Coronavirus
Los riders recuerdan que se exponen al contagio y reclaman protección sanitaria y laboral

Riders x derechos expone cómo el covid19 ha precarizado todavía más a los repartidores de Deliveroo, Glovo y UberEats, y recoge las demandas del sector al Gobierno —incluirles en las medidas de respuesta a la crisis y asegurarles mayor protección—. Pero, sobre todo, hacen un llamamiento a la consideración de la ciudadanía. 

Gran Vía coronavirus - 8
26 mar 2020 16:55

El Gobierno mantiene ciertos servicios mínimos en tiempos de pandemia, y uno de ellos es el de los riders, pero lo hace, en el caso de este sector, “sin ningún tipo de supervisión de nuestras condiciones y dificultando el acceso a las ayudas”, según denuncia Riders x derechos. El colectivo ha denunciado, en un reciente comunicado, las dificultades a las que se exponen y las demandas que hacen tanto al Gobierno como a la ciudadanía.

“Plataformas como Deliveroo, Glovo o UberEats no proveen de ningún elemento de seguridad y no han implementado normas especiales [...]. Anuncios como 'entrega sin contacto' acompañados de 'envío gratis' y 'quédate en casa' hacia los consumidores no son protocolos de seguridad sino publicidad y promociones para atraer más clientes y compensar la caída generalizada de los pedidos”, argumenta Riders x derechos en su comunicado. El colectivo insiste en que los riders siguen trabajando como falsos autónomos y cobran por encargos, lo que les lleva a estar muchas horas en la calle “esperando pedidos (...) y exponiéndonos, sin ningún tipo de vigilancia de condiciones como distancia mínima entre las personas”, llegando a amontonarse pequeños pelotones de riders a las puertas de los pocos negocios que preparan comida.

Tras el capricho de alguna persona que le dé pereza cocinar, se esconde un riesgo importante de contagio a cierto número de personas, incluido el cliente final

El colectivo detalla que algunos repartidores han visto a cocineros y empleados de restaurantes sin protección entregando los pedidos a dichos pelotones, por lo que “incluso cumpliendo la entrega al cliente sin contacto, nos preguntamos cuáles son las posibilidades de que ellos reciban el famoso virus en sus pedidos“, destacan señalando al Gobierno por la falta de control. Sin embargo, también hacen un llamamiento a la responsabilidad social: “Tras el capricho de alguna persona que le dé pereza cocinar, se esconde un riesgo importante de contagio a cierto número de personas, incluido el cliente final”.

Apartados de las medidas de protección de salud

Riders x derechos asegura que las empresas Stuart, Delivery, Shargo, Glovo y UberEats, entre otras, no están cumpliendo la Ley de Riesgos Laborales durante el estado de alarma al no facilitar a los repartidores gel desinfectante o mascarillas, formación adecuada sobre cómo realizar las entregas con total seguridad tanto para el repartidor como para el cliente “más allá de frases cortas con dibujos” o protocolos que garanticen el respeto de las distancias de seguridad entre el repartidor y los empleados de los restaurantes. “Todas estas empresas de reparto a domicilio deben de garantizar la vigilancia del estado de salud de sus trabajadores”, resume el colectivo.

Riders x derechos asegura que las empresas no están cumpliendo la Ley de Riesgos Laborales al no facilitar a los repartidores gel desinfectante y mascarillas ni formación para realizar las entregas con total seguridad

Asimismo, instan a los restaurantes a garantizar las medidas de protección necesarias en sus centros (evitar aglomeraciones de riders) y consideran que las empresas de reparto a domicilio que contraten o subcontraten con otras la realización de dichos servicios “deberán vigilar el cumplimiento por dichos contratistas y subcontratistas de la normativa de prevención de riesgos laborales”.  Añaden que en los almacenes de Glovo cuentan con guantes, gel y mascarilla, pero que se niegan a proporcionarlos a los riders: “Se mantienen únicamente para los trabajadores de almacén”, aseguran en el comunicado.

APARTADOS DE LAS MEDIDAS DE PROTECCIÓN ECOnómica

El gobierno incluye a los riders entre los colectivos laborales que pueden seguir activos, “pero no nos añade como excepciones de 'autónomos' a la hora de pedir subvenciones”, lamentan también en su comunicado. Este doble rasero, afirma el colectivo, “se cobrará vidas de entre los miles de riders, sus familias, compañeros de piso, allegados de todos los mencionados, etc”. 

