Coronavirus
Los riders recuerdan que se exponen al contagio y reclaman protección sanitaria y laboral

Riders x derechos expone cómo el covid19 ha precarizado todavía más a los repartidores de Deliveroo, Glovo y UberEats, y recoge las demandas del sector al Gobierno —incluirles en las medidas de respuesta a la crisis y asegurarles mayor protección—. Pero, sobre todo, hacen un llamamiento a la consideración de la ciudadanía. 

26 mar 2020 16:55

El Gobierno mantiene ciertos servicios mínimos en tiempos de pandemia, y uno de ellos es el de los riders, pero lo hace, en el caso de este sector, “sin ningún tipo de supervisión de nuestras condiciones y dificultando el acceso a las ayudas”, según denuncia Riders x derechos. El colectivo ha denunciado, en un reciente comunicado, las dificultades a las que se exponen y las demandas que hacen tanto al Gobierno como a la ciudadanía.

“Plataformas como Deliveroo, Glovo o UberEats no proveen de ningún elemento de seguridad y no han implementado normas especiales [...]. Anuncios como 'entrega sin contacto' acompañados de 'envío gratis' y 'quédate en casa' hacia los consumidores no son protocolos de seguridad sino publicidad y promociones para atraer más clientes y compensar la caída generalizada de los pedidos”, argumenta Riders x derechos en su comunicado. El colectivo insiste en que los riders siguen trabajando como falsos autónomos y cobran por encargos, lo que les lleva a estar muchas horas en la calle “esperando pedidos (...) y exponiéndonos, sin ningún tipo de vigilancia de condiciones como distancia mínima entre las personas”, llegando a amontonarse pequeños pelotones de riders a las puertas de los pocos negocios que preparan comida.

Tras el capricho de alguna persona que le dé pereza cocinar, se esconde un riesgo importante de contagio a cierto número de personas, incluido el cliente final

El colectivo detalla que algunos repartidores han visto a cocineros y empleados de restaurantes sin protección entregando los pedidos a dichos pelotones, por lo que “incluso cumpliendo la entrega al cliente sin contacto, nos preguntamos cuáles son las posibilidades de que ellos reciban el famoso virus en sus pedidos“, destacan señalando al Gobierno por la falta de control. Sin embargo, también hacen un llamamiento a la responsabilidad social: “Tras el capricho de alguna persona que le dé pereza cocinar, se esconde un riesgo importante de contagio a cierto número de personas, incluido el cliente final”.

Apartados de las medidas de protección de salud

Riders x derechos asegura que las empresas Stuart, Delivery, Shargo, Glovo y UberEats, entre otras, no están cumpliendo la Ley de Riesgos Laborales durante el estado de alarma al no facilitar a los repartidores gel desinfectante o mascarillas, formación adecuada sobre cómo realizar las entregas con total seguridad tanto para el repartidor como para el cliente “más allá de frases cortas con dibujos” o protocolos que garanticen el respeto de las distancias de seguridad entre el repartidor y los empleados de los restaurantes. “Todas estas empresas de reparto a domicilio deben de garantizar la vigilancia del estado de salud de sus trabajadores”, resume el colectivo.

Riders x derechos asegura que las empresas no están cumpliendo la Ley de Riesgos Laborales al no facilitar a los repartidores gel desinfectante y mascarillas ni formación para realizar las entregas con total seguridad

Asimismo, instan a los restaurantes a garantizar las medidas de protección necesarias en sus centros (evitar aglomeraciones de riders) y consideran que las empresas de reparto a domicilio que contraten o subcontraten con otras la realización de dichos servicios “deberán vigilar el cumplimiento por dichos contratistas y subcontratistas de la normativa de prevención de riesgos laborales”.  Añaden que en los almacenes de Glovo cuentan con guantes, gel y mascarilla, pero que se niegan a proporcionarlos a los riders: “Se mantienen únicamente para los trabajadores de almacén”, aseguran en el comunicado.

