Coronavirus
El shock ha cambiado de bando

De la crisis del covid19 vamos a salir siendo una sociedad muy diferente, y hay motivos para pensar en que ese cambio va a ser positivo para las grandes mayorías. Si estados de shock colectivo como este se han venido utilizando para endurecer la dictadura neoliberal, esta vez la tendencia parece estar dirigiéndose hacia la solidaridad comunitaria y la colocación de la vida en el centro de la acción política.


Coronavirus y mascaras Madrid 16 marzo 01
Mujer aplaude junto a la gente de los balcones en homenaje al trabajo de los sanitarios, cuidadores. Byron Maher

La doctrina del shock es una estrategia política que consiste en aprovechar momentos de fragilidad para instalar en una sociedad una serie de reformas que cambien radicalmente sus estructuras. Históricamente ha sido monopolizada por el capitalismo más fundamentalista, que la ha perfeccionado hasta el punto de lograr provocar esas etapas de debilidad a su antojo, por medio de crisis sistémicas diseñadas por las mismas personas que, a la postre, se repartirán los beneficios resultantes del nuevo régimen socioeconómico implantado.

Su complejidad es extensa, pero existen dos pilares fundamentales sobre los que empezar a colocar el resto de piezas: llevar el sufrimiento hasta cotas que rayen en lo insoportable y bombardear la opinión pública con propaganda para que los dogmas del libre mercado sean concebidos como la única salida posible del abismo. De esta forma, la ciudadanía quedará despojada de toda capacidad de respuesta ante las reformas propuestas, inmersa en un dolor que obliga a agarrarse a cualquier asidero. Convenientemente, el otro precepto hará que la única mano tendida sea la del neoliberalismo.

“Esta crisis histórica llega en un momento en el que el progresismo está notablemente presente entre las ideas que flotan en el pensamiento colectivo”

Sin embargo, estos carroñeros del dolor ajeno se han visto sorprendidos por la aparición del Covid-19 y todo lo que ha supuesto. El desolador panorama que ha dibujado este microscópico virus es inalcanzable para los ingenieros del sufrimiento y, por ende, un escenario ideal sobre el que representar, por enésima vez, su obra de teatro particular. Por desgracia para ellos, esta crisis histórica llega en un momento en el que el progresismo está notablemente presente entre las ideas que flotan en el pensamiento colectivo. Es cierto que vivimos un intento de reencarnación de los fascismos que asolaron el mundo en los años 30, pero tampoco se pueden ignorar los sólidos movimientos antifascistas que han surgido en respuesta a este auge de la extrema derecha, incluso entre el conservadurismo en lugares como Francia y Alemania.

Una oportunidad irrepetible

Concretamente, España vive su primer Gobierno con verdaderos tintes izquierdistas desde hace más de ocho décadas, y la sensibilidad del pueblo tiende a la apertura, a la inclusión y a la transigencia. Lo público gana fuerza en los debates referidos a la educación o la sanidad, el movimiento feminista es inmenso y transversal —pese a quien le pese—, la crudeza de las políticas inmobiliarias criminales ha creado un tejido antidesahucios fuerte y, en líneas generales, el progresismo está muy presente.

Teniendo en cuenta que crisis de este calibre suelen desembocar en nuevos órdenes sociales, se presenta una oportunidad inmejorable para exigir al Gobierno que deje constancia de su compromiso con el establecimiento de una vida digna para la gran mayoría. El paquete de medidas que va a movilizar hasta 200.000 millones de euros para paliar los efectos más duros de esta crisis es un paso importante, pero si se observa con suficiente perspectiva se trata de un parche diseñado específicamente para un momento como el actual. De esta forma, cuando todo pase, el funcionamiento del sistema podría mantenerse incólume, generando la misma esclavitud precaria que hasta ahora.

