Coronavirus
La era está pariendo un corazón. Es la hora de la renta básica

La renta básica garantiza unas condiciones materiales de vida digna y constituye un fondo de resistencia frente a la explotación laboral. Pero también atesora otra virtud, fundamental en este momento: es una medida estructural que ayuda a la transición emancipatoria hacia otro modelo de sociedad.

Yo Daniel Blake
Fotograma de "Yo, Daniel Blake" cinta del director inglés Ken Loach de 2016.
Integrantes de la Marea Básica contra el paro y la precariedad
8 abr 2020 16:21

Yo, Daniel Blake es una de las últimas películas de Ken Loach. En ella se cuenta la historia de un carpintero inglés de 59 años que se ve obligado a recurrir a la asistencia social. Pese a que el médico le ha prohibido trabajar, la administración considera que no reúne los requisitos para acceder a las ayudas sociales. La película narra el calvario burocrático de Daniel Blake y también el de Katie, una madre soltera que cría a sus dos hijos al tiempo que intenta abrirse camino con trabajos temporales. Ken Loach retrata con sutileza y sensibilidad la urdimbre kafkiana que oprime a quienes sufren el paro, la pobreza o la precariedad.

Pero si alguien piensa que la dura semblanza que traza el director de cine inglés es privativa de la Inglaterra de Margaret Thatcher o de Tony Blair sencillamente desconoce en qué país vive. Por eso sorprende la esquizofrenia de algunos dirigentes de la izquierda española, vieja y nueva, avezados en emocionarse con relatos como los de Ken Loach pero incapaces de discernir algunos de los mecanismos más elementales del sometimiento que escarnecen a los Daniel Blakes y Katies de nuestros barrios.

Las rentas mínimas de inserción constituyen una de las piezas centrales que atrapa a los más humildes en la tela de araña de la precariedad. La dilación, el control social, la arbitrariedad, la estigmatización, el clientelismo son algunas de las características consustanciales a todas ellas. Los informes del Defensor del Pueblo lo constatan año tras año: “Se siguen recibiendo de forma periódica quejas relativas a la tramitación de solicitudes de rentas mínimas y a su gestión”, señala el último de ellos.

El toreo en la tramitación, el silencio administrativo, la paralización de los expedientes, la suspensión cautelar, e incluso el extravío de las solicitudes son algunas de las innovadoras prácticas que acompañan la gestión cotidiana de las rentas mínimas. En Madrid, como refleja el Defensor del Pueblo, “el plazo medio de resolución es de 204 días”. En Extremadura, entre 2013 y 2015, 14.000 solicitudes no llegaron siquiera a ser valoradas. La criba de pobres nunca termina: un día los descartados son los solteros y al día siguiente quienes tienen estudios universitarios o quienes han sido autónomos o aquellos que disfrutan el imperdonable privilegio de ser contratados por un mes…

El toreo en la tramitación, el silencio administrativo, la paralización de los expedientes, la suspensión cautelar son algunas de las innovadoras prácticas que acompañan la gestión cotidiana de las rentas mínimas.

La purga acaba dando sus resultados. La Asociación de directores y gerentes de Servicios Sociales lo ponía de manifiesto hace unos meses: las rentas mínimas solo cubren al 7’6% de la población que en España vive por debajo del umbral de la pobreza. “Una carrera de obstáculos humillante para las familias”, concluye la asociación Barrios Ignorados describiendo la renta mínima de Andalucía. “Este delirio restrictivo sería ridículo si tal imprudencia no causase tanto y tanto dolor”, señala por su parte el colectivo madrileño RMI Tu Derecho.

Pero que nadie se despiste. No es que las rentas mínimas no funcionen bien. Al contrario, cumplen a la perfección la función para la que han sido pensadas. “Con la Renta Mínima de Inserción hemos creado una clase social”, afirmaba presuntuoso, allá por 1996, Claude Girard en la Asamblea Nacional de Francia, el país pionero del dispositivo. Ahí reside el cometido principal de esa herramienta: las rentas mínimas representan la economía de la miseria, la aporofobia institucionalizada. Nacieron con la expansión del neoliberalismo para servir a uno de sus principales objetivos, el de la destrucción de la clase trabajadora como sujeto de transformación y, en su lugar, la exaltación y naturalización de dos conceptos, clase media y exclusión social.