APARTADOS DE LAS MEDIDAS DE PROTECCIÓN ECOnómica

El gobierno incluye a los riders entre los colectivos laborales que pueden seguir activos, “pero no nos añade como excepciones de 'autónomos' a la hora de pedir subvenciones”, lamentan también en su comunicado. Este doble rasero, afirma el colectivo, “se cobrará vidas de entre los miles de riders, sus familias, compañeros de piso, allegados de todos los mencionados, etc”. 

Se refieren al decreto publicado por el Gobierno, ante la situación de estado de alarma, por el cual cualquier trabajador por cuenta propia (autónomo) podrá solicitar una prestación pública del 70% de nuestra base de cotización. “Algunos compañeros han solicitado a las empresas de reparto información del volumen de pedidos y si ha descendido al 75% desde que se declaró el estado de alarma, así como justificantes de empresa que sirva a efectos del expediente administrativo que haya que documentar a la Seguridad Social para solicitar la prestación extraordinaria de cese de actividad. Ninguna de estas solicitudes ha sido satisfecha”, declaran desde el colectivo, que reclama la modificación del mencionado Real Decreto para dar a los riders garantías laborales.

Riders x derechos también explica en el texto cómo las empresas de reparto “están dificultando o casi imposibilitando en gran medida las justificaciones necesarias para acceder a estas ayudas vitales para un colectivo vulnerable como los trabajadores falsos autónomos de plataformas como Glovo, Deliveroo, Uber Eats, Shargo, Stuart, etc” y hacen referencia a los miles de trabajadores subcontratados que se exponen a una precariedad todavía mayor. “Las actuales medidas son absolutamente insuficientes, especialmente para los arrendatarios de cuentas”, resumen.

Demandas del colectivo a la ciudadanía

Ya son numerosos los tribunales y jueces que han sentenciado a favor de una relación laboral “que ya es evidente y que ya se tenía que haber regulado antes esta crisis”, en este contexto, explica el colectivo, “se eleva la necesidad de que las empresas de reparto se responsabilicen con sus trabajadores y la sociedad no se desentiendan con mentiras tales como 'los trabajadores son autónomos' o 'no son empresas de reparto sino de explotación de datos informáticos'”.

Por ello apelan a la ciudadanía: “Creerles esas mentiras y permitirles la vulneración de nuestros derechos se cobrará vidas humanas, aumentando la curva de contagio del covid19, todo con el beneplácito del gobierno que nos mantiene como 'servicios esenciales' sin seguridad mínima esencial ni ingresos mínimos esenciales”. Los riders ya no creen en la eficacia de pedir responsabilidad a las empresas de reparto —“han demostrado que el bienestar humano no está en su lista de prioridades”—, por lo que hacen un llamamiento a la sociedad.

“Si están en condiciones de cocinar, cocinen. En el proceso de pedir Glovo se están exponiendo a unas cuantas personas, aumentando el riesgo de contagio y distribución”, piden los riders a la ciudadanía

“Si están en condiciones de cocinar, cocinen. Si están en condiciones de ir a la farmacia o al supermercado, vayan. Protéjanse y sigan las indicaciones, pero si creen que vas a estar menos expuestos pidiendo en Glovo u otra plataforma, creemos que no es así: nadie vela por las condiciones de seguridad de los repartidores, y por eso, aunque el pedido llegue limpio de virus, en el proceso se están exponiendo a unas cuantas personas, aumentando el riesgo de contagio y distribución. Y si la sociedad continúa contagiándose, todos estamos en peligro, incluido el cliente, insistimos, aunque el paquete llegue limpio de virus”, sostienen en el comunicado.

Para quienes sí necesitan asistencia y reparto a domicilio, apuntan de nuevo a que haya “trabajadores contratados y protegidos”. Los riders aseguran no sentirse seguros cuando salen a trabajar, pero hacen referencia al “perverso sistema de falso autónomo y a la puntuación del algoritmo” para verse obligados a hacerlo. “Lo que está ocurriendo ahora es un sinsentido, no podemos permitir que la gente arriesgue su vida por un antojo de sushi o por que alguien cree que no debe 'arriesgarse' pero que un rider sí debe tomar ese riesgo, que es obviamente compartido”.