“Teniendo en cuenta que crisis de este calibre suelen desembocar en nuevos órdenes sociales, se presenta una oportunidad inmejorable para exigir al Gobierno que deje constancia de su compromiso con el establecimiento de una vida digna para la gran mayoría”

Las ayudas están destinadas, principalmente, a evitar el hundimiento de grandes empresas. Lógicamente esto beneficia de forma directa a la clase trabajadora, pero hace falta tomar decisiones de carácter microeconómico que permitan a tantos miles de familias dejar de sobrevivir y empezar a vivir con un mínimo de dignidad. Es decir, se debe poner todo el énfasis en no abandonar el cambio de enfoque gubernamental que este paquete de medidas representa: del laissez-faire más inhumano a la asunción de que el Estado tiene responsabilidad en el bienestar de las personas sobre las que recae su gestión. En este sentido, la mejor noticia posible es la existencia de ministros del PSOE que confrontan con la idiosincrasia de Nadia Calviño, hija predilecta de la doctrina de Washington encarnada en el FMI.

La batalla enfrenta a los devotos de la dictadura de la deuda con aquellos que consideran que, más que las estadísticas financieras, lo relevante es la vida de las personas. Si se piensa en frío, parece inconcebible que existan cerebros en los que los platos de comida, el calor de los radiadores en enero, el pago del alquiler o la tensión irrespirable que se palpa en cualquier hogar que atraviese problemas económicos sean solo cifras de gasto en las que recortar; pero lo cierto es que no solo se dan casos reales de este fenómeno, sino que muchos de ellos se encuentran en puestos desde los que se toman decisiones que afectan al rumbo de la sociedad humana al completo.

El Gobierno tiene la oportunidad de dar un paso adelante y colocar la vida en el centro del debate político. ¿A quién le importan las advertencias del FMI cuando hay cientos de miles de personas al borde —cuando no se han precipitado ya— del abismo de la pobreza más cruda? Es innegable que existe una infinidad de obstáculos que hacen de esta decisión un auténtico suplicio para quien debe dar la cara ante ciertas instituciones, ¿pero acaso es menos evidente que se trata de una dicotomía en la que solo un psicópata optaría por abandonar tantas vidas a una existencia miserable? ¿Cuánto dolor, cuánta muerte más vamos a permitir en nombre de la sagrada deuda?

El miedo no cabe cuando hay solidaridad

La solidaridad es, para la izquierda, el equivalente a la manipulación y el shock para la derecha; es decir, una suerte de pegamento que permite fijar con firmeza los cambios que modifican, en mayor o menor medida, el orden social, económico y político que rige a una población en concreto. Por eso es tan importante poner en valor ese sentimiento de unidad que está floreciendo en los hogares españoles. Unidad como concepto que acoge, apoya y empodera, frente a esa unidad de pulsera que quiere definir un “nosotros” para justificar la humillación de “ellos”. Cabe preguntarse para qué sirve ese orgullo patrio, supremacista y xenófobo en estos días, cuando Hazal, la vecina de abajo a la que siempre miras con recelo por su procedencia, se ofrece a cuidar a los más pequeños del edificio mientras los padres y las madres vais a trabajar, obligados por un jefe tan español como vosotros al que poco le importa el riesgo de contagio.

Una dosis suficiente de shock provoca un sufrimiento del que se deriva el caldo primigenio para el neoliberalismo: la debilidad social. Si no hay cohesión en la ciudadanía, es muy probable que se pueda tomar cualquier decisión, por fatídica que sea, sin que exista una resistencia popular a la que enfrentarse. Pero el Covid-19 está siendo una crisis diferente. Y bendita diferencia.

