Coronavirus
Si está el enemigo, que se pase por la retaguardia

Esta situación evidencia el protagonismo de todas las personas que “sostienen” y “cuidan”: cuando se habla de guerras, a menudo olvidamos que existen en ellas esos otros actores que curan, alimentan, sostienen, animan, limpian, comunican.

Rueda Prensa Covid19 30 Marzo 2
Intervención del comisario principal Jose Ángel González, director adjunto operativo de la Policía. La Moncloa
¿De qué guerra se puede sentir parte esa mujer de 85 años que está aislada en un piso y quizá cuenta con las visitas voluntariosas de unas vecinas que le dejan vituallas cada dos días? ¿Qué guerra hay para ese conductor del transporte público o para aquella otra que transporta mercancías doblando turnos desde hace dos semanas? ¿Cuál es la guerra para los millones de niños y niñas que llevan ya tres semanas privados de la luz del sol, de sus rutinas y la compañía de otros niños? El estado de alarma parece estar hecho de un día amontonado con otro día, que llevan adjuntos una ristra de datos amontonados sobre los datos del día anterior, con la cifra creciente de fallecidos: que es, de todo esto, lo único que lo hace semejante a una “guerra”.

Un señor uniformado aparece en el televisor y nos dice “todos somos soldados”. La extrañeza cunde entre nosotras, las que estamos en redes y las que no, 48 millones de personas intentando adaptarse al confinamiento obligatorio. Miramos a un lado y a al otro, y no vemos nada parecido a una guerra —hasta que aparecieron destacamentos militares por las calles, y entonces—.

La arenga bélica no conmueve a los millones de trabajadoras y trabajadores que están llenando las cifras de paro con ERTE movilizados desde todos los sectores; tampoco tranquiliza o insufla ánimos a las que están viendo a sus familiares ancianos morir por la inacción y colaboración de los responsables de residencias de la tercera edad: casi un 30% de los fallecidos con coronavirus en España vivían en residencias y no fueron tratados. No se ve la guerra. O sí.

En una película de acción catastrofista, noticias como la de esas muertes en soledad aparecerían en unos pocos segundos, retransmitidas en el relleno de un noticiario, mientras el héroe (de acción) entra al baño después de una dura jornada de pelear con los malos: al principio lo veríamos de espaldas, al cabo descubriríamos que es el mismo militar que dio la rueda de prensa pidiendo heroísmo a todo el mundo. Aprieta la mandíbula, aguanta las lágrimas.

En la presente tragedia difícilmente somos “soldados” los millones de anónimos que aguantan la respiración, se preparan para otro día igual al anterior, comprueban la despensa, o intentan aportar  conocimientos, habilidades o apoyo logístico a quienes no pueden salir de casa

Pero estamos muy lejos de esa película; nos sentimos muy ajenos a los héroes de acción. Quizá haya quien necesite de la idea de “heroísmo” para aplicarse serios recortes a la movilidad o las libertades individuales, pero no pasa así con quienes lloran a distancia la muerte de sus familiares, ni tampoco, probablemente, necesiten de ello médicos, enfermeras, celadores, personal de limpieza de los hospitales, que siguen haciendo su trabajo como antes del estado de alarma, en circunstancias más duras. La idea de “heroísmo” estaría atada a una “causa”, y esta es difícil de encontrar. En la presente tragedia difícilmente somos “soldados” los millones de anónimos que aguantan la respiración, se preparan para otro día igual al anterior, comprueban la despensa, o intentan aportar  conocimientos, habilidades o apoyo logístico a quienes no pueden salir de casa. Un virus recorre el planeta, enferma y mata a personas: qué hagas con ello es lo único que importa.

Sin heroísmo y sin causas, esta “guerra” carece de épica. En la guerra sin metáforas hay pocas cosas épicas, basta una pequeña incursión en la literatura: desde hace días no puedo dejar de pensar en la novela de Ricardo Fogwill Los pichiciegos sobre la ocupación argentina de las Malvinas: es un relato centrado en la infantería, los mismísimos soldados rasos que no saben a qué se los echa, y de esa lectura recuerdo la miseria, las esperas interminables, decisiones sin sentido, destrozos de los cuerpos , más esperas, más miseria y mucho, mucho caos...