Se refieren al decreto publicado por el Gobierno, ante la situación de estado de alarma, por el cual cualquier trabajador por cuenta propia (autónomo) podrá solicitar una prestación pública del 70% de nuestra base de cotización. “Algunos compañeros han solicitado a las empresas de reparto información del volumen de pedidos y si ha descendido al 75% desde que se declaró el estado de alarma, así como justificantes de empresa que sirva a efectos del expediente administrativo que haya que documentar a la Seguridad Social para solicitar la prestación extraordinaria de cese de actividad. Ninguna de estas solicitudes ha sido satisfecha”, declaran desde el colectivo, que reclama la modificación del mencionado Real Decreto para dar a los riders garantías laborales.

Riders x derechos también explica en el texto cómo las empresas de reparto “están dificultando o casi imposibilitando en gran medida las justificaciones necesarias para acceder a estas ayudas vitales para un colectivo vulnerable como los trabajadores falsos autónomos de plataformas como Glovo, Deliveroo, Uber Eats, Shargo, Stuart, etc” y hacen referencia a los miles de trabajadores subcontratados que se exponen a una precariedad todavía mayor. “Las actuales medidas son absolutamente insuficientes, especialmente para los arrendatarios de cuentas”, resumen.

Demandas del colectivo a la ciudadanía

Ya son numerosos los tribunales y jueces que han sentenciado a favor de una relación laboral “que ya es evidente y que ya se tenía que haber regulado antes esta crisis”, en este contexto, explica el colectivo, “se eleva la necesidad de que las empresas de reparto se responsabilicen con sus trabajadores y la sociedad no se desentiendan con mentiras tales como 'los trabajadores son autónomos' o 'no son empresas de reparto sino de explotación de datos informáticos'”.

Por ello apelan a la ciudadanía: “Creerles esas mentiras y permitirles la vulneración de nuestros derechos se cobrará vidas humanas, aumentando la curva de contagio del covid19, todo con el beneplácito del gobierno que nos mantiene como 'servicios esenciales' sin seguridad mínima esencial ni ingresos mínimos esenciales”. Los riders ya no creen en la eficacia de pedir responsabilidad a las empresas de reparto —“han demostrado que el bienestar humano no está en su lista de prioridades”—, por lo que hacen un llamamiento a la sociedad.

“Si están en condiciones de cocinar, cocinen. En el proceso de pedir Glovo se están exponiendo a unas cuantas personas, aumentando el riesgo de contagio y distribución”, piden los riders a la ciudadanía

“Si están en condiciones de cocinar, cocinen. Si están en condiciones de ir a la farmacia o al supermercado, vayan. Protéjanse y sigan las indicaciones, pero si creen que vas a estar menos expuestos pidiendo en Glovo u otra plataforma, creemos que no es así: nadie vela por las condiciones de seguridad de los repartidores, y por eso, aunque el pedido llegue limpio de virus, en el proceso se están exponiendo a unas cuantas personas, aumentando el riesgo de contagio y distribución. Y si la sociedad continúa contagiándose, todos estamos en peligro, incluido el cliente, insistimos, aunque el paquete llegue limpio de virus”, sostienen en el comunicado.

Para quienes sí necesitan asistencia y reparto a domicilio, apuntan de nuevo a que haya “trabajadores contratados y protegidos”. Los riders aseguran no sentirse seguros cuando salen a trabajar, pero hacen referencia al “perverso sistema de falso autónomo y a la puntuación del algoritmo” para verse obligados a hacerlo. “Lo que está ocurriendo ahora es un sinsentido, no podemos permitir que la gente arriesgue su vida por un antojo de sushi o por que alguien cree que no debe 'arriesgarse' pero que un rider sí debe tomar ese riesgo, que es obviamente compartido”.

Relacionadas

Unión Europea
Europa en disputa

El futuro de Europa está en disputa, y las nuevas alianzas y los compromisos que se forjen decantaran el porvenir de una Unión Europea que tras esta crisis puede salir más unida o certificar su decadencia.

Opinión
El patriarcado está muerto

Hoy, en medio de la pandemia del coronavirus, el patriarcado está muerto y en descomposición y un bichito ha puesto sus despojos en la periferia, para ver qué sucede cuando la fuerza de la vida y la muerte se ponen en el centro de la convivencia.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Opinión
El patriarcado está muerto

Hoy, en medio de la pandemia del coronavirus, el patriarcado está muerto y en descomposición y un bichito ha puesto sus despojos en la periferia, para ver qué sucede cuando la fuerza de la vida y la muerte se ponen en el centro de la convivencia.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.