Coronavirus
Ingreso mínimo vital o lucro máximo inmoral

¿Y si dejamos de hablar de mínimos de miseria y hablamos de máximos de vergüenza? Estamos manteniendo expertos bien alimentados pontificando sobre la inevitabilidad de la pobreza de los otros por encima de nuestras posibilidades.

Sarah Babiker
13 abr 2020 06:41

Llevamos un mes de estado de alarma. Y qué vértigo. Ha pasado de todo, muy grave, muy rápido. Ha muerto mucha gente, sola, sin una despedida, sin un abrazo, en el frío insoportable de los plásticos y el olor a desinfectante. Duelos impotentes y solitarios se esconden en las casas de muchas de nosotras. Palabras por decir, ojos que cerrar, lutos domésticos huérfanos de rituales.

En realidad nadie queda indemne. Esta pandemia dentellea la vida de muchas formas, la arranca y devora, pero también clava sus fauces en quienes no tienen muertes que llorar y, sin embargo, para ellos, la vida ya es menos vida que hace semanas. Tampoco es incompatible perder a seres queridos por la crisis sanitaria y, al mismo tiempo, ver la propia vida amenazada por la crisis social.

La economía se ha parado. El precio a pagar, dicen. Solo que nunca pagamos las cosas proporcionalmente. Que algunos están especializados en abonar las facturas y otros en hacer caja. Tras semanas de anunciar medidas económicas dirigidas a paliar los efectos del colapso de una economía que no sabe parar, que debe mantener la ficción del crecimiento continuo para gotear rácanamente hacia abajo, tras sentidas declaraciones en las que se afirma que no se va a dejar a nadie atrás, tras escuchar a tanta gente que se está quedando atrás porque la ayuda aún no llega, hay algo que podemos constatar: siempre hay gente que se queda afuera.

La economía corre más rápido que la vida. Y ahora que es el sistema económico el que se ha frenado, las medidas para paliar la debacle que ha dejado en las cuentas corrientes, en las neveras y en las expectativas a corto plazo de la gente, llegan desesperadamente lentas. Mucho más lentas de lo que la vida necesita

La máquina de exclusión del neoliberalismo lleva ya rato escupiendo a tantas y tantos al extrarradio de una vida digna, de la mera aspiración a un poco de seguridad vital. La economía corre más rápido que la vida. Y ahora que es el sistema económico el que se ha frenado, las medidas para paliar la debacle que ha dejado en las cuentas corrientes, en las neveras y en las expectativas a corto plazo de la gente, llegan desesperadamente lentas. Mucho más lentas de lo que la vida necesita.

Saber que tendrás un techo sobre la cabeza, agua caliente y electricidad, dinero con el que hacer la compra, mañana, o la semana que viene o el próximo junio, es un mínimo de calma existencial del que ya se hurta a mucha gente. En esta disrupción alocada de la carrera por los recursos suficientes en la que vive gran parte de la sociedad, este parón implica la expropiación de toda calma, de toda serenidad para el futuro.  

En este contexto, en el que la gente se apelotona en las afueras de la calma, de la seguridad vital, se ha ido imponiendo la necesidad de instaurar un ingreso mínimo vital. Y si decimos vital, es porque hablamos de lo necesario para la vida.

Parece que ni siquiera hay consenso en el Gobierno. Que hay quienes no entienden la urgencia, que no ven algo así dentro de lo posible. Aún sabemos poco de qué pasará, si llegará, si será ahora o dentro de algunos meses, a cuánto ascenderá, si será suficiente para garantizar el derecho a la serenidad o solo servirá para apuntalar la precariedad de tantas. ¿Será fácilmente accesible o se convertirá en una yinkana burocrática que siga dejando a gente afuera, como ya sucede con los subsidios? ¿Es el preludio a una renta garantizada mejorada o quizás un paso intermedio hacia el cambio de paradigma que implicaría la universalidad de una renta básica?