Esto que estamos viviendo es prácticamente su reverso: infectado, enfermo, sin oxígeno, cuidando a un enfermo, cuidando a los niños, cuidando porque es tu trabajo, yendo al trabajo que todavía es necesario, perdiendo el trabajo o aguantando la respiración en un piso de 40 metros cuadrados en el que has quedado confinada, entreteniendo a otros miembros de la familia, enfrentando la aridez para llenar la despensa, promoviendo la red de apoyo del barrio, charlando por teléfono con los cuatro amigos que se han puesto en cuarentena com síntomas. O muriendo a las puertas de una UCI saturada. El reverso de todo ello está hecho de enormes cantidades de tiempos muertos, encierro, soledad, fiebres, personas que sufren aislamiento o enfermedad, pulmones que colapsan y cientos de millones de gestos para atender dolencias del cuerpo y del alma. Esto... quizá es una guerra sin épica.

Que el treinta y tantos por ciento de las víctimas en España del virus sean personas que se encontraban en residencias privadas o concertadas y no recibieron atención ni fueron trasladados a hospitales es solo un síntoma de lo que hemos permitido

Asumiendo que el “coronavirus” no quiere “enseñarnos” nada, hay algo que emerge de facto en esta crisis, paulatinamente a lo largo del globo: la pandemia tiene efectos desiguales porque partimos de situaciones desiguales. Si aceptásemos el marco de la guerra (global), tendríamos que admitir que nuestro enemigo no es este virus, sino otra cosa que se puso en marcha mucho tiempo atrás para sacar provecho de nuestra vulnerabilidad y lucha por la vida. Si esto es una guerra, para muchas comenzó mucho antes. Que el treinta y tantos por ciento de las víctimas en España del virus sean personas que se encontraban en residencias privadas o concertadas y no recibieron atención ni fueron trasladados a hospitales es solo un síntoma de lo que hemos permitido. Que especularan con nuestras vidas, con los cuidados que se merecen las personas mayores o dependientes, que dejásemos en manos privadas salud y atenciones. Son víctimas de un maltrato antiguo, de una guerra que el capitalismo emprendió hace décadas contra la vida digna; a ellos los encontró el virus en medio de una indefensión y abandono casi absolutas.

Sectores esenciales para el mantenimiento de la vida han sido depredados durante décadas, cuando no directamente privatizados. Actividades de nulo reconocimiento se revelan vitales —la limpieza, la higiene, el cuidado personal, la atención a los dependientes y ancianos, la sanidad—: quienes están salvando vidas son quienes ya, anteriormente, cuidaban. Nadie los consideraba héroes.

A esa lucha por el sostenimiento y dignificación de la vida, que encarnan muchas personas —los sanitarios, y otros muchos más— no se suele mirar. Es esta situación —¿de ¿excepcionalidad? de ¿catástrofe?— la que pone de relieve todos esos gestos y les hace adquirir la dimensión que deberían tener en cualquier otro momento, en cualquier “normalidad”.

Y es esta situación la que evidencia el protagonismo de todas aquellas y aquellos que “sostienen” y “cuidan”: cuando se habla de guerras, a menudo olvidamos que existen en ellas esos otros actores que curan, alimentan, sostienen, animan, limpian, comunican.

Quienes están mostrando fatigosamente su relieve e importancia en esta emergencia estuvieron siempre ahí, y si queréis que lo llamemos “guerra”, ellas y ellos son la retaguardia. La vital retaguardia

La “guerra” es el paradigma capitalista que amenaza nuestras vidas y las hace pasearse por la cuerda floja de la precariedad casi en cualquier parte del mundo y de la escala social. La guerra comenzó mucho tiempo atrás y la epidemia solo lo pone todo al trasluz. La epidemia que no nos “quiere decir nada” revela muchas cosas, y una de ellas es que estaban especulando y jugando a los dados con las necesidades primarias de nuestros cuerpos, a todos los niveles. Y es así a lo largo y ancho del planeta. Quienes están mostrando fatigosamente su relieve e importancia en esta emergencia estuvieron siempre ahí, y si queréis que lo llamemos “guerra”, ellas y ellos son la retaguardia. La vital retaguardia.

Relacionadas

Coronavirus
Ayuso podría ser investigada por el Supremo por la querella criminal sobre las residencias
Instrucción traslada la investigación sobre Ayuso y las negligencias ocurridas dentro de los geriátricos hasta el alto tribunal, por su condición de aforada.
Coronavirus
Sanidad acepta todas las peticiones de las comunidades para avanzar en la desescalada

A partir del próximo lunes ninguna comunidad autónoma estará ya en fase 1. Más de la mitad del territorio entrará entonces en la última fase de la desescalada, que permite a los presidentes autonómicos decidir sobre sus zonas y flexibilizar medidas.