Relacionadas

Opinión
Feminizar las pérdidas; masculinizar los beneficios
Las que mantienen los hogares en pie, cuidan, acompañan y curan desandarán el camino iniciado en marzo: de esenciales a olvidadas.
Opinión
Los monstruos y los pactos lampedusianaos

El PP ha dejado todo el espacio de la llamada centralidad para el PSOE en solitario. Así, a pesar del impacto de la epidemia en los imaginarios, desde el Gobierno han podido irradiar la imagen de ser el único partido de Estado.

Coronavirus
La economía política del covid-19

La salida propuesta para la actual crisis económica y social provocada por el covid-19 repite la historia de las pasadas crisis: todo para las grandes empresas y la economía financiera, y las migajas para el resto.

0 Comentarios

Destacadas

Laboral
Deliveroo presenta un ERE a 90 trabajadores para deslocalizar sus servicios a Rumanía

La compañía de reparto de comida a domicilio ha comunicado a su plantilla su idea de despedir a casi un centenar de personas, incluso a aquellas que aún se encuentran en un ERTE. Los sindicatos dudan de la legalidad de este anuncio a la vez que se preparan para unas negociaciones que prevén complicadas. 

Centros de Internamiento de Extranjeros
Razones para cerrar los CIE

Terminado el Estado de alarma, la progresiva apertura de las fronteras internacionales abre la puerta a que los CIE recuperen su funcionalidad. Este es un recorrido de los momentos más oscuros en sus 35 años de historia.

Opinión
Feminizar las pérdidas; masculinizar los beneficios
Las que mantienen los hogares en pie, cuidan, acompañan y curan desandarán el camino iniciado en marzo: de esenciales a olvidadas.
Redes sociales
Sobre la cultura de la cancelación

De ser una herramienta para señalar en público, a través de las redes sociales, a quienes habían observado comportamientos dudosos y merecedores de reproche, la cancelación ha derivado en una práctica arriesgada que suscita controversia.

Especulación urbanística
Martínez Dalmau, sobre el decreto valenciano de vivienda: “A quienes especulan no les va a gustar”

Las Cortes valencianas convalidan este 15 de julio la ley que permite a la Generalitat intervenir en el mercado inmobiliario y ejercer los derechos de tanteo y retracto para aumentar el parque público de vivienda. El vicepresidente valenciano, Rubén Martínez Dalmau, relata a El Salto los intereses que están juego.

Últimas

Monarquía
Un grupo de medios se une para demandar al CIS que recupere las preguntas sobre la monarquía

Son quince los medios digitales que reclaman al Centro de Investigaciones Sociológicas que vuelva a sondear a la ciudadanía sobre su opinión acerca de la institución monárquica.

Caza
No, la caza no regula nada

Año a año, el número de jabalíes abatidos no para de crecer, al igual que el de daños a agricultores. Es responsabilidad de las administraciones públicas velar por mantener unos ecosistemas sanos y compatibles con la actividad humana. De eso trata poner la sostenibilidad por delante en las políticas públicas.

Opinión
Los monstruos y los pactos lampedusianaos

El PP ha dejado todo el espacio de la llamada centralidad para el PSOE en solitario. Así, a pesar del impacto de la epidemia en los imaginarios, desde el Gobierno han podido irradiar la imagen de ser el único partido de Estado.

Agrotóxicos
El 41% de los vegetales que consumes tiene residuos de plaguicidas

El informe Directo a tus hormonas: guía de alimentos disruptores señala que España es el mayor consumidor de plaguicidas de la Unión Europea.

Universidad
Uno de cada cuatro docentes en las universidades públicas es asociado

Un reciente informe del Observatori del Sistema Universitari (OSU) concluye que la mayor parte de las comunidades autónomas y universidades públicas sobrepasa el límite de contratos temporales entre el cuerpo docente que contempla la ley. Catalunya, Navarra e Illes Balears son las autonomías que más abusan de la figura de profesor asociado.