“Un colectivo disfuncional y excluido en lo más bajo y luego el feliz resto de todos nosotros”, como escribía Owen Jones de modo irónico refiriéndose a la demonización de la clase obrera en Inglaterra. Construir la reserva india de pobres, alimentar el espantajo del subproletariado, el fantasma de los barrios conflictivos y de las clases peligrosas, los canis y las chonis poligoneras, todas las caricaturas útiles para levantar el gran muro de división en el interior de la clase trabajadora.

Las rentas mínimas representan la economía de la miseria, la aporofobia institucionalizada. Nacieron con la expansión del neoliberalismo para servir a uno de sus principales objetivos, el de la destrucción de la clase trabajadora.

Desde hace unas semanas el Gobierno viene anunciando un Ingreso Mínimo Vital, “una renta mínima de urgencia que aplicará de manera gradual”, en palabras del ministro José Luis Escrivá. Es alucinante que, en medio del desastre social que se avecina, la idea principal que se le ocurra al gobierno para atender a los millones de personas que van a quedarse a la intemperie sea seguir con la papilla indigesta de las rentas mínimas de inserción. Como es sabido, Escrivá procede de la AIREF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal), un organismo creado en 2013 por iniciativa de la Unión Europea, “cuya misión es garantizar el cumplimiento efectivo por las Administraciones Públicas del principio de estabilidad presupuestaria previsto en el artículo 135 de la Constitución Española”, o sea para velar por los intereses de la banca y de la Troika.

La propuesta de renta mínima que baraja el gobierno, según se deduce de las declaraciones de sus miembros, emana del estudio que la AIREF publicó en junio de 2019. El texto en cuestión atufa a neoliberalismo por los cuatro costados. Por lo que se ve hay que “reducir el riesgo de fraude” —ya se sabe que los pobres son muy ladronzuelos—, no pasarse de generosos en sus cuantías porque “desincentivan la participación en el mercado laboral” —ya se sabe que los pobres lo que no quieren es currar—, y tener cuidado con el “riesgo del efecto llamada” —son como mosquitos, en cuanto lo huelen acuden a la miel de la subvención pública. Pero, sobre todo, hay que mirar que sea barata, ya que la propuesta que hacía la ILP de los sindicatos “presenta un elevado coste fiscal”.

430 euros. Esa es la cuantía por beneficiario que viene defendiendo el señor ministro. O lo que es lo mismo, el 80% del IPREM, un indicador que se creó en 2004 para desvincular las ayudas públicas (subsidios de desempleo, becas, acceso a viviendas sociales, etc) del Salario Mínimo Interprofesional y cuya cantidad, ojo al dato, lleva congelada desde hace 10 años. No sería mala idea que Escrivá o cualquiera de sus colegas probara un año a vivir con 430 euros, contribuyendo así a garantizar la estabilidad presupuestaria.

No sería mala idea que Escrivá o cualquiera de sus colegas probara un año a vivir con 430 euros, contribuyendo así a garantizar la estabilidad presupuestaria.

En cuanto al coste total de la nueva renta mínima de inversión el ministro ha mencionado la cantidad de 3.500 millones de euros, cifra que se sitúa muy por debajo de lo que contemplaban los programas electorales tanto del PSOE como de Unidas Podemos.

Si en un país con más de 12 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza —entre ellos el 14% de quienes tienen trabajo— esta propuesta de la AIREF ya era un despropósito, tras la irrupción del Covid-19, de llevarse adelante, constituiría directamente una infamia.

La renta básica, una vacuna contra la precariedad

Dos corazones a un tiempo

Están puestos en balanza.