Palestina
53 años tras la Naksa, el virus racista en Palestina e Israel
Tras la Nakba de 1948, la Naksa de 1967 supone una nueva tragedia de matanzas y usurpación inserta en la lógica sionista de maximalismo y voracidad territorial sin límites.
3 Comentarios
#55592 17:11 6/4/2020

Una de las pocas notas positivas que podemos sacar de esta terrible crisis social, sanitaria y económica, es la apreciación social que han adquirido los servicios públicos. La vital importancia que poseen, tanto sanidad como cuidados, en la dignidad de los trabajadores. Porque el capitalismo siempre ha sido el enemigo de la vida libre, con su libre comercio

Responder
2
0
#55587 17:03 6/4/2020

España: 4000 millones de euros para Sanidad, 18.000 millones para presupuesto militar. Ya sabeis donde está el dinero para médicos y respiradores

Responder
3
0
#55640 21:28 6/4/2020

Es lo que tiene el estar en la OTAN imperialista...
Entre ese gasto desmedido e inútil, más el gasto religioso y evasión fiscal de la iglesia, se podría conseguir un estado social más sólido y universal

Responder
0
0

Destacadas

Crisis climática
Una hoja de ruta verde y justa para salir de la crisis

Las plataformas 2020 Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima convocan movilizaciones para este viernes 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin reivindicar una salida del parón económico actual que ponga la justicia social y climática en el centro.

Coronavirus
Sanidad acepta todas las peticiones de las comunidades para avanzar en la desescalada

A partir del próximo lunes ninguna comunidad autónoma estará ya en fase 1. Más de la mitad del territorio entrará entonces en la última fase de la desescalada, que permite a los presidentes autonómicos decidir sobre sus zonas y flexibilizar medidas.

Coronavirus
Ayuso podría ser investigada por el Supremo por la querella criminal sobre las residencias
Instrucción traslada la investigación sobre Ayuso y las negligencias ocurridas dentro de los geriátricos hasta el alto tribunal, por su condición de aforada.
Estados Unidos
Pablo Bustinduy: “Una segunda presidencia de Trump pertenece al orden de la amenaza civilizacional”

El exdiputado Pablo Bustinduy reside actualmente en Estados Unidos, donde ejerce como profesor. Bustinduy, que participó en la campaña de apoyo a Bernie Sanders en las primarias demócratas, analiza las consecuencias del estallido social derivado del asesinato de George Floyd y la gestión de la crisis del coronavirus.

Cine
La ficción audiovisual en la era del covid-19

La hecatombe provocada por el coronavirus ha removido las placas tectónicas del tejido cultural global. El cine no ha esquivado la tremenda sacudida. Ahora los principales interrogantes se ciernen sobre esta fase de reactivación de los rodajes con la que se pretende aliviar la atrofia muscular del sector. Hablamos con algunos cineastas de relevancia de nuestro territorio para que arrojen algo de luz al respecto de la ficción cinematográfica venidera y el difícil trance hacia el horizonte más inmediato.

Corrupción
Las patrias en guerra de Pablo Iglesias y Pablo Casado

La auténtica gravedad del caso Villarejo y las cloacas del Estado es que este maniobró contra la ciudadanía en su conjunto para adulterar la competición electoral, fundamento primero de la democracia.

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: autogestionar la comida y la vida

El analista y periodista Raúl Zibechi relata el día a día de los proyectos de apoyo mutuo para garantizar el derecho a la alimentación en Montevideo (Uruguay) en una nueva entrega de la serie “Movimientos en la pandemia”.

Últimas

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Casas de apuestas
PP, Cs y Vox rebajan impuestos a las casas de apuestas de Madrid

El acuerdo aprobado por las derechas, con la abstención de Más Madrid y PSOE, elimina también la medida que, con la intención de mantener el empleo, condicionaba la bajada del IBI y el IAE a que no realizaran despidos.

Violencia machista
Las víctimas de violencia machista en Elche se quedan sin atención psicológica

La atención a víctimas de violencia machista se ha declarado un servicio esencial durante el estado de alarma. Sin embargo, la atención pública psicológica a las mujeres que la tenían asignada en Elche cerró sin previo aviso y sigue sin fecha de reanudación.