Coronavirus
Coronavirus e histeria colectiva: análisis crítico de dos pandemias

La actual pandemia es un problema importante de salud pública, pero no el único y no se deben abandonar todos los demás.

Television Coronavirus
Desde los colegios de psicólogos inciden en que estar permanentemente conectado no le hará estar mejor informado y aumentará tu nerviosismo. David F. Sabadell

Pediatra en la sanidad pública vasca - Osakidetza, máster en Enfermedades Infecciosas y Medicina Tropical y diploma en Salud Pública.

26 abr 2020 03:54

Asistimos en estos días a un escenario sin precedentes. Nos encontramos inmersos en una tremenda crisis sanitaria, social y económica desencadenada por una epidemia de un virus previamente desconocido. Sin embargo, otro virus que se transmite de manera más rápida nos afecta aún más gravemente: la histeria colectiva. Estos días son inmejorables para estudiar los comportamientos sociales y la gestión de las emociones en las sociedades industrializadas modernas.

Partiendo de un hecho claro, una epidemia que se extiende por el mundo, la mayoría de las personas y los países empiezan a caer presos del pánico. ¿Es posible conocer la verdadera dimensión del problema? La realidad virtual oculta la realidad real e impide que ésta se conozca.

Para empezar, es imprescindible hacer una aproximación objetiva mediante datos contrastados. Por ello es importante usar fuentes fidedignas (las cifras mencionadas serán de la página web de la Organización Mundial de la Salud referidas a 2018 y 2019). Desde el inicio de la pandemia, hace unos cuatro meses han muerto 175.000 personas con coronavirus, según el informe del 23 de abril de 2020 de la OMS. En ese mismo tiempo han fallecido en el mundo alrededor de 15 millones de personas por otras causas. Podría argumentarse que ha habido un número relativamente pequeño gracias a las medidas tomadas o por el contrario afirmar que se ha sobredimensionado la importancia de esta pandemia. Entre ambos extremos estará la realidad. Con los datos que tenemos es difícil saber de cual de ambas posibilidades estará más cercana.

Habitualmente estamos sufriendo diversas pandemias, algunas estacionales como la gripe, que aparece cada invierno y mata a entre 290.000 y 650.000 personas al año, según el nivel de virulencia; y otras que son perennes como la tuberculosis (10 millones de enfermos y 1,5 millones de muertos al año), el SIDA (38 millones de infectados y un millón de muertos) o el paludismo (228 millones de enfermos y casi medio millón de fallecidos, el 70% menores de 5 años).

Con otras causas de mortalidad no infecciosas, la OMS también utiliza el término de pandemia, como con las enfermedades cardiovasculares (18 millones de muertos anuales) o el cáncer (10 millones de muertos) o el tabaquismo (8 millones de fallecidos a los que hay que añadir 1,2 millones de muertes de fumadores pasivos). Si dedicamos todos los esfuerzos a combatir al coronavirus y desviamos todos los presupuestos a ello, abandonamos lo demás con graves consecuencias. Aumentará notablemente la mortalidad por esas otras causas. Viendo las cifras quizás pudiéramos hacer un análisis más racional. La actual pandemia es un problema importante de salud pública, pero no el único y no se deben abandonar todos los demás.

El mayor problema de salud al que se enfrenta la humanidad es el de la pobreza generada por la explotación de la mayoría de las personas en este contexto capitalista

Asimismo, el supeditar toda actividad en nuestro planeta al control de la epidemia de covid-19 va a provocar,  según la Organización Internacional del Trabajo, que 195 millones de personas pierdan su empleo durante el segundo trimestre de 2020. Esto y el empobrecimiento de grandes sectores de la sociedad supondrá un importante aumento de las enfermedades y mortalidad en el mundo. De hecho, el mayor problema de salud al que se enfrenta la humanidad es el de la pobreza generada por la explotación de la mayoría de las personas en este contexto capitalista, que genera miseria, guerras y catástrofes naturales. El deterioro del planeta es otra de sus consecuencias.

Para poder entender la situación actual conviene analizar ciertas características de nuestras sociedades. En la gestión de esta crisis se han juntado diversos factores, muy propios de las sociedades “líquidas” actuales, como las define Zygmunt Bauman.

Uno es la sensación de inmediatez de cualquier cosa que sucede en cualquier lugar, estimulando nuestras emociones al igual que las películas para pasar rápidamente al olvido.

