-19. Pero, ¿beneficiarán estas ayudas concedidas en forma de préstamos garantizados, aplazamiento de las cotizaciones o ERTE a las grandes empresas con filiales en paraísos fiscales y que no tributan en Francia? ¿A las que, a pesar de todo, siguen pagando dividendos a sus accionistas?

América Latina
Argentina: el milagro de la vida en las periferias urbanas

La autoorgonización y la ayuda mutua en las villas miserias argentinas florece sobre un importante tejido social de décadas de experiencia. Una nueva entrega de “Movimientos en la pandemia” por parte del periodista y analista Raúl Zibechi.

Pobreza
Aprobado el ingreso mínimo vital

Esta mañana el Consejo de Ministros ha aprobado el ingreso mínimo vital, una medida que ha sido objeto de polémica en las últimas semanas mientras miles de familias sin recursos estaban pendientes de su implementación.

Últimas

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Tribuna
Las multinacionales no sienten cariño, Mercedes tampoco

Desde EQUO Berdeak llevamos varios años reclamando la transición ecológica de la industria vasca del automóvil. Nos va mucho en ello: miles de empleos, el 60% de nuestras exportaciones, el 28% del PIB… Por eso resulta incomprensible que el Gobierno vasco siga mirando hacia otro lado.