De pronto, todos y todas estamos en el punto de mira, la fragilidad de nuestros cuerpos expuesta, y no hay un chivo expiatorio sobre el que fijar las miradas. Sin culpable, no hay rabia, pues esta es un sentimiento irremediablemente ligado a aquel. Sin rabia, lo que queda es miedo, y la búsqueda de refugio lleva a nuestras mentes a lo más profundo de su naturaleza, un lugar en el que necesitamos del calor social para sentirnos seguros. Es ahí, en esa esencia siempre ignorada por la desazón vital de esta superficialidad angustiosa, donde aparece la solidaridad. Y su poder es inmenso: nada ni nadie sería tan capaz de retenernos en casa como lo está haciendo el sentimiento de responsabilidad por el bienestar ajeno. 

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases

La expansión de la pandemia del coronavirus, que ha provocado la declaración en nuestro país del Estado de Alarma, la intromisión más acusada en los derechos individuales de los ciudadanos desde la caída del franquismo, está mostrando, en su más palmaria brutalidad, las contradicciones sociales principales del capitalismo terminal. 

La clave ahora está en consolidar todo este tejido social que se está construyendo y que, si queréis, podéis imaginar como una mascarilla —si aún no han agotado todas las existencias también en vuestra imaginación— ante el mortal virus del capitalismo neoliberal. Lo que hoy son calles vacías, mañana serán ríos de cauce imparable ante la enésima ofensiva neoliberal. Lo que hoy son aplausos a los auténticos héroes y heroínas de esta historia, mañana serán gritos contra los villanos que tanto tiempo llevan gobernando. La sociedad española —y la de otros muchos lugares— se ha unido contra un enemigo externo, demostrando que la unión nos convierte en imparables; ¿qué nos impide ahora unirnos contra el enemigo interno?

El miedo lleva demasiado tiempo siendo la herramienta hegemónica para los cambios sistémicos. El shock, su shock, ha funcionado a las mil maravillas a la hora de pulverizar la conciencia comunitaria de naciones enteras; sin embargo, la naturaleza —en un alarde de justicia poética, pues en solo tres días de confinamiento, la contaminación ha descendido en un 50% en Madrid y Barcelona— ha querido que, en este caso, el shock no sea pactado en lujosos despachos para afectar solo a las mayorías más desfavorecidas. El shock ha cambiado de bando; y este, el nuestro, une en lugar de dividir. Solidariza en vez de aterrorizar. 

Relacionadas

Agroecología
Un centenar de organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

Más de cien colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Coronavirus
La gestión desastrosa del BM y el FMI

En lugar de suspender los pagos para paliar las consecuencias del Covid-19, El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional aumentan la deuda de los países que dicen ayudar

Coronavirus
Cacerolas por una renta básica de cuarentena

Este lunes 30 de marzo, la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad convocaba una cacerolada para exigir la aplicación urgente y sin trabas burocráticas de una renta básica de cuarentena. 

14 Comentarios
#51992 20:38 23/3/2020

Ojalá las mayorías se libren de los guías y tutores de la izquierda

Responder
0
0
#51772 10:32 23/3/2020

Se te ha olvidado que lo peor está por llegar: que es que cuando llegue la pandemia a las favelas y sitios del del tercer mundo lo de China e Italia será un aperitivo

Responder
0
0
#51729 3:41 23/3/2020

Yo también debo ser una "ilusa" pero ¿no son los "ilusos" los que han conseguido las grandes cosas... Otra cosa es l@s que pensáis que "todos son iguales" y no, no todos son iguales. Yo, a pensar de toda esta mierda, espero que nos haga reflexionar un poco y no limitarnos a seguir enfadad@s o más bien, acojonados, y solo sacar las garras a l@s que pensamos que las cosas pueden mejorar. "No hay nada como ser "rico" para que te salgan abogados "pobres" Pobres emocionales. Conformistas de la mediocridad y la "esclavitud" a donde nos ha traído esa mala energía (por no decir esa maldad). Aplaudo mucho tú artículo y sobre todo, tú empatía y compromiso con el mundo🙏👏👏👏

Responder
3
0
#51693 24:41 22/3/2020

Pues muy acertados todos los comentarios.
1. Las crisis son una "oportunidad"
2. No podemos ser ilusas/os con respecto al poder

