Colombia: unas elecciones para la historia

La participación de las FARC como partido político tras la entrega de armas y los Acuerdos de Paz firmados con el Gobierno marcan un hito en la historia reciente de Colombia. Los resultados, en tanto, terminaron de definir las candidaturas para las elecciones presidenciales de mayo.

FARC 1
Un guerrillero se dirige a su casa en la zona veredal de La Carmelita.

publicado
2018-03-12 10:51:00

El domingo 11 de marzo de 2018 no será un día más para el pueblo colombiano. La antes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, reconvertida ahora en Fuerza Alternativa Revolucionaria para el Común, ambas con las siglas FARC, ha sido una de las opciones políticas que participaron en las elecciones celebradas en todo el país.

El magro resultado de 52.374 votos obtenidos (el 14º más votado para senadores con apenas el 0,34%) no le vale para obtener un solo escaño en ninguna de las cámaras que se renovaban. Sin embargo, a partir de ahora contará con cinco representantes en el Senado y cinco más en la Cámara de Representantes, los lugares que le garantizaba el Acuerdo de Paz en este proceso de reinserción a la política institucional tras más de medio siglo de conflicto armado con el Gobierno colombiano.

“Nuestra primera participación en las urnas nos llena de orgullo y nos fortalece en la construcción de la #ColombiaNueva, la #Paz y el buen vivir. Gracias por tantos mensajes de apoyo, con ustedes construiremos #UnaNuevaFormaDeHacerPolítica”, dice el Tweet fijado desde anoche en la cuenta oficial del partido @FARC_EPueblo

Hace apenas unos días, el jueves 8 de marzo, Fuerza Alternativa ya se había bajado de la carrera presidencial al renunciar a llevar a su histórico líder Rodrígo Londoño, alias Timochenko, como candidato para la primera vuelta que tendrá lugar en mayo próximo. La excusa fue el delicado estado de salud del candidato —operado un día antes por una enfermedad coronaria— y las agresiones sufridas durante la campaña.

El escaso apoyo que demostraban las encuestas y que ratificaron los resultados podría ser otra de las causas determinantes para esa decisión. Ayer, en municipios como Vitú, la capital del departamento de Vaupés, en donde en 1998 se produjo una de las acciones de las FARC más violentas, el nuevo partido solo tuvo 20 votos, contra los 1.899 del partido Centro Democrático del ex presidente Álvaro Uribe, principal opositor a los Acuerdos de Paz.

el antecedente de la UP

Si bien esta ha sido la primera participación política de las FARC con nombre propio, ya en 1986 el entonces grupo guerrillero tuvo una experiencia electoral formando parte de la plataforma política Unión Patriótica (UP), creada en el marco de los diálogos de paz que se estaban llevando a cabo con el Gobierno del entonces presidente Belisario Betancur.

Aquella plataforma, que llevó como candidato presidencial al exmagistrado Jaime Pardo Leal, obtuvo más de 300.000 votos y se quedó con 14 escaños (cureles) en el Senado, además de alcaldías, concejales y diputados que fueron acrecentando su base electoral.

Sin embargo, el asesinato de miles de militantes y representantes del partido, entre ellos el propio Pardo Leal, echaron todo por tierra. Masacres como la de Segovia, municipio de Antioquia, donde el 11 de noviembre de 1988 los paramilitares asesinaron a 46 integrantes de Unión Patriótica, marcaron el fracaso de aquella experiencia democrática.

Todo listo para Mayo

El nuevo Senado colombiano, la cámara más importante del país, tendrá mayoría de derecha. Centro Democrático obtuvo el 16,3% de los votos al Senado (19 escaños), superando por poco más de dos puntos a sus ex socios de Cambio Radical (16). El Partido Conservador Colombiano, el Liberal y el Partido de la U, les siguieron con poco más de un 12% cada uno (14 escaños cada uno). Cabe destacar que Álvaro Uribe, se convirtió en el senador más votado de la historia de Colombia, con 871.346 votos.

En la Cámara de Representantes, en cambio, el triunfo fue para el Partido Liberal, que se quedó con 35 escaños, tres más que los obtenidos por los uribistas. Cambio Radical se quedó en el tercer lugar con 30 congresistas.
En la jornada el pueblo colombiano con vistas a las primarias presidenciales del próximo 27 de mayo, votó también en las llamadas consultas interpartidistas.

Iván Duque, el candidato elegido por Uribe y apoyado en coalición por el sector del expresidente Andrés Pastrana, se quedó con el 67,7% de los votos de la derecha. Por la izquierda el gran ganador fue el candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro, que obtuvo una mayoría aplastante del 85% de votos.

De esta forma, la sucesión del cargo que ocupa actualmente el presidente Juan Manuel Santos, se decidirá entre Duque, Petro, el ex alcalde de Medellín Gustavo Fajardo, el antiguo número dos de Santos, Germán Vargas Lleras y Humberto de la Calle, el candidato que encabezó las negociaciones de la Habana con las FARC.

0 Comentarios

Destacadas

Cambio climático
España solo ha aportado el 14% de sus compromisos con la financiación climática

El Estado español solo ha desembolsado 17 de los 120 millones que comprometió para el Fondo Verde para el Clima, principal instrumento económico de lucha contra el cambio climático.

Cambio climático
El clan del petróleo torpedea la COP24

Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait se unen para paralizar el apoyo al informe del IPCC sobre el cambio climático y reducir la ambición global en la lucha contra el calentamiento del planeta.

Derechos Humanos
Derechos Humanos contra el neoliberalismo y el fascismo
2

A 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es difícil pensar que los Estados actuales, con sus líderes ultraderechistas al frente, con el fascismo creando de nuevo hegemonía, la hicieran actualmente posible. Por eso, disputar y apropiarse de los Derechos Humanos es hoy revolucionario.  

Antifascismo
Mark Bray: “Sin un análisis feminista del poder y la violencia no puede haber un verdadero antifascismo”
Mark Bray lo tiene claro: reventar una manifestación fascista es limitar claramente su libertad de expresión. Pero para el autor de ‘Antifa: el manual antifascista’, eso no es tan importante como el objetivo histórico y político de detener el renacimiento del fascismo.