Brecha salarial
La desescalada sin escuelas acentúa la brecha salarial de las trabajadoras con hijos

La fase 1 de desescalada implica la vuelta con restricciones de la hostelería y una mayor reapertura del comercio, dos sectores feminizados. Las reducciones de jornada, los permisos sin sueldo y las excedencias implican una pérdida salarial que no se compensa con las ayudas por cuidado de menores propuestas por las administraciones. 

Brecha salarial
Brecha salarial Álvaro Minguito

“El confinamiento laboral ha durado tanto como mi última baja maternal: ocho semanas”, afirma la fisioterapeuta Marta Andreu. La próxima semana reabrirá su consulta tres tardes, en las que atenderá a un total de nueve pacientes con cita previa. No puede dar más citas, los niños siguen sin escuela y sin abuelos disponibles para su cuidado. “Antes de la pandemia atendía a ocho personas por día, ahora atenderé a nueve por semana. He podido acogerme a la ayuda del Gobierno dispuesta para los autónomos, pero esto es una ruina”. Su pareja ha seguido trabajando en un atomizador, una fábrica de la industria de la tierra, materia prima de la cerámica, y esta semana ha solicitado permiso para poder trabajar en horario continuo para que Marta pueda ampliar su jornada. Viven en Vilafamés, un pequeño pueblo de Castelló que la próxima semana continuará en la fase 0 de desescalada, pero las consultas de fisioterapia tenían permiso de reapertura desde el 4 de mayo, y Marta ha necesitado una semana para organizarse. 

El próximo lunes, la mitad de la población se sumará a la fase 1 de desescalada, que implica la vuelta con restricciones de la hostelería y una mayor reapertura del comercio, dos sectores feminizados. Una parte importante del sector servicios se encuentra en ERTE, pero la incorporación de dependientas y camareras con hijos requiere una reorganización de la logística familiar en la que se prevé una pérdida salarial para las trabajadoras que son madres. 

“No hay ni una medida de conciliación propuesta hasta la fecha que no repercuta salarialmente en las trabajadoras”, alerta la responsable de comercio de Bizkaia del sindicato LAB

Desde el sindicato vasco LAB son conscientes de esta situación. Esta semana, la responsable de comercio en Bizkaia, Irati Sienra, ha tenido una avalancha de consultas de las afiliadas y define la situación como “un drama”. “No hay ni una medida de conciliación propuesta hasta la fecha que no repercuta salarialmente en las trabajadoras”, alerta. Las reducciones de jornada, los permisos sin sueldo y las excedencias implican una bajada de ingresos que no se compensa con la ayuda por cuidado de menores propuesta por el Gobierno vasco, de hasta 400 euros. Y el reajuste de horarios no es útil mientras las escuelas continúan cerradas a cal y canto y los abuelos, eternos canguros de sus nietos, siguen siendo grupo de riesgo para el covid-19. Para muchas madres, la pandemia es un nuevo hijo que les esquilma la cuenta corriente.

“La brecha salarial se agranda, y nunca se cierra, tras la llegada del primer hijo”, explica la profesora de la Universitat Pompeu Fabra, Libertad González. Esta economista replicó los estudios europeos sobre el impuesto de la maternidad y concluyó que, en el Estado español, la brecha de partida antes de la llegada del primer hijo era del 25% (los hombres en 2015 ganaban una media de 15.000 euros anuales; las mujeres, 11.000). Con la llegada del primer bebé, el salario de los padres se mantenía y el de las madres descendía un 30%, y nunca se volvía a recuperar. 

Desde el sindicato LAB, cuando cerraron las escuelas invitaron a sus afiliadas a presentar una propuesta de solicitud de seguir cobrando, aún sin poder trabajar, basada en el “deber inexcusable” que recoge el Estatuto de Trabajadores, pensado para situaciones en las que un trabajador tiene que ausentarse para testificar en un juicio. “Nos lo han rechazado sistemáticamente, tal y como esperábamos, pero queríamos dejar constancia de esta reivindicación política: no se pueden cerrar las escuelas sin tomar ninguna medida en esta crisis sanitaria que genera una crisis de cuidados”. No comparecer ante un juez tiene consecuencias penales; cuidar de un menor a cargo es también un deber inexcusable para sus progenitores y dejarlo en situación de desamparo por tener que acudir al trabajo acarrearía graves consecuencias.