Otro es lo que la OMS define como infodemia, exceso de noticias acerca de un problema que dificulta su solución, esa misma organización lo practica sin pudor alguno.

Además, con las noticias falsas o fake news, las exageradas, las no basadas en evidencias ni fuentes fidedignas, los medios de comunicación y las redes son sus grandes altavoces. Nos bombardean sin descanso y ahora nos retransmiten en directo cada muerte provocada por el coronavirus. Otras muertes carecen de interés, aunque sean la mayoría. Lo que sale en los medios pasa a tener un carácter de hiperverdad, más verdad que otros hechos que carecen de interés para ellos. Si nos retransmitieran los 60 millones de muertos que se producen al año en el planeta, no podríamos hablar ni sentir otra cosa.

Hoy parece que hemos retrocedido a etapas preilustradas con el crédito que damos a cualquier cosa que se escupe desde internet

Contribuyen a crear un estado de miedo irracional que facilita la implementación de medidas que de otra manera serían inaceptables y muy contestadas. Es por ello que somos capaces de soportar un recorte de libertades y una represión policial inédita.

Con estas características podríamos plantearnos si es posible hoy día hacer políticas de salud pública basadas en la evidencia y con argumentos científicos sin sucumbir a las presiones político-mediáticas. El médico internista, epidemiólogo, director del Meta-Research Innovation Center de la Universidad de Stanford y pionero de la Medicina Basada en la Evidencia y los Metanálisis, John Ioannidis, uno de los diez académicos más mencionados en la literatura científica en el mundo según la Fundación Albert Einstein, reflexiona acerca de eso: “¿Nos encontramos ante la pandemia del siglo o ante el fiasco del siglo?” (Stat, 17-3-2020). Plantea que estamos ante una pandemia, al igual que sufrimos otras, pero con los datos actuales no podemos saber si lo que estamos haciendo para combatirla es lo correcto. Incluso plantea que las medidas tomadas podrían ser más dañinas que la propia epidemia de covid-19.

Durante todo este tiempo hay varias cosas comunes que se repiten como mantras en los medios de comunicación. Una y otra vez nos han bombardeado con la supuesta curva del colapso de la sanidad pública. Quizás pueda servir para definir la situación de algunas unidades de UCI, pero la sanidad pública lleva años colapsada gracias a los recortes, privatizaciones y abandonos por parte de los gobiernos de las últimas décadas. Esa curva estaba por las nubes antes de la aparición del coronavirus y volverá a estarlo cuando desaparezca si no lo impedimos mediante la movilización.

A estas alturas creo que debería quedar claro la importancia de lo público frente a lo privado, que secuestra recursos de todos para el lucro de unos pocos. Además, es imprescindible reivindicar lo público como lo común, lo comunitario, no como lo impuesto jerárquicamente desde las instituciones del Estado por el gobierno de turno. Los servicios públicos, como la sanidad, la educación o los servicios sociales deben ser parte de la comunidad, que es lo que somos, y ésta debe tener un papel activo en ellos y participar en su gestión y dirección.

Otro mantra que se repite habitualmente es la cifra de infectados y que la letalidad derivada de ésta nos dan una idea de la gravedad de la epidemia. Esto es rigurosamente falso. La cifra de infectados depende de la cantidad de tests que se hagan. Si solo se los hacemos a los fallecidos, habrá pocos casos y la letalidad será del 100%. Si por el contrario se lo hiciéramos a toda la población comprobaríamos que hay muchas personas infectadas. La mayoría serían asintomáticos o con sintomatología leve y la letalidad sería bajísima. Lo mismo sucede con muchas enfermedades infecciosas.

La infancia ha sido otra de las grandes víctimas de esta epidemia del pánico. Se la ha criminalizado y recluido en casa con una total privación de libertad. Esta medida, no basada en ninguna evidencia científica, se ha tomado sin tener en cuenta las consecuencias. Las políticas restrictivas del Estado español son las más estrictas de Europa. En el resto de países las niñas y niños pueden salir a la calle y en algunos lugares ni siquiera se han suspendido las clases. Pero a la hora de analizar el efecto del confinamiento los expertos en Salud Mental Infantil coinciden en señalar el importante impacto en las criaturas. Para conocer una sociedad hay que ver cómo trata a las personas más débiles: personas ancianas, marginadas, presos y por supuesto niñas y niños. No salimos muy bien paradas.