Por ahora yo entiendo que lo único que nos cabe es precisamente extender esa idea. Hay que desconfiar del gobierno porque con independencia de su "color" no es soberano ni en el Estado español ni en ningún lugar del planeta todos dependen del orden global neoliberal y de sus "juegos de poder". Si este escepticismo se extendiera a pesar de no tener una cultura sindical como señala un compa, y de que solo lo creamos unas "pocas" quizás se habría ganado algo. Por el camino las muertes a pesar de todo las pone el pueblo.

Responder
4
1
#51817 12:39 23/3/2020

Vete a mirar mundo desconocido anda

Responder
0
0
#51658 23:10 22/3/2020

Estáis tan perdidos algunos... esto es otro shock idéntico a los que ha habido antes, y veremos al gobierno "de izquierdas" aplicar las medidas neoliberales como ya se hizo en Grecia.

Para esperar un resultado diferente habría que tener una cultura sindical y combativa que no tenemos desde hace mucho.

Responder
6
0
#51760 8:40 23/3/2020

Tu si que estas perdido, vete a mirar mundo desconocido

Responder
0
3
#51795 11:34 23/3/2020

¿Es que acaso en mentira que los gobiernos de izquierda como el de Grecia aplicasen las medidas neoliberales? ¿acaso es mentira que cualquier gobierno a la hora de la verdad termina cumpliendo su función de proteger al capital y garantizar sus derechos de explotación? Esto es los más básico de nuestro sistema... si no entendemos ni eso mal vamos... Quizás tú con tu falta de argumentos si que deberías ir a mundo desconocido...

Responder
2
0
#51617 20:37 22/3/2020

Esto es como cuando estás empachado, que crees que no vas a comer nunca más, pero en cuanto te recuperas vuelves a zampar porquerías.
Pensar que esta pandemia va a volver más solidaria a la gente es de ser muuuy iluso.

Responder
4
2
#51761 8:41 23/3/2020

Exacto, nos joderemos unos a otros como si nunca hubiera pasado la pandemia

Responder
1
1
#51498 14:41 22/3/2020

lo que pasa es que los que creemos que el mundo será distinto ,( que a partir de ahora la seguridad social será prioritaria , que las empresas no funcionan sin sus trabajadores , que es el pueblo el que mueve el mundo .) eso sólo lo creemos nosotros , los que no tenemos el poder de cambiar nada . l

Responder
4
2
#51762 8:42 23/3/2020

Buenismo a la hoguera

Responder
2
0
#51407 9:18 22/3/2020

toda crisis es una oportunidad para el cambio, depende de como se gestione

Responder
2
0
#51398 7:31 22/3/2020

Es una mirada muy interesante. No hay que perder de vista tampoco el efecto que va a tener la sacudida con efectos devastadores que va a producir la llegada del pequeño covid19 a un país como EE.UU con niveles insurrecionales de pobreza, precriedad y desigualdad en medio de un proceso electoral presidencial.

Responder
2
0

Destacadas

Coronavirus
Trabajadores sanitarios denuncian que son forzados a reutilizar EPI pese a existir reservas

Personal hospitalario del sur de Madrid denuncia que las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid los están forzando a reutilizar equipos de protección individual (EPI) y emplear material no homologado para tratar a las personas enfermas por coronavirus a pesar de tener existencias de reserva en los almacenes.

Coronavirus
Cuáles son los servicios considerados esenciales que se quedan fuera del “retribuido recuperable”

Los repartidores de Amazon y los empleados de Correos seguirán trabajando. El real decreto publicado en el BOE recoge la regulación de los llamados “permisos retribuibles recuperables” y la lista de servicios esenciales que no pueden acogerse a él.