Pero hay algo más urgente incluso, más impostergable que este debate. Como pasa con cualquier eventual política progresista de vivienda, con el salario mínimo interprofesional, con cualquier planteamiento que apunta a sustanciar el derecho a la seguridad vital de la gente, no faltan las voces que alertan, imbuidas de sentido común y responsabilidad, de que los derechos sociales de hoy son la miseria bolivariana de mañana.

Sois unos psicópatas. Incapaces de asumir la carga de crimen que esconden vuestras asépticas y sosegadas palabras. Ni siquiera en un momento como este podéis fingir que os importa la gente

En plena hecatombe económica bien inmediata y concreta para millones de familias se oyen desde los suplementos económicos, desde los sensatos partidos liberales, esa cantinela técnica que es banda sonora de una lucha de clases llena de expertise de saldo y vacía de humanidad. Ahora no es el momento, dice el círculo de empresarios. No es buena idea, escriben los expertos de rigor. Menuda irresponsabilidad populista, claman los políticos de crespón negro en la bandera. ¿Pagar a la gente por no hacer nada? Escupen en las redes sociales los fundamentalistas del liberalismo.

Una cosa cabría decir de todo esto: psicópatas. Sois unos psicópatas. Incapaces de asumir la carga de crimen que esconden vuestras asépticas y sosegadas palabras. Ni siquiera en un momento como este podéis fingir que os importa la gente. Estáis tan imbuidos del mismo sentido común neoliberal que vacía la sanidad, hace negocio con las residencias de ancianos, permite las lógicas expulsivas que a este paso vaciarán nuestras ciudades de gente, estáis tan intoxicados de la misma esencia fascista que justifica que los demás, nunca vosotros, siempre los otros y cuanto más otros mejor, vivan vidas de mierda, que no intentaréis disimular ni un minuto que tenéis el más mínimo respeto a la dignidad humana.

Pero mirad, quizás tenéis una parte de razón y tenemos que cambiar el foco. Quizás no sea cuestión ahora de hablar de ingresos mínimos si no de limitar máximos, poner un tope al lucro, al beneficio, a la especulación, al precio que pagáis por los trajes que os ponéis para contarle a la gente que el Estado no se puede permitir garantizarles comida o techo. Quizás hay que ponerle un máximo al latrocinio sobre los servicios sociales. ¿Y si dejemos de hablar de mínimos de miseria y hablamos de máximos de vergüenza? Estamos manteniendo expertos bien alimentados pontificando sobre la inevitabilidad de la pobreza de los otros por encima de nuestras posibilidades.

Relacionadas

Pobreza
Carta de una madre: “Las personas en riesgo de exclusión social no somos ciudadanas de segunda”

Escribo desde la individualidad de mi caso y el de mi hija, pero también desde un grito colectivo que ha de empezar a emerger porque, como yo, estoy segura que muchas mujeres están atravesando esta situación y necesitan soluciones. 


Brasil
Geandra Nobre, actriz, negra, favelada: “La liberación es un proceso doloroso”

Geandra Nobre vive en la Maré, el complejo de 16 favelas en Rio de Janeiro, habitado por 140.000 personas. Es una de las voces del teatro negro, una vía de expresión de los sectores más empobrecidos de Brasil.

Coronavirus
La economía política del covid-19

La salida propuesta para la actual crisis económica y social provocada por el covid-19 repite la historia de las pasadas crisis: todo para las grandes empresas y la economía financiera, y las migajas para el resto.

31 Comentarios
#58236 12:53 24/4/2020

D. Raventos explica muy bien como hacer paraponer maximos con la Renta Basica Universal : https://www.youtube.com/watch?v=aSnE7_amv5g

pero el capitalismo necesita la pobreza y el paro

Responder
0
0
#57668 18:19 19/4/2020

Sobre el <a href="https://www.tododisca.com/ingreso-minimo-vital-que-es-y-quien-lo-puede-recibir/">ingreso mínimo vital</a> hay que trabajar más y sobre todo controlar. Esperemos que la sociedad utilice esta prestación para salir de la situación y no aprovecharse de ella para no fiscalizar y producir la economía sumergida.
Otro aspecto importante es aquellas personas que cobran una PNC y que por cuestiones de discapacidad no tengan otra opción y queden excluidas por pasar el mínimo en caso de vivir solo.