En estas situaciones en las que el pánico domina a las personas, las sociedades somos más vulnerables y fáciles de dominar para imponernos cualquier medida

En estos días las emociones suplen a la razón. Las emociones son necesarias para las relaciones humanas, pero para el análisis epidemiológico es imprescindible la razón. La Ilustración, esa etapa de la historia adalid de la razón, supuso un gran avance para la humanidad. La razón superó al oscurantismo de la superstición y los miedos irracionales. Ayudó a entender que no había razas superiores, que la mujer no es inferior al hombre, que las cosas hay que demostrarlas para aceptarlas y supuso el inicio de la ciencia moderna, de las sociedades modernas. Hoy parece que hemos retrocedido a etapas preilustradas con el crédito que damos a cualquier cosa que se escupe desde Internet. Ninguna persona es ajena a esté pánico que nos impide racionalizar.

Para finalizar, es importante intentar prever lo que puede suceder para poder luchar por nuestro futuro. Valorando la situación actual vemos el riesgo de involución de derechos y el establecimiento de medidas draconianas que supondrían una mayor explotación de la mayoría de la población. Naomi Klein en su excelente libro La doctrina del shock, de 2007, ya advertía de ese mecanismo del poder económico en el capitalismo. Se aprovechan situaciones de shock creadas intencionadamente, como el golpe de estado de Pinochet en Chile, o momentos de shock surgidos espontáneamente a raíz de catástrofes naturales o en el caso actual de esta pandemia.

En estas situaciones en las que el pánico domina a las personas, las sociedades somos más vulnerables y fáciles de dominar para imponernos cualquier medida. Es importante estar atentos y no ceder en nada frente a estos embates a los que seremos sometidos en los próximos tiempos. Además, a la vista de que esto no va a resolverse a corto plazo y de que existe el riesgo de que situaciones así se repitan en el futuro, conviene reflexionar como sociedades si esa sensación de seguridad vale la pena si no vivimos en libertad.

De todos modos, tampoco todo son malos augurios. Cabe también la posibilidad opuesta. Esta situación ha puesto de relieve grandes contradicciones del sistema capitalista y de su modelo de producción insaciable, que no respeta personas, países ni medio ambiente. Esta situación no deseada ha mostrado de manera violenta el absurdo de la sociedad de consumo desaforado en la que estamos inmersos habitualmente. Sin embargo, durante el confinamiento estamos viviendo con un nivel de consumo mínimo respecto al que teníamos hace un par de meses. Ha supuesto una clara ralentización del modo de vida en que vivimos. La contaminación ha bajado a niveles de otras épocas. El turismo, herramienta de explotación y gentrificación, es posible que no vuelva al nivel previo. Quizás todo esto ayude a poner en la agenda el debate acerca del decrecimiento. Podríamos imaginar que se abren oportunidades para un cambio social y una superación del modelo caduco e injusto que padecemos.

Luchemos por superar esta distopía pero jamás debemos aceptar retornar a la distopía anterior en la que vivíamos.

Relacionadas

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

22 Comentarios
#60214 7:08 12/5/2020

Este artículo debería difundirse como "de interés sanitario" para toda la población. Es una auténtica vacuna. Muchas gracias

Responder
0
0
#58812 14:38 28/4/2020

¡Me ha encantado! Coincido 100% con su contenido. Gracias por escribirlo.

Responder
5
1
#58632 9:06 27/4/2020

Buen artículo, però por favor no colaboremos con el colonianismo lingüístic. Usemos nuestro rico vocabulari, se dice BULO y no fake news.
Gracias

Responder
4
2
#58616 25:28 26/4/2020

Si en el articulo se considera un buen libro la teoría fantasiosa e imaginativa como es La doctrina del shock apaga y vamonos

Responder
7
13
#58638 9:48 27/4/2020

Usted dirá porqué es un mal libro...

Responder
2
1
#58846 22:13 28/4/2020

Porque es una teoría que omite los datos que la contradicen para cuadrar los sesgos previos de la autora, como fabulación tiene un pase pero mucha gente se la traga doblada como si fuera una investigación seria cuando no es asi

Responder
4
5
#58603 23:44 26/4/2020

Al final, se trata de una cuestión de ineptitud. Nuestrxs apreciadxs gobernantes no saben si arriesgarse a hacer una cosa u otra. Y acaban actuando ni más ni menos que de la forma más eficiente para justificar sus acciones y conservar el poder: aplicando las medidas que contenten al mayor número de ciudadanxs.