Con la industria no pasó

Tanto antes como durante la pandemia, las mujeres siguen asumiendo el grueso de las tareas de la casa y del cuidado de los hijos, alerta la economista, por lo que cuando la industria y la construcción volvió con normalidad a la actividad, apenas hubo llamadas sobre la conciliación en los sindicatos. 

Entre el 4 y el 9 de abril, la profesora Libertad González, junto con Lídia Farré, llevaron a cabo una encuesta entre 5.523 familias heterosexuales con hijos. Esta encuesta, que no estudio, ya que la muestra no es representativa de los hogares españoles y se realizó con el objetivo de obtener datos a título informativo, indica que en las parejas en las que ambos trabajan, el ingreso de la mujer antes de la pandemia representaba de media el 41% de los ingresos totales del hogar y que la pérdida del trabajo durante el confinamiento (25% en hombres y 22% en mujeres) se ha disparado al 43% en el caso de las mujeres con trabajos que no requieren niveles educativos altos.

Las mujeres apenas representan el 9% de la plantilla en la construcción de edificios, y el 21% en la industria, mientras que ocupan el 62% de los puestos del comercio menor y el 52% en la hostelería, según la última EPA del primer trimestre de 2020.

En el Estado español, con la llegada del primer bebé, el salario de los padres se mantiene y el de las madres desciende un 30%, y no se vuelve a recuperar

Oiane Arbide trabaja como dependienta en la tienda Zergatik de Bilbao, es madre de un niño de casi tres años y tiene una pareja que trabaja a turnos en la industria del metal. En enero, el niño empezó en la escuela infantil y ella se reincorporó con una reducción de jornada de 24 horas semanales, contando con la ayuda de sus padres para salvar los huecos en los que ni el padre ni la madre pueden recoger a la criatura. Ahora la única opción que contempla es pedir la baja médica o una reducción de la jornada al 100%, por lo que su salario se reduciría a cero euros. “Estoy preocupada”, resume. 

“El comercio es un sector feminizado en el que los salarios son bajos y el horario es incompatible con los cuidados. Incluso con jornadas reducidas, no solucionas la situación, ya que los niños no pueden estar solos”, señala la sindicalista Irati Sienra. La única opción sin escuela y sin abuelos, y sin un sueldo que permita subrogar los cuidados, es “la reducción de la jornada al 100%, en la que la cotización a la seguridad social se mantiene y no hay liquidación de contrato, a diferencia de la excedencia”.

Ainara Guarrotxena trabaja en un comercio con una superficie de más de 400 m2 ,  por lo que aún tiene dos semanas de tregua y su salario intacto. Su hijo tiene 8 años y su pareja trabaja presencialmente en horario de oficina de lunes a viernes. Ella es dependienta de Bershka y en este comercio solo han ido a trabajar a puerta cerrada de forma voluntaria algunas dependientas para atender los pedidos online. “De momento, la empresa no nos ha ofrecido adecuación de horarios, solo una excedencia voluntaria sin límites. Nosotros nos la podríamos permitir dependiendo de cuánto tiempo se alargue la situación. En cualquier caso, la excedencia la cogería yo, ya que mi pareja cobra más”, explica Guarrotxena, quien también es delegada sindical de prevención. “Hablo bastante con la empresa, pero ellos tampoco saben muy bien qué va a pasar”, añade.

Hombres a la compra

La variación que más destaca de la encuesta del reparto de tareas de hogar realizada por el equipo de economistas de la Pompeu Fabra es el aumento de los hombres que durante el confinamiento realizan la compra. “Vimos en las redes que se comentaba este hecho y, efectivamente, la muestra así lo recoge: en el confinamiento hemos observado un pequeