Caribe
¿Por qué se ha levantado Haití una vez más?

Las masas haitianas han movilizado una nueva oleada de protestas contra el gobierno corrupto del presidente Jovenel Moïse.

Revolución Haití 1804
La independencia de Haití, en 1804, fue una de las primeras en América y la única protagonizada por esclavos y afrodescendientes.
Traducción: Pilar Gurriarán

publicado
2019-03-16 05:00

Comenzó con las manifestaciones del verano pasado en julio y agosto, resurgió en noviembre y diciembre, y volvió a estallar en las dos primeras semanas de febrero, cuando cientos de miles de personas marcharon en todas las principales ciudades del país, desde la capital de Puerto Príncipe hasta la ciudad de Cap-Haïtien.

Los manifestantes exigieron una investigación sobre lo que pasó con los miles de millones de dólares de Venezuela, el fin de las medidas de austeridad y del aumento de los precios de los productos básicos, y la dimisión de Moïse y de su primer ministro, Jean-Henry Céant.

Como era de esperar, el Gobierno respondió con una combinación de concesión y represión. Rescindió el aumento de los precios y prometió investigar la corrupción, pero ni Moïse ni Céant aceptaron renunciar.

Al mismo tiempo, la policía y el ejército, respaldados por las fuerzas de la ONU enviadas a Haití para asegurar la ‘paz’, reprimieron las protestas, matando a 26 personas e hiriendo a 77 desde el 7 de febrero.

El levantamiento es el último ejemplo de revuelta contra las estrategias que han seguido los Grandes Imperios desde el nacimiento de Haití

Observando esta crisis a largo plazo, el levantamiento es el último ejemplo de revuelta contra las estrategias que han seguido los Grandes Imperios desde el nacimiento de Haití, como nación estado independiente hace más de dos siglos.

En el pasado más reciente, la imposición por parte del imperialismo estadounidense de programas neoliberales de ajuste estructural en Haití en la década de 1980, seguida de dos golpes de Estado respaldados por Estados Unidos contra el ex presidente Jean Bertrand Aristide, socavó el proyecto de reforma social para abordar la profunda desigualdad social del país. Ahora esos reclamos vuelven a salir a la luz. 

Una revolución de esclavos

La revolución de esclavos dirigida por Toussaint L’Ouverture logró expulsar a los amos franceses de Haití en 1804 y defenderse de Gran Bretaña y España, pero el imperialismo no dejó en paz a Haití.

Aunque las potencias imperiales del mundo no pudieron colonizar directamente a Haití, sí pudieron obligar a la república negra libre a pagar un precio enorme por su liberación, aislándola de la economía mundial y, en el caso de Francia, obligando a Haití a pagar 21.000 millones de dólares en dólares actuales por la pérdida de ‘sus’ esclavos.

Estos poderes también se inmiscuyeron en la política haitiana, apoyando a diferentes facciones de la clase dominante que ha explotado y oprimido al campesinado y a la pequeña clase obrera del país durante los últimos dos siglos.

Estados Unidos invadió repetidamente el país para respaldar a sus autócratas, ocupándolo desde 1915 hasta 1934 y creando una fuerza militar nacional con el único propósito de reprimir a las masas haitianas.

Esta dictadura padre-hijo de los Duvalier mató entre 30.000 y 60.000 personas para cimentar su dominio a lo largo de casi 30 años

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos apoyó al brutal régimen de François ‘Papa Doc’ Duvalier como aliado contra la Cuba de Castro. Gobernó el país a través del terror impuesto por su propia fuerza paramilitar, los Ton Ton Macoutes.

Después de la muerte de Papa Doc en 1971, Estados Unidos respaldó y eligió a su hijo como sucesor, Jean-Claude ‘Baby Doc’ Duvalier. Esta dictadura padre-hijo mató entre 30.000 y 60.000 personas para cimentar su dominio a lo largo de casi 30 años.