Y acabamos sufriendo realidades más o menos distópicas, preguntándonos de nuevo cuándo tomaremos conciencia y produciremos un cambio. Pero el cambio es precisamente ese: el que ya está aquí. Del otro cambio solo podremos decir que no fuimos capaces ni de esbozarlo.

Vuelve a vencer el miedo. Tanto arriba como abajo.

Si el 2 de mayo ya saldremos a la calle: qué más cambio quieres?

Responder
4
2
#58662 14:59 27/4/2020

Son extremadamente cobardes y encuesteros..Dieron el golpe de efecto que la gente, asustada por los medios, les pedía..Pero a la hora de reprimir no les ha temblado la mano, se han dado cuenta de lo cobardes que somos.

Responder
3
0
#58591 22:14 26/4/2020

¡Gracias por dar un poco de lucidez a este trampantojo! De verdad se agradece un poco de sensatez entre tanta noticia histriónica (esto va por los otros medios). Solamente apostillaría que la Ilustración no fue el triunfo de la razón, sino el del biopoder: el humano se convierte en objeto de estudio, es decir, tiene lugar el abono imprescindible para articular las modernas relaciones de poder. La ilustración es una ilusión contemporánea que sirve también al orgullo racista y colonial, pues se apoya en principios positivistas que colocan en jerarquía histórica y ontológica a las distintas culturas y etnias. Pero es lo de menos, el artículo es excelente. Gracias!

Responder
1
2
#58649 12:10 27/4/2020

Creo que pocos autores de la Ilustración has leído tú, amigx.

Responder
1
1
#58664 15:10 27/4/2020

No toda la ilustración es Biopolítica. Piensa en el socialismo o la democracia..

Responder
0
0
#58681 17:07 27/4/2020

Por supuesto que la Ilustración es un periodo histórico lleno de claroscuros y tienes razón en tus críticas. Sin embargo, es una etapa en la que suceden infinidad de cosas, se dan muchos cambios y se extiende abono para cultivar muchas ideologías nuevas, desde el socialismo utópico al anarquismo, pasando por el feminismo de Olympe de Gouges. Se impone la razón frente al oscurantismo de la religión. La Revolución Francesa y la posterior Comuna de Paris son consecuencias de esa etapa.

Responder
5
0
#58896 15:59 29/4/2020

El mayor peligro ahora es el abandono de la ilustración, tendencia que está latente en extremas derecha e izquierda

Responder
0
0
#58580 20:14 26/4/2020

Excelente artículo. Lo peor es que haya tardado 40 días en publicarse. En España quedará la indignidad de haber impuesto y aceptado a la policía con poderes extraordinarios, persiguiendo a la gente durante el confinamiento. Y lo peor es que esto procede de un Gobierno con Podemos, y ha sido asumido por la población mayoritariamente. En general se carece de conciencia política, de conciencia espiritual, y de ningún tipo de conciencia más allá del miedo.

Responder
6
2
#58545 16:19 26/4/2020

Gran artículo. Y un buen resumen de muchas cosas en las que necesitamos pensar -estemos mas o menos de acuerdo- para preservar nuestra autonomía de pensamiento y acción

Responder
9
2
#58538 15:40 26/4/2020

Gracias a El Salto y colaboradores por el trabajo de estas semanas. De los pocos medios que ha ido publicando artículos críticos y de calidad, de muchos temas: economía, infancia, ecología, sanidad, autoritarismo...

Responder
8
2
#58615 25:22 26/4/2020

Lo hizo tarde, pasado el 8m incluso se hacían artículos (que se retractaron) de un supuesto experto que no reconocía la pandemia

Responder
0
3
#58675 16:32 27/4/2020

No se entiende qué quieres decir.

Responder
1
0
#58513 13:08 26/4/2020

Clarisimo

Responder
4
2
#58508 12:13 26/4/2020

Por fin hay gente que va recuperando la inteligencia en españa.

Responder
12
3
#58494 7:44 26/4/2020

Gran Artículo,gracias

Responder
6
1
#58619 2:43 27/4/2020

Gracias por tanto sentido común, necesitaba leerlo entre tanta insensatez, miedo y falta de ecuanimidad. De verdad, gracias.

Responder
8
1

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesidad.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.