Responder
0
0
zoraquiain 22:38 15/4/2020

Bravo ¡muy acertado artículo! Es urgente mirar hacia arriba y poner en la mesa, una limitación a los Ingresos Máximos Vitales.

Responder
0
0
#57032 11:01 15/4/2020

Cuánta demagogia

Responder
2
8
#57194 14:18 16/4/2020

¿ Qué puñetas entiendes tú por demagogia ?.

Responder
0
0
#56854 24:06 13/4/2020

Es necesario y es urgente, para antesdeayer.
Recordemos el informe pre-pandemia del Relator de la ONU el 7 de Febrero de 2.020:
Philip Alston confía en que el nuevo Gobierno tome medidas urgentes para paliar las desigualdades que ha observado en una de las dos Españas, la de la población “que lucha por sobrevivir”. Dice que el adjetivo que más ha escuchado durante su estancia ha sido “abandonados”.
https://www.elsaltodiario.com/desigualdad/relator-onu-pide-accion-politica-urgente-tras-visita-espana-hiela-corazon

Responder
6
1
#56791 18:32 13/4/2020

Me empieza a cansar el edulcorante poético tan tremebundo de algunas escritoras.

Responder
3
19
#56940 18:03 14/4/2020

ánimo con eso

Responder
7
0
#56770 15:43 13/4/2020

Pues díselo a los políticos. Hay demasiados y cobran mucho. A lo mejor si quitamos políticos podemos vivir los demás

Responder
5
1
#56881 11:02 14/4/2020

Y como pagarían sus mansiones en Galapagar?

Responder
1
1
#56959 20:24 14/4/2020

Podrían estudiar: licenciarse, hacer el master, luego el doctorado, algunos cursillos formativos y 15 años más tarde optar a una plaza de profesor asociado en la universidad. Quien sabe, igual hasta consiguen una plaza fija en el departamento de Ciencias Políticas. Cabe la posibilidad no obstante de que entre tanta tesis y teoría se acaben encontrando en un país lleno de putos ineptos, corruptos y fachas, y acaben decidiendo pedir un permiso de su puesto para dedicarse a quehaceres más prácticos dentro del campo de la política, como aumentar el salario mínimo, el permiso de paternidad o la dotación presupuestaria para la educación y la sanidad pública. A lo mejor hasta funciona. ¿Tú cómo pagas la hipoteca?

Responder
4
0
#56769 15:40 13/4/2020

Cojonudo tu discurso si a todo pero sin confrontacion como pretendes hacer esto? Habra ke hablar del uso legitimo de la violencia defensiva, no?

Responder
5
5
#56766 15:20 13/4/2020

Sinceramente no entiendo como esta medida prioritaria no se ha puesto como condición imprescindible e innegociable antes de cualquier otra medida de vuelta a una 'normalidad' que no existe.

Responder
11
0
#56738 13:45 13/4/2020

MaRRANO rajoy recorto en sanidad mas de 3000 millones y este peRRo sanchez es un INÚTIL INEPTO, el dia que nos enteremos la cantidad de gente que YA hay muerta por el coronavirus muchos vamos a querer tenerlo a mano, y hoy lunes diran que tenemos menos contagiados que ayer, porque?, sencillo si dicen la verdad los demas partidos se lo querrian comer, yo les pido les ruego les imploro, que todos todos los partidos pidan la renuncia de este malparido peRRo sanchez

Responder
2
7
#56763 15:10 13/4/2020

Te olvidas de Unidas Pandemias

Responder
4
6
#57176 11:53 16/4/2020

No se te olvide VOX que quiere acabar con la sanidad pública, y Ayuso que hasta a la gente del PP le da vergüenza ajena...

