Agroecología
El trasfondo de los mercados agroecológicos

El mayor reto al que nos enfrentamos como consumidores y consumidoras es saber distinguir, entre los muchos productos que se nos ofrecen, aquellos que generen el impacto que buscamos. Mercados como Faro, en Madrid, surgen ante la necesidad de visibilizar iniciativas locales que más allá del beneficio económico, buscan sensibilizar al consumidor sobre aspectos socioambientales.

Faro Agroecológico Madrid
Charla desarrollada dentro del Faro Agroecológico de Madrid Silvia Majo

publicado
2019-03-27 09:00

Hace calor en Madrid para ser una mañana de marzo. Las mesas comienzan a montarse, los puestos se llenan de productos locales elaborados por productores y productoras que, como cada primer domingo de mes, descargan sus productos para mostrarlos en Faro Agroecológico, el mercado campesino organizado por Madrid Agroecológico en el Paseo del Prado.

Si algo caracteriza el sistema actual son, no solo las nuevas formas de consumir, sino la reestructuración y diversificación del sistema capitalista orientada a obtener nuevos nichos de mercado y satisfacer las nuevas demandas. La segmentación de los mercados y la diferenciación de productos y servicios ha servido para fagocitar iniciativas que surgían de la inquietud de saber cómo se ha producido lo que estamos comprando.

Cada vez es más fácil encontrar productos ecológicos. Podemos ir a grandes superficies y encontrar productos BIO en las estanterías, utilizar cremas corporales hechas a partir de productos naturales de muchas marcas convencionales, acceder a una amplia oferta gastronómica orientada a la alimentación sana, ecológica. Se organizan mercados de productores, ferias y festivales dedicados a toda una suerte de productos y servicios para llevar una vida «saludable», pero… ¿Sabemos los consumidores y las consumidoras lo que estamos comprando? ¿Qué motivos tenemos para adquirir este tipo de productos y servicios?

Y es que esta oleada de propuestas, sobre todo aquellas relacionadas con la alimentación, están confundiendo al consumidor. El sistema capitalista y neoliberal en el que vivimos ya se ha encargado de fagocitar iniciativas que lo que realmente buscan es revertir los patrones consumistas actuales. De ahí las nuevas funciones subjetivas del consumo. A diferencia del consumo a la antigua, que visibilizaba el estatus económico y social de las personas, actualmente comprar expresa diferencias de edad, gustos particulares, así como nuestra identidad personal. Buscamos que un producto, más allá de su función utilitarista, genere un impacto positivo en nosotros y en nosotras. Con este propósito, se ha reducido el mensaje de todos estos nuevos productos a un fin meramente antropocéntrico, donde lo único que parece interesar es su impacto sobre nuestra salud y nuestro bienestar.

Las nuevas demandas sociales relacionadas con la trazabilidad de los productos, esto es, con cómo se han producido y cómo han llegado hasta nosotras, así como del impacto que generan, sobre todo en nuestra salud, se han convertido en un nuevo mercado al que orientar las formas de producción.

Un ejemplo de ello es la proliferación de productos ecológicos. Asistimos al cambio de superficies de cultivos convencionales por otros en ecológico, pero que se siguen caracterizando por ser grandes extensiones de monocultivos, altamente mecanizados, que utilizan gran cantidad de insumos externos (agua, fertilizantes y herbicidas orgánicos…), y que no hacen más que perpetuar un sistema de producción basado en el beneficio económico a través de la explotación de los recursos. Además, en este modelo, se siguen beneficiando las grandes explotaciones; aquellos que se pueden permitir abaratar costos al ser una producción a gran escala y normalmente deslocalizada, más rentables por tener mayores ventajas competitivas en el contexto de la economía de mercado actual. El pequeño productor es el que sigue teniendo que asumir las regulaciones como puede, el que sigue teniendo problemas para acceder a la tierra, para emprender una modesta iniciativa, que va más allá del simple beneficio económico, percibiendo precios que apenas sirven para cubrir los costes de producción.

Otro ejemplo serían los mercados de productores, tan de moda en nuestros días, a los que el pequeño productor no puede acceder por las tasas prohibitivas o las dificultades en el transporte de la producción.

Quizás, como consumidores y consumidoras, nos hemos acomodado a acceder a todo tipo de productos, aunque no sean locales ni de temporada, de forma fácil y rápida, y a elegir el precio que mejor se acomoda a nuestro bolsillo. Sin embargo, haría falta preguntarse qué implica, por ejemplo, comer algo que no es de temporada o por qué podemos comprar alimentos tan baratos en comparación con otros cuyo proceso de producción, aunque aparentemente igual, conlleva mayores costos por que la forma en la que se ha obtenido implica la sostenibilidad en sus tres pilares: social, ambiental y económico.

En nuestra inquietud sobre cuestiones relacionadas con la soberanía alimentaria, hemos sido instrumento del sistema para sectorizarnos y ser otro nicho de mercado al que poder vender productos bajo la etiqueta ecológica. Hemos apaciguado nuestra conciencia y hemos dado la espalda, sin querer, a todas aquellas iniciativas que luchan por desarrollar una actividad que, más allá de generar beneficios económicos, genera un impacto social y ambiental positivo.