El programa neoliberal

Bajo la influencia de Washington en la década de 1980, Baby Doc implementó un programa económico neoliberal con el objetivo de convertir al país en una gigantesca zona franca de exportación basada en la explotación de los trabajadores sacados de la mayoría campesina y llevados a las ciudades.

Estos planes para el desarrollo de talleres de explotación fracasaron, provocando un movimiento de masas llamado Lavalas que expulsó a Baby Doc del país y finalmente condujo a elecciones en 1991, ganadas por el teólogo de la liberación y líder de la lucha Jean-Bertrand Aristide. Él y su partido, Fanmi Lavalas, esperaban implementar un programa de reformas socialdemócratas para aliviar la desesperada pobreza del país.

La clase dominante de Estados Unidos y Haití se unieron en su contra, y los militares dieron un golpe de Estado que llevó a Aristide al exilio

Pero la clase dominante de Estados Unidos y Haití se unieron en su contra, y los militares dieron un golpe de Estado que llevó a Aristide al exilio. Después de las protestas dentro de Haití y a nivel internacional, Estados Unidos devolvió a Aristide al poder, pero con la condición de que accediera a implementar el programa neoliberal de Washington, contara los años perdidos por el golpe como parte de su mandato y aceptara renunciar en 1996.

Si bien Aristide logró abolir el despreciado ejército haitiano y resistió algunos de los dictados neoliberales de Washington, también implementó otras partes de ellos, al igual que su sucesor y aliado René Préval, quien gobernó hasta que Aristide ganó la reelección en 2001.

De vuelta al poder, continuó abogando por la redistribución de la riqueza y exigiendo reparaciones a Francia por la deuda impuesta a Haití después de la revolución, pero fue incapaz de implementar muchas reformas, y muchos en su gobierno se volvieron corruptos, lo que llevó a una desilusión masiva con su gobierno.

En 2004, con el país tambaleándose, Estados Unidos secuestró a Aristide y lo obligó a exiliarse

La clase dominante haitiana y la derecha aprovecharon para lanzar una campaña de desestabilización. Luego, en 2004, con el país tambaleándose, Estados Unidos secuestró a Aristide y lo obligó a exiliarse.

Después de este segundo golpe, Washington y sus aliados desplegaron fuerzas de la ONU para ocupar el país desde 2004 hasta 2017, cuando fueron reemplazados por una fuerza más pequeña supuestamente asignada para garantizar el Estado de derecho.

Cuando se celebraron nuevas elecciones en 2006, Préval volvió a ganar, pero en el mejor de los casos implementó el neoliberalismo con rostro humano, sin llevar a cabo ninguna reforma significativa en interés de las masas. Como resultado, los trabajadores del país, los pobres urbanos y los campesinos han sufrido una pobreza cada vez mayor.

El Banco Mundial estima que el 59% de los 10,5 millones de habitantes del país viven por debajo del umbral oficial de pobreza de 2,41 dólares al día, mientras que un escandaloso 24% sobrevive en la pobreza extrema, definida como menos de 1,23 dólares al día. Y con tal pobreza viene el hambre, tan generalizada que USAID estima que la mitad de la población está desnutrida.

El Gobierno haitiano estimó que el terremoto, en 2010, causó la muerte de 300.000 personas, mientras que más de 1,3 millones de personas fueron desplazadas

Más tarde, en 2010, un terremoto devastador arrasó secciones enteras de Puerto Príncipe, donde se habían construido viviendas sin casi ninguna regulación, de acuerdo con la doctrina neoliberal. El Gobierno haitiano estimó que el terremoto causó la muerte de 300.000 personas, mientras que otros analistas estiman que el total fue de alrededor de 100.000. Más de 1,3 millones de personas fueron desplazadas y cerca de 40.000 seguían viviendo en campamentos hace 18 meses.

Por si fuera poco, tres huracanes —Thomas en 2010, Sandy en 2012 y Matthew en 2016— arrasaron el país, destruyendo pueblos, granjas y partes enteras de ciudades con inundaciones devastadoras. Matthew fue el peor: mató a 546 personas, desplazó a 175.500 y empujó a 806.000 a una situación de extrema inseguridad alimentaria.

Las condiciones sociales creadas por el imperialismo y la clase dominante haitiana convirtieron una serie de desastres naturales en una catástrofe social. Estados Unidos y otros donantes internacionales desembolsaron 10.000 millones de dólares en ayuda exterior y prometieron, en palabras de Bill Clinton, “reconstruir mejor”.

El mayor escándalo se centró en la Cruz Roja, que recaudó 500 millones de dólares y afirmó haber construido viviendas para 130.000 personas tras el terremoto. Pero como lo demostró una investigación, solo se construyeron seis hogares permanentes

En lugar de eso, traicionaron al país y a su gente. El mayor escándalo se centró en la Cruz Roja, que recaudó 500 millones de dólares de los llamamientos y afirmó haber construido viviendas para 130.000 personas tras el terremoto. Pero como lo demostró una investigación de ProPublica y NPR, solo se construyeron seis hogares permanentes.

La ayuda pasó por alto en gran medida al Estado haitiano y terminó en las arcas de las ONG internacionales, la mayoría con sede en Washington y otras ciudades imperiales.

Como resultado, el Estado haitiano quedó incapacitado, y los servicios privados proporcionados por agencias internacionales y locales proliferaron hasta tal punto que Haití ha sido llamado “la República de las ONG”.

El desarrollo que ocurrió simplemente trazó la alfombra roja para la industria turística depredadora y estableció nuevos complejos de fábricas de explotación. Incluso gran parte de eso no se materializó. Y la ONU, que había prometido proporcionar ayuda en caso de catástrofe, se comportó como predijeron sus críticos: como un ejército de ocupación que reprimía las protestas de una población desesperada.

Lo peor de todo es que las tropas de la ONU introdujeron el cólera en el país por primera vez, un hecho que la ONU negó hasta 2016. La epidemia subsiguiente mató a 10.000 personas y sólo recientemente disminuyó.

Abandonadas, traicionadas y desilusionadas, las masas haitianas se quedaron al margen de una serie de elecciones que llevaron al poder a los títeres neoliberales respaldados por Estados Unidos.

Martelly y Moïse

Michel Martelly, un ex cantante de kompa apodado ‘Sweet Micky’, ganó por un estrecho margen una elección plagada de controversia, gobernó como tecnócrata neoliberal y restauró el temido ejército haitiano con el único propósito de la represión interna.

Eligió personalmente a su sucesor Moïse, un hombre de negocios cuya empresa más reciente es una plantación bananera fracasada orientada a la exportación. Moïse ganó la presidencia en 2016 con sólo el 18% de los votantes participando en las elecciones.

Martelly y Moïse demostraron ser gobernantes corruptos que saquearon las arcas del Estado para su propio enriquecimiento. Vieron una oportunidad en la Alianza PetroCaribe de Venezuela.

Moïse ganó la presidencia en 2016 con sólo el 18% de los votantes participando en las elecciones

Plagado de dinero de los altos precios del petróleo en ese momento, Hugo Chávez lo lanzó en 2005 para promover una estrategia regional reformista de desarrollo capitalista dirigido por el Estado como una alternativa al consenso neoliberal de Washington. Venezuela vendió petróleo a 12 países del Caribe a un 60% de la tasa de interés del mercado, mientras que el 40% restante se pagó con préstamos a largo plazo y a bajo interés.

Para consternación de Estados Unidos, Haití se unió a PetroCaribe en 2007. El entonces presidente Préval prometió utilizar los 4.000 millones de dólares en créditos para construir hospitales, escuelas y carreteras. Sin embargo, los gobiernos corruptos encabezados por Martelly y Moïse engulleron más de 2.000 millones de dólares de los fondos para ellos y sus compinches.

Los gobiernos corruptos encabezados por Martelly y Moïse engulleron más de 2.000 millones de dólares de los fondos de PetroCaribe para ellos y sus compinches

El escándalo se hizo público cuando “una comisión del Senado haitiano publicó [en 2018] un informe de investigación de 650 páginas sobre el programa PetroCaribe”, según el New York Times. “Implicó a gran parte de la clase política haitiana en inflar los contratos del Gobierno, canalizar dinero a compañías fantasmas y a una serie de otras irregularidades financieras”.

Después del colapso de los precios del petróleo, Venezuela entró en una crisis propia, que se vio agravada por las sanciones de Estados Unidos. La crisis puso fin al programa PetroCaribe y dejó a Haití con miles de millones de dólares en deuda con Venezuela.

Desesperado por obtener fondos, el Estado haitiano recurrió al FMI el año pasado para obtener un préstamo de 96 millones de dólares, que no es de extrañar que viniera con condiciones neoliberales. Exigió a Haití que redujera su subsidio de combustible y lo vendiera a los precios del mercado, aumentando inmediatamente los precios de la gasolina en un 50%.

Desesperados y enfurecidos, los haitianos quieren respuestas, y desde el verano pasado han estado inundando las calles en repetidas oleadas de protestas 

Como era de esperar, esto inflamó una tasa de inflación que ya estaba aumentando, con un aumento de los precios de dos dígitos cada año desde 2014, poniendo todo tipo de necesidades básicas fuera del alcance de muchos hogares.

Desesperados y enfurecidos, los haitianos quieren respuestas, y desde el verano pasado han estado inundando las calles en repetidas oleadas de protestas.

En febrero, las protestas cerraron la mayoría de las ciudades del país y los manifestantes se reunieron en la casa de Moïse en el suburbio de élite de Pétion-Ville. Después de que un guardia golpeó a una mujer manifestante, la multitud arrojó piedras contra su propiedad.

Los manifestantes piden la renuncia del presidente y del primer ministro, el fin de las medidas de austeridad y una investigación sobre el robo de los fondos de PetroCaribe.

Con el apoyo de Estados Unidos y la ONU, el Estado haitiano respondió con brutalidad, desplegando a la policía y al ejército contra las manifestaciones de febrero. Moïse se negó a dimitir. “Yo, Jovenel Moïse, jefe de Estado, no entregaré el país a las bandas armadas y a los narcotraficantes”, declaró.

¿Quién confiaría en que este régimen totalmente corrupto se investigue a sí mismo por sus crímenes o promulgue reformas en interés de su pueblo?

Él y Céant se ofrecieron a recortar sus prebendas, prometieron más investigaciones sobre el malgasto de los fondos de PetroCaribe, aumentaron el salario mínimo y bajaron los precios de los productos básicos. Pero, ¿quién confiaría en que este régimen totalmente corrupto se investigue a sí mismo por sus crímenes o promulgue reformas en interés de su pueblo?

El levantamiento contra el Gobierno ha precipitado una crisis aún más profunda en la sociedad haitiana, ya que se han interrumpido las importaciones de alimentos, la distribución de agua y los envíos de combustible.

Desgraciadamente, Novum Energy, que tiene un contrato para suministrar combustible al país, impidió que sus buques cisterna descargaran 60.000 barriles de gas y 260.000 barriles de diésel porque el Gobierno estaba atrasado en los pagos, lo que exacerbó la escasez de combustible.

Si bien las protestas han disminuido por ahora, las masas haitianas enfrentan grandes desafíos por delante. Varios reformistas han intentado posicionarse como una alternativa creíble, pero su estrategia, lanzada por Aristide y su partido Fanmi Lavalas, chocó con las inevitables contradicciones de tratar de dirigir el capitalismo con rostro humano bajo el pulgar del imperialismo estadounidense.

De forma inquietante, la derecha haitiana también está resurgiendo y se presenta como una alternativa a los gobernantes neoliberales corruptos. Se rumorea que el hijo de Baby Doc, Nicolas Duvalier, está considerando la posibilidad de presentarse a la presidencia en las próximas elecciones.