Laboral
Respuestas legales sobre el “permiso obligatorio retribuido” y cómo afecta a los trabajadores

El Real Decreto-ley que establece la “bolsa de horas” a recuperar como consecuencia de la suspensión de sectores no esenciales pone la negociación colectiva en el centro del tablero. La negociación colectiva es obligatoria, por lo que no tiene cabida el pacto individual empresa-trabajador.

Coronavirus
La gestión desastrosa del BM y el FMI

En lugar de suspender los pagos para paliar las consecuencias del Covid-19, El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional aumentan la deuda de los países que dicen ayudar

Coronavirus
Los sindicatos de inquilinos llaman a la huelga de alquileres a partir del 1 de abril

Los sindicatos de inquilinos denuncian que las medidas que baraja el Gobierno para enfrentar el impacto del virus dejan intactos los intereses del lobby inmobiliario y llevarán al endeudamiento de las familias más vulnerables. Llaman a la huelga de alquileres en todo el territorio a partir del 1 de abril.

Coronavirus
La Unión Europea, a medio pulmón
Las instituciones de la Unión Europea desarrollan toda su capacidad retórica para esquivar el hecho de que ni está ni se espera una respuesta común y solidaria a la crisis provocada por el covid19.
Tribuna
Covid19: por qué la sociedad va ganando

Esta emergencia sanitaria es, probablemente, la primera ocasión donde una acción gubernamental mundial se regula en tiempo real por presión de la opinión pública. El gobierno resistirá porque tiene la respuesta correcta a la pregunta clave: ¿Es la sanidad pública quien nos está salvando de esta emergencia sanitaria?

Coronavirus
Xi Jinping emerge como líder mundial en la lucha contra el coronavirus

China ayudará a luchar contra el covid19 a casi un centenar de países. Se erige así como actor fundamental en la lucha contra la pandemia después de haber ocultado datos y silenciado a médicos en el inicio de la crisis. 


Coronavirus
Denuncian abuso policial en la calle San Francisco de Bilbao
La Coordinadora de grupos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala y SOS Racismo Bizkaia denuncian un abuso policial de la Ertzaintza en la calle San Francisco, en Bilbao.

Últimas

Agroecología
Un centenar de organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

Más de cien colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Coronavirus
Cacerolas por una renta básica de cuarentena

Este lunes 30 de marzo, la Marea Básica contra el Paro y la Precariedad convocaba una cacerolada para exigir la aplicación urgente y sin trabas burocráticas de una renta básica de cuarentena. 

Coronavirus
Se activan los mecanismos de culpabilización social

¿Podría ponerse en tela de juicio este modelo bajo el riesgo de que un efecto cascada provocase el colapso del castillo de naipes de la doctrina liberal? Desde la óptica del poder esto es inaceptable, y por ello la activación de la fase de culpabilización social.

Coronavirus
Las trabajadoras del hogar se organizan durante la pandemia

La falta de concreción y consideración hacia las trabajadoras domésticas en los sucesivos anuncios del Gobierno enfocados a paliar la crisis del covid19 ha obligado al colectivo a organizarse y prestarse apoyo mutuo. 

Memoria histórica
La izquierda se despide de Chato Galante, un emblema de la memoria antifranquista

Activista de la lucha antifranquista, torturado en cuatro ocasiones por la policía del régimen, Galante se volcó en la última década de su vida en la búsqueda de una memoria histórica basada en la verdad, la justicia y la reparación. El reconocimiento a su trabajo y su experiencia ha sido unánime cuando se ha conocido su fallecimiento.

Migración
Nyango: atrapadas en Marruecos

¿Cómo es la vida de las mujeres migrantes a las puertas de Europa? En Marruecos, ser migrante, mujer y negra no es fácil, pero, si además eres pobre, se convierte en un infierno.

Agroecología
La realidad invisible de la producción agroecológica
Muchas las personas que siguen con su actividad laboral, sosteniendo, de forma invisible (mejor dicho, invisibilizada), nuestra vida.