Uno pidiendo justicia

Y otro pidiendo venganza.

(Camarón de la Isla)

No es tiempo de rutinas. Un mundo nuevo, una gran transformación viene de camino, titubeando entre el miedo y la esperanza. El coronavirus es “la gran pandemia del neoliberalismo, una enfermedad que marca un punto de no retorno —como la peste negra marcó el final del feudalismo” (Mario Espinoza). Una crisis histórica se ha desvelado definitivamente, ahondando las contradicciones y abriendo un tiempo nuevo.

Nos hablaron de la globalización feliz, del fin de la historia, del matrimonio modélico entre capitalismo y democracia representativa. “Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”, sentenció Fredric Jameson. Pero aquella impotencia también está ahora saltando por los aires. ¿Cómo salir de esta espiral de confinamiento, apatía, miedo e incertidumbre generalizada que no sabemos ni cuánto durará ni los efectos devastadores que traerá consigo a corto, medio y largo plazo?

“El sur de Europa ha sido la zona cero de las políticas más sádicas después de la crisis financiera de 2008”, nos recuerda Naomi Klein. No, no podía salir gratis recortar más de 40.000 millones de euros en gasto social. No podía salir gratis contar con 35.000 trabajadores menos desde 2012 en la sanidad pública. Por fin entendemos el sentido exacto de la palabra austericidio, de las políticas criminales de la última década. Llueve sobre mojado y el coronavirus se convierte en un gigantesco abreojos, que interpela al mismo tiempo a nuestro temor y a nuestra rebeldía.

Los que mandan intentarán que volvamos a “la normalidad”. A su normalidad, a la normalidad que garantiza su dominio y adensa nuestra precariedad. Pero no se puede tapar el sol con un dedo. La conmoción social es de tal envergadura que forzosamente habrá que elegir por caminos anchos, por alamedas de cambio histórico.

Hace mucho tiempo ya que la precariedad se convirtió en cotidianidad. Queremos escaparnos de las trampas de la pobreza y de la precariedad, de la soledad y de la competencia permanente.

Personas en paro, despedidas, sin ingresos o sin techo, con pensiones o subsidios miserables, trabajadoras con contratos temporales, subcontratadas, subrogadas, autónomos, jornaleros, becarios, inmigrantes, empleadas de hogar, vendedores ambulantes, kellys, limpiadores, riders, gente que se busca la vida haciendo chapuzas, jóvenes sin futuro, inquilinos, personas enfermas, discapacitadas, dependientes, desahuciadas, acorraladas por el machismo o la crisis de los cuidados, la lista sería interminable. Hace mucho tiempo ya que la precariedad se convirtió en cotidianidad, en elemento regulador y administrador de nuestras vidas. Queremos escaparnos de las trampas de la pobreza y de la precariedad, de la soledad y de la competencia permanente. De los embustes del emprendimiento y de los atajos para trepadores. De la meritocracia y del clientelismo. Del sálvese quien pueda y de la ley del más fuerte.

Ha llegado la hora de la renta básica. Lo que hasta ayer se consideraba una utopía se convierte en sentido común de época, en una de las respuestas inapelables a las necesidades del nuevo tiempo histórico. La renta básica garantiza unas condiciones materiales de vida digna y constituye un fondo de resistencia frente a la explotación laboral. Pero también atesora otra virtud, fundamental en este momento: es una medida estructural que ayuda a la transición emancipatoria hacia otro modelo de sociedad.

Para avanzar en esa línea consideramos que es viable, posible y urgente la implantación inmediata de una renta básica de cuarentena, individual, incondicional y suficiente por derecho, para todas aquellas personas que la soliciten, al menos hasta final de año, conforme a la propuesta impulsada por la Red Renta Básica y la Marea Básica. La riqueza es de todas y ha de ser repartida, más aún en momentos como el que estamos viviendo y a la vista del absoluto fracaso de las rentas mínimas de inserción y los subsidios condicionados.