Mientras tanto, la izquierda haitiana, que luchó por posicionarse como una fuerza independiente del reformismo de Aristide, está tratando de reconstruirse en medio de la nueva ola de protestas.

Los dobles estándares de Trump son descarados. Denuncia a Maduro en Venezuela basándose en afirmaciones exageradas. Por otro lado, apoya el gobierno brutal y corrupto de Moïse en Haití

Una cosa es segura: Estados Unidos es parte del problema —quizás la parte más importante— que enfrenta el pueblo haitiano. La administración Trump ha demostrado ser totalmente hipócrita. Apoyó al actual régimen corrupto hasta el final y traicionó las promesas a los haitianos en Estados Unidos de una manera abiertamente racista.

Los dobles estándares de Trump son descarados. Por un lado, su administración denuncia a Nicolás Maduro en Venezuela basándose en afirmaciones exageradas, mientras que Estados Unidos planea un golpe de Estado para derrocarlo. Por otro lado, apoya el gobierno brutal y corrupto de Moïse en Haití y, por lo tanto, sólo pide que se celebren nuevas elecciones, que amañará a favor de los candidatos neoliberales, como una solución para salvar la cara.

¿Por qué? Porque Moïse y otros como él son títeres útiles para las ambiciones imperiales de Washington, incluso contra Venezuela. El Gobierno de Moïse, por ejemplo, se unió a los Estados Unidos y a otros 17 países de la Organización de Estados Americanos para aprobar una resolución que se negaba a reconocer al Gobierno de Maduro.

Durante la campaña de 2016, prometió a los haitianos que quería ser “su mayor defensor”. Ya como presidente, en una reunión en la Oficina Oval, se quejó de los inmigrantes que vienen de “países de mierda” como Haití

Trump también ha traicionado promesas a los haitianos en Estados Unidos y en su frontera con México. Durante la campaña de 2016, prometió a los haitianos que quería ser “su mayor defensor”, pero en el cargo ha demostrado ser su mayor enemigo. De manera infame, en una reunión en la Oficina Oval, se quejó de los inmigrantes que vienen de “países de mierda” como Haití.

Trump rescindió el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los haitianos, que había permitido que 59.000 personas permanecieran en el país desde el terremoto.

Esto condujo a un éxodo de haitianos que cruzaron a Canadá con la esperanza de encontrar un refugio seguro allí. Si bien los tribunales han suspendido esa orden, los que tienen TPS (estatus de protección temporal, por sus siglas en inglés) todavía se enfrentan a un futuro incierto.

Además, en medio de la espiral de la crisis en Haití, miles de personas han abandonado el país para ir a América Latina, y muchos de ellos han intentado entrar a los Estados Unidos a través de México solo para que se les niegue la entrada en la frontera.

Los haitianos se han convertido en blanco de la xenofobia y el racismo contra los migrantes en toda la región, sobre todo en la República Dominicana, que deportó a 120.000 haitianos el año pasado.

Haití y su pueblo están atrapados en una crisis orgánica precipitada por el imperialismo, el capitalismo neoliberal y el fracaso y colapso del reformismo en el país y la región.

Sin embargo, las masas haitianas han demostrado una vez más su determinación de luchar por la democracia y la igualdad. Su resistencia ofrece a la izquierda del país la oportunidad de reconstruirse y dirigir una nueva ola de lucha.

En medio de esta crisis, los activistas en Estados Unidos deben defender el derecho de los haitianos a determinar su propio destino, incluyendo el derrocamiento y reemplazo del actual gobierno neoliberal corrupto. Y debemos oponernos a que Estados Unidos, sus aliados imperialistas y la ONU interfieran en su lucha por la liberación.

En su lugar, Estados Unidos y Francia deben ser obligados a pagar reparaciones a Haití por la trampa de la deuda en la que atraparon al país y por el programa neoliberal que le impusieron, para que el pueblo tenga los recursos para reconstruir la sociedad en su propio interés.