Muchos de los proyectos agroecológicos buscan fortalecer el sector agroalimentario, sobre todo en un contexto rural, en el que desarrollar una actividad empresarial incide en la dinamización de la economía local. Se trata de abordar cuestiones relativas al sistema agroalimentario de forma que se asegure la inclusión, la equidad y el respeto por la naturaleza y sus tiempos.

En este contexto surge Faro Agroecológico como iniciativa que busca, sobre todo, transmitir la importancia de tomar conciencia sobre lo que implican nuestros actos de consumo. Este mercado promueve la agroecología como máxima, utilizando la alimentación y su base productiva como instrumento de transformación social.

Los productores y productoras que participan en Faro promueven un trato cercano y directo con el consumidor, basado en relaciones de confianza. Es decir, que al adquirir un producto, tengamos la seguridad de saber qué y quién hay detrás de la producción del mismo. Muchos de los productos que compramos como BIO o ecológicos, cumplen con los estándares para certificarse como tal, pero no nos hablan de las condiciones en las que se han producido, envasado y transportado. Sin embargo, cuando compramos en Faro, podemos entender que impacto generamos con nuestra compra: estamos promoviendo economías locales y respetuosas con el entorno, que más allá del beneficio económico, buscan el beneficio ambiental y social.

Mercados campesinos como Faro muestran que es posible generar espacios donde podemos acercarnos a conocer las diferentes propuestas alternativas a los patrones de producción y consumo preponderantes, y poder plantear nuestros interrogantes a aquellas personas que, con sus iniciativas, intentan demostrar que se puede desarrollar una actividad económica desligada del modelo extractivista actual. Informarnos y repensar el motivo por el que accedemos a este tipo de propuestas parece ser prioritario en un contexto en el que cualquier iniciativa alternativa al sistema es aprovechada como oportunidad de venta. Recuperemos nuestro poder de transformación.

Nunca antes consumir había sido tan político.

LA HUERTA LLEGA AL CENTRO DE MADRID
El mercado campesino Faro Agroecológico se celebra en Madrid una vez al mes, en el Paseo del Prado a la altura de la fuente de Apolo. Este mercado, organizado por Madrid Agroecológico, ofrece además talleres y charlas gratuitas sobre temas relacionados con la agroecología y el impacto de nuestros patrones de consumo en el entorno y es que cada Faro está enfocado a una temática específica. El próximo mercado campesino tendrá lugar el día 14 de abril.

 


Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Relacionadas

Agroecología
La producción ecológica se estanca en Extremadura
Solo un 3,8% de su superficie agraria en Extremadura está certificada en ecológico.La Junta no está contribuyendo a la generación de empleo ligado a la producción ecológica
Brasil
Imaginar Brasil

La izquierda latinoamericana no ha sabido construir una alternativa económica, desde la que acumular poder político y construir una nueva propuesta de sociedad.

Agroecología
Renta básica agraria, una revolución rural

¿Qué pasaría si las administraciones apoyaran al campesinado como apoyan a la banca, a la cultura de masas o a la agricultura industrial?

1 Comentario
#32574 4:13 3/4/2019

Hola, he leído el artículo y en general me estaba pareciendo bastante directo y conmovedor, hasta que he llegado al final: ¿por qué hablan del modelo extractivista en él? Muchas gracias

Responder
0
0
Sobre este blog
Consumo que Suma es un espacio, coordinado por el área de Consumo de Ecologistas en Acción, en el que reflexionar sobre el consumo en un sentido amplio y plural, pero siempre desde un punto de vista político, incluyendo análisis en torno a la sociedad de consumo que tanto condiciona nuestra forma de vivir, la denuncia de sus impactos sociales y ambientales o la propuesta de alternativas que sirvan para sumar en el avance hacia un mundo mejor. En este blog se quiere dar voz a aquellos colectivos y personas que trabajan estos temas. Para hacernos llegar tus artículos nos puedes escribir a consumoquesuma@elsaltodiario.com
Ver todas las entradas

Destacadas

Dependencia
Los fondos de inversión desembarcan en el cuidado de mayores

En Madrid existen 426 residencias para la tercera edad, de las que 25 son 100% públicas y 18 tienen su gestión externalizada. El resto son privadas, un pastel que no pasa desapercibido a las empresas que buscan maximizar la rentabilidad del cuidado de personas mayores.

Medios de comunicación
Mentira la mentira, mentira la verdad
Para controlar la veracidad de lo que leemos, escuchamos o vemos, el colectivo Xnet propone una verificación previa de la información que se difunde, basada en saber quién crea y paga las ‘fake news’ y quién cobra por crearlas y viralizarlas.
Corrupción
Griñán condenado a seis años de cárcel y nueve de inhabilitación para Chaves

La audiencia de Sevilla condena por malversación a José Antonio Griñán y a Manuel Chaves por prevaricación a causa de las prejubilaciones en Andalucía, conocidas como “caso de los ERE”.

Internet
El presente como distopía ochentera

¿Cómo juzgaríamos el mundo actual en caso de poder observarlo desde la perspectiva de los años 80?

Literatura
Luna Miguel: “La generación de escritores macho ya se está muriendo”
La escritora y periodista Luna Miguel se suma con ‘El coloquio de las perras’ al trabajo de recuperación gracias al cual, si estás atenta, tu lista de lecturas pendientes tendrá pocos autores de los de siempre.

Últimas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.