No hay excusas. La Declaración de Derechos Humanos (artículo 25) y la Constitución Española (artículos 10.2, 35, 41, 95 y 96) permiten que la renta básica pueda aplicarse desde ahora mismo. No necesitamos propaganda, nuevas fábulas fundacionales ni pactos de palacio. Lo que urge es tomar medidas que protejan realmente al conjunto de la población. Necesitamos medidas estructurales como la renta básica, el reparto del trabajo, la banca pública o la intervención en los sectores estratégicos. O conseguimos que se abran paso la austeridad y la solidaridad o avanzará la barbarie, la guerra entre los pobres, la manipulación del rencor social, las nuevas formas de fascismo.

El mundo y nuestro país van a cambiar. Cuál sea la orientación dependerá de la correlación de fuerzas, de nuestro coraje e inteligencia. Completemos el camino que abrieron los movimientos populares en la última década. Renta Básica ya.

Relacionadas

Migración
Las personas solicitantes de asilo no podrán optar al ingreso mínimo vital

Al contrario de lo que se había anunciado previamente, los solicitantes de asilo quedan excluidos del ingreso mínimo vital. Se suman a las 600.000 personas migrantes en situación administrativa irregular que han quedado fuera de esta medida.


Pobreza
Mínimo sí, vital ni por asomo

El Gobierno demuestra una enorme soberbia al despreciar la nueva oleada de pobreza que está generando la crisis del coronavirus. La mejor demostración de ello es que para optar al ingreso mínimo vital se tendrán en cuenta los ingresos percibidos en 2019.

Desigualdad
Ingreso mínimo vital, hacer historia o repetirla
Tras la aprobación el pasado viernes 29 del ingreso mínimo vital, se espera que mañana lunes 1 de junio puedan leerse los últimos detalles en el BOE. La medida definida como histórica por sus impulsores y parte de la opinión pública, aún afronta suspicacias y resistencias tanto desde posturas que la consideran inviable, como voces que cuestionan el alcance de su ambición.
36 Comentarios
#56602 17:11 12/4/2020

La RBU es imprescindible y urgente. Directa, con criterios sencillos, de ejecución universal ágil y de aplicación inmediata (ligada al IRPF). Debería estar en la mesa de negociación como condición IRRENUNCIABLE antes de cualquier hipotética vuelta a una supuesta 'normalidad' laboral.

Responder
2
0
#56308 20:24 10/4/2020

Los hombres de negro se frotan las manos ante esta posibilidad. Los países secuestrados por la banca. Oremos...

Responder
0
5
#56307 20:24 10/4/2020

Los hombres de negro se frotan las manos ante esta posibilidad. Los países secuestrados por la banca. Oremos...

Responder
0
5
#56229 13:19 10/4/2020

Que solución mas tonta la renta basica

Responder
0
11
#56268 15:54 10/4/2020

Además de este artículo (que apuesto no has leído) Wikipedia tiene un buen resumen, que expresa la profundidad de la RBU. https://es.wikipedia.org/wiki/Renta_b%C3%A1sica_universal

Responder
6
1
#56300 19:18 10/4/2020

tus fuentes son poco menos que nada

Responder
1
2
#56326 24:09 10/4/2020

Wikipedia no es una fuente primaria es, en este caso una recopilación somera, un resumen de las fuentes. Puedes consultar ahí las diferentes razones que dan sobre la RBU diferentes escuelas que la defienden y sus criterios (institucional, político-económico, etc). Es una buena introducción.

Responder
0
0
#56542 11:28 12/4/2020

o sea nada

Responder
0
1
#56200 9:30 10/4/2020

El capitalismo real en el que vivimos es incapaz de dar soluciones a la sociedad otras que no sea paro y miseria, proponer la renta básica universal es aceptar la sumisión a este sistema. Bernard Friot, sociólogo y economista francés, propone el salario a vida integrando a los trabajadores en el proceso productivo y no en pedigüeños con la rub. Claro está que el proceso productivo debe ser dirigido a satisfacer necesidades sociales y no como actualmente a un mercado con con capacidad adquisitiva. Implementar estas proposiciones pasan por la instauración de una verdadera democracia en nuestras sociedades, mientras tantos los dos procesos se deben y pueden llevar adelante en el seno mismo de esta sociedad capitalista a través del trabajo cooperativo y el fortalecimiento de las iniciativas populares para conquistar espacios democráticos.