Y nos debemos movilizar por la extensión indefinida del TPS para cualquier haitiano que lo solicite, y abrir las fronteras de los Estados Unidos para los haitianos y todos los demás migrantes que buscan refugio. Debemos ver la lucha haitiana como parte de nuestra lucha revolucionaria por una nueva sociedad socialista internacionalista que anteponga el pueblo y el medio ambiente al lucro.

fuente original
“Why Has Haiti Risen up Once Again?”, publicado en CounterPunch. La autora, Ashley Smith, es miembro de la Organización Socialista Internacional y del consejo editorial de International Socialist Review. Ha escrito en numerosas ocasiones sobre imperialismo y política estadounidense para ese medio así como para Socialist Worker, ZNet, Jacobin, New Politics y muchas otras publicaciones online e impresas.   

Relacionadas

América Latina
Haití y Venezuela, el doble rasero

Los medios de comunicación centran su atención sobre América Latina solo en Venezuela. Haití, al borde de la guerra civil, está lejos de los focos.

Racismo
Edificios del Imperio

El capitalismo, desde su mismo comienzo, estuvo hermanado con el racismo. Dos libros describen cómo estas dos fuerzas surgieron juntas, en el mismo momento del desarrollo de la economía política occidental: Bankers and Empire: How Wall Street Colonized the Caribbean, de Peter James Hudson, y Familiar Stranger: A Life Between Two Islands, de Stuart Hall.

Deuda
Haití: de la colonización a la esclavitud económica

Francia impuso una sanción a Haití cuando esta se ganó su independencia. Hoy en día, la sociedad civil sigue exigiendo la restitución de aquel pago, pero Francia se niega. 

4 Comentarios
Alfredo 17:58 21/3/2019

La oligarquía latinoamericana son los más antipatriotas que se han conocido, son capaces de destruir su propio país para meterse en el gobierno siempre con el beneplácito del tío Sam.

Responder
0
0
#31865 20:08 19/3/2019

En cualquier caso lo que se mata son opresores

Responder
0
0
#31889 12:21 20/3/2019

Hahahaha

Responder
0
0
#31769 24:34 16/3/2019

Solo que esta vez no se matan blancos se matan a ellos mismos

Responder
2
1

Destacadas

Economía
Impuestos a la carne y al plástico: los impuestos Pigouvianos

Debido a la crisis climática, muchos países ya se plantean poner impuestos a la carne o a los plásticos. Estos impuestos, cuyo coste recae directamente en el consumidor, se llaman impuestos Pigouvianos.

Aporofobia
Aporofobia: el doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Contigo empezó todo
Las dos Marías en la locura franquista

Dos hermanas de Compostela retaron al franquismo con color y alegría. Las llamaron “locas”, pero la locura estaba a su alrededor.

Tenemos que hablar
Hacer el agosto

A veces parece que agosto es un mes de saldo y esquina, de periódicos delgados sin noticias, de columnistas escribiendo sobre sus vacaciones en Benidorm. Es como si el mundo se parara.

Últimas

Sexualidad
La homosexualidad como "conducta de riesgo"
Una experiencia personal sobre los prejuicios en las consultas médicas acerca de la sexualidad y las relaciones homosexuales.
Chernóbil
Turismo de desastres: visita guiada al infierno

Desde que HBO estrenó la serie sobre el desastre en la central nuclear ucraniana, las visitas de turistas a esta zona se han multiplicado. 

Sexualidad
Polifonías de amor y deseo

El paisaje de los afectos se puebla de teorías y prácticas que impugnan los parámetros normativos del amor. De fondo, el capitalismo y el deseo innovan en su eterno romance. En la tensión entre la libre elección, los cuidados y el compromiso se configuran las relaciones amorosas del futuro. 


Guerra civil
Federico García Lorca, rojo y maricón
En un ejercicio de revisionismo histórico consciente, algunos especialistas lorquianos se empeñan en desligar la implicación política y la orientación sexual del poeta, de las causas de su asesinato