Responder
1
0
Rafalé 11:47 13/4/2020

Gran artículo. Sería interesante apuntar hacia los de arriba, ¿pero cómo hacerlo si tienen de su lado a los partidos políticos, medios de comunicación y gran parte de la población anestesiada de su lado? Sin duda es el momento histórico de hacerlo, pero de las varias patas del sistema, creo que la más sencilla de cambiar es la que depende de nosotros, de la sociedad. Sobre los bramidos en contra de la renta básica, existe un problema: sin consumidores y trabajadores, el sistema no existe. Algunos como Garicano lo han entendido a la primera, otros creo que se fían mucho de la lealtad al dinero de la clase trabajadora y de que el esclavismo disfrazado de trabajo siga funcionando. Adelante!

Responder
12
3
#56702 10:29 13/4/2020

Sí a todo.

Responder
4
0
#56683 8:17 13/4/2020

Hablar de los maximos sería la gran victoria de nuestro tiempo sobre el neoliberalismo. Con ese dinero se podría mejorar pagar tantas cosas...

Responder
7
1
#56681 8:03 13/4/2020

no se puede alimentar bagos eternamente, hay tenemos andalucia, era pobre hace 50 años, se el ayuda desde el resto de españa y el que era pobre entonces los descendientes lo son ahora, el dinero que fue para ayudarles termino en orgiass de putas y mariscadas. a dia de hoy todavi no estan en la carcel los culpables

Responder
4
38
#56785 17:42 13/4/2020

cerebro de mosquito,,donde esta Andalucia en tu mapa mental???

Responder
1
1
#56941 18:06 14/4/2020

no burlarse de los bots!

Responder
9
1
#56805 19:10 13/4/2020

El problema de España son los catetos cortos de cerebro como usted, que nunca necesitará una renta mínima, pero si necesita un médico que le Cure esa cabeza tarada que soporta esa bocachancla.

Responder
3
2
meenakshi 15:08 13/4/2020

Por lo menos aprende a escribir sin faltas ortográficas; por lo demás ya te descalificas tú solito.

Responder
1
0
meenakshi 15:08 13/4/2020

Por lo menos aprende a escribir sin faltas ortográficas; por lo demás ya te descalificas tú solito.

Responder
0
0
#56740 13:49 13/4/2020

Si pudiera ponerte un millón de negativos, te los pondría.

Responder
0
0
#56748 14:16 13/4/2020

Hablará por propia experiencia imagino.

Responder
1
0
#56727 12:56 13/4/2020

Sabras si tienes razón si aqui te ponen negativos

Responder
0
0
#56713 11:53 13/4/2020

Has leído el artículo? Creo que habla de actitudes como la tuya.

Responder
6
0
#56700 10:11 13/4/2020

Cuánta ignorancia y petulancia hay en tus palabras, amigo mío.

Responder
7
1
#57395 19:08 17/4/2020

Espero que el ingreso mínimo vital no pase por manos de usuria como los trabajadores sociales son lo peor

Responder
1
0

Destacadas

Corrupción
Juan Carlos I sigue la tradición familiar y anuncia que se va de España

El monarca emérito comunica a su sucesor que abandona el país para facilitar a Felipe VI el ejercicio de sus funciones.

Laboral
Horas extra: nunca trabajamos más de más
Según los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa de 2020, se han trabajado en España 7,2 millones de horas extraordinarias por semana, máximo de la serie histórica del registro. El 59%, 3,8 millones a la semana o 15,2 al mes, son horas extra no remuneradas.
Series
‘El colapso’, y sus críticos
¿Hubiera sido mejor o más interesante El colapso de habernos mostrado, pongamos por caso, cómo la aldea del cuarto episodio consigue convertirse en una comuna y puede funcionar con una relativa normalidad bajo un sistema asambleario?
Violencia machista
Confinamiento y violencia de género en La Rioja
Seguimiento integral de 446 casos de violencia de género, servicios de apoyo presencial cerrados y las llamadas para pedir ayuda aumentaron al triple.
Educación pública
Acordes y desacuerdos en los conservatorios de Andalucía
La decisión de la Junta de Andalucía de no contabilizar el tiempo de servicios prestados por muchos de los docentes de los conservatorios superiores dejará fuera este curso a profesorado cualificado y experimentado.
Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.