Responder
1
8
#56223 12:55 10/4/2020

La RBU supone el principio del fin del capitalismo. Se reconoce así una deuda. Tomamos con ella el camino democrático. Que el capitalismo sea un régimen bancario autoritario no significa que la RBU le pertenezca o que lo sea también como solución. Tu lógica es muy rígida.

Responder
4
0
#56055 5:13 9/4/2020

Cada vez son más los grupos disidentes y no hay "Big Data" que pueda predecir esto, como no la implanten se va a armar la gorda.

Responder
13
0
#56198 8:56 10/4/2020

Video del Washington Post mostrando las fosas comunes de Nueva York y debajo una "oferta especial" de $29 -"here's a deal" ponen, los muy...

https://www.youtube.com/watch?v=MaN6NREprmw

Como los que no tenemos derecho a prestación alguna (la mayoría de parados de antes del Covid19 que llevamos MESES O AÑOS CONFINADOS) sigamos sin acceso a los gastos que los votantes del PP Colorao, Azul y Naranja tienen para su acceso y disfrute excluyente y clasista de la Cultura, Información, Educación, Formación, etc... preveo, por desgracia, otro ascenso del NAZISMO y su discurso de odio, que en muchos paises tocados por la miseria desde 2008 ya son la tercera fuerza política. OJO, ¡OJO!

Responder
5
0
#56052 3:42 9/4/2020

Los que sepan como se crea el dinero, de la nada, saben que se puede dar una RBU de 700€ sin problema, sin inflación, y sin enfrentar a unos con otros. Es todo mentira, no hay que subir impuestos ni endeudarse. Solo hace falta un banco central que no sea un mero agente del mercado. Lo mismo con las pensiones y cualquier inversión estatal en las personas. El concepto de "déficit público" es un exitoso invento ad hoc para dar el poder total al mercado, a la gran banca. Para despolitizar el sistema. Democracia CERO.

Responder
7
0
#56098 13:31 9/4/2020

Claro... sólo hay que imprimir más dinero, ¿cómo no se le ha ocurrido a nadie antes?

Responder
1
13
#56109 14:29 9/4/2020

Sí se les ha ocurrido, lo hacen los bancos cada día. El BCE trabaja para ellos. Se crea dinero masivamente con un criterio mercantil, bancario. El dinero de todos, es escandaloso. Luego se le dice a la gente que "no hay dinero" para sus proyectos vitales. Pero, ¿cual es la pregunta? https://positivemoney.org/2018/09/modern-monetary-theory-and-positive-money/

Responder
11
0
#56143 18:03 9/4/2020

no tienes ni remota idea

Responder
0
9
#56160 20:37 9/4/2020

Dejad que nos equivoquemos con nuestro dinero.

Responder
4
0
#56091 13:22 9/4/2020

que tonteria mas tonta dices

Responder
0
7
#56116 14:59 9/4/2020

Escrivá no es un moderado como dicen. Podemos debería haberlo vetado desde el primer día. Todos los conceptos que maneja son falsos desde el punto de vista democrático. El problema de fondo es que existe un 30% de la población que asume y justifica que "los que saben" son los bancos, el mercado.

Responder
9
0
#56032 23:48 8/4/2020

La Renta Básica Universal, tal como se suele plantear, tiene al menos dos grandes problemas. Por un lado, está lo de siempre, de donde sale el dinero? Si viene con mas endeudamiento, es pan para hoy y hambre para mañana. Si viene de la redistribución del crecimiento; choca con el hecho de que ni podemos ni debemos seguir creciendo. El otro problema és que es que se plantea como una asignación monetaria individual. Sin embargo, la creación de dinero no está bajo control popular (ni siquiera estatal) y satisfacer necesidades por el estrecho embudo del consumidor individual es mas de lo mismo y no fomenta una autonomia real ni una apropiación de los medios de producción. Pero no digo todo esto para negar la mayor. Creo que es necesaria una RBU, pero si se trata de abrir paso a un mundo nuevo, porque no se enfatizan mucho mas sus variantes mas colectivas y transformadoras? Es decir, la Renta Bàsica de los iguales, en que una parte se destina a un fondo colectivo. Otra idea muy potente: que una parte de la asignación se haga en especies, desmonetizando la satisfacción de necesidades y apostando por sectores vinculados a la transición ecosocial (por ej, transporte compartido o cuidados desmercantilizados). Y una última idea que también circula por allí: que una parte de la asignación sea en moneda local, para fomentar así la relocalización. Si a estas modificaciones le sumamos una redistribución real, no basada en el crecimiento sino en que la clase rentista pierda poder y dinero, entonces si estamos hablando de un camino de transformación profunda.

Responder
2
7
#56050 3:03 9/4/2020

Y unicornios para todos

Responder
0
7
#56026 23:34 8/4/2020

Si el BCE da dinero gratis a los bancos, porque no puede haber una renta basica? Si llevamos decadas con el dinero fiat, porque no puede haber una renta básica? es mas, porque pagamos impuestos cuando el BCE puede dar dinero gratis?

Responder
21
1
#56119 15:08 9/4/2020

Porque con la RBU se abandona el criterio bancario y su intermediación a la hora de invertir el dinero. La RBU nos encamina hacia la democracia y acaba con el capitalismo de hecho. Lo que dices de los impuestos es completamente cierto también. Buen resumen es el artículo de Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Renta_b%C3%A1sica_universal

Responder
2
0
#56016 21:44 8/4/2020

EL SISTEMA CAPITALISTA ACTUAL SE HA TERMINADO VICIANDO COMO LA MISMA DEMOCRACIA. PERO NO HAY SISTEMA BUENO QUE SACIE TODAS LAS VOLUNTADES Y NECESIDADES, DEBEMOS HABLAR DE SISTEMA MENOS MALO QUE OTRO…UNA RENTA BÁSICA UNIVERSAL CORRIGE Y EQULIBRA LAS INJUSTICIAS SOCIALES Y LA PERVERSIDAD DE LAS MALAS PERSONAS CUANDO SE LES DA O ADQUIEREN ALGÚN TIPO DE PODER SOBRE ALGUIEN EN TODOS LOS NIVELES Y CIRCUNSTANCIAS.

POR EJEMPLO, UNA RENTA BÁSICA UNIVERSAL LIBERARÁ POSIBLEMENTE A TU MADRE DEL SILENCIO Y RESIGNACIÓN DE SEGUIR VIVIENDO CON SU MALTRATADOR Y TENER LA MANERA DE REHACER SU VIDA…PALABRAS RECURRENTES DE SI ME DEJAS ¿A DÓNDE VAS A IR A ESTAS ALTURAS? ¿Y TUS HIJOS? ¿QUÉ DIRÁ LA GENTE? SI NO VALES PARA NADA…ENCONTRARÁS UN TRABAJO Y A LOS 2 MESES VENDRÁS LLORANDO POR LO QUE HAS HECHO…

…HAY MÁS SITUACIONES QUE SE CORRIGEN, PIENSA EN ELLAS Y TE SORPRENDERÁS.

PERO TAMBIÉN ABOGO A UNA RENTA BÁSICA UNIVERSAL CON CABEZA, ES DECIR, MIDIENDO BIEN LAS CARGAS FISCALES QUE SE TENGAN QUE IMPLEMENTAR.

Responder
9
0
#56084 12:53 9/4/2020

la tabarra esta ya la podías escribir en minúsculas o es que te crees que las mayúsculas te hacen más importante que el resto de comentaristas? un poquitito de por favor para un mundo menos malo, que el diablo está en los detalles!

Responder
1
0
#56004 19:16 8/4/2020

Los 430 euros que los cobren ellos. Vaya banda de impresentables.

Responder
15
1
#56054 3:50 9/4/2020

Pues así llevan más de una década, pagando 200-400€ por desempleo y nadie ha dicho ni una palabra. Podemos con la propaganda de la subida del SMI, que no falte. ¿Quién puede vivir con 430€? ES ASQUEROSO.

Responder
4
0
#55997 18:16 8/4/2020

Se agradece y mucho la referencia a los versos del de la Isla, sin palabras me ha dejado el Camarón, cuanta sabiduría resumida en un par de líneas, sin mierdas pseudointelectuales de esas que pululan por doquier en estos días

Responder
17
1
#56154 19:38 9/4/2020

el payo que ha dado un negativo a las palabras de Camarón es un malaje: Que te habite el infierno. Que la lluvia te esquive y tu sed sea eterna. Que la luz no te toque. Que sabiéndote ciego la imaginación se te niegue.

Responder
2
0
#55984 17:14 8/4/2020

La renta basica es una solucion que no sirbe a largo plazo. Si se diera los precios ajustarian al alza y volveriamos al punto de partida

Responder
1
20
#56035 24:34 8/4/2020

Que sirve para algo y quien sirve a quien? Y todas van con V

Responder
4
0
#56051 3:06 9/4/2020

La renta básica sirve para que los precios suban y estar igual o peor

Responder
0
5
#56015 21:32 8/4/2020

La renta básica se ajusta al IPC, porque uno de sus pilares es la suficiencia. Siempre debe estar por encima del umbral de la pobreza, que varía con el tiempo.

Según suba o baje este umbral, así lo hará la renta básica.

Responder
3
0
#56007 19:53 8/4/2020

Se nota que no tienes ni idea. La renta básica también aumenta su cuantía con la la subida de los precios o la inflación

Responder
4
2
#56018 22:25 8/4/2020

Yo he cotizado en regimen general y también como autónoma, hasta tener q cerrar y quedarme endeudado.No llego a la pensión x faltarme años de cotizacion y ahora tengo q vivir con 392 x la pensión no contributiva

Responder
1
1
#56010 20:46 8/4/2020

No es asi, la renta basica es un espejismo

Responder
0
8

Destacadas

Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
Migración
Atrapadas en Marruecos

El Gobierno español desatiende las urgentes peticiones de retorno de mujeres embarazadas residentes en España y de origen marroquí que quedaron atrapadas tras el cierre de fronteras entre ambos países. Yousra y Jalila son dos de ellas.

Google
La Generalitat de Catalunya asume poner freno a Google en escuelas e institutos

La asociación Xnet logra un acuerdo para que el Departamento de Educación salvaguarde la privacidad de los menores a través de software auditable y servidores propios que garanticen la intimidad de los datos.

Turismo
Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

El turismo ha frenado en seco con la pandemia y el hundimiento del sector tendrá un impacto brutal en la economía española. Iván Murray, profesor de la UIB e investigador en economía ecológica del turismo, analiza un fenómeno que tendrá en Baleares y Canarias su “zona cero del desastre”.

Coronavirus
Morbus coronaviri anno 2019: covid-19, tardocapitalismo y la muerte

Quizá una de las cicatrices más profundas que deje la pandemia de SARS-CoV-2 sea precisamente la psicológica o, si así se prefiere, la cultural. El envejecimiento y la muerte se avienen mal con la ideología de este período histórico que, a falta de mejor nombre, llamamos capitalismo tardío.

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Últimas

Racismo
Cuando la memoria se hace rabia

La rabia expresada en las calles no surge del aire. La memoria que pretendió ser borrada ha sido recuperada desde lo político. Sin esa historia, sin todo ese recorrido, no se entiende lo que está pasando estos días en Estados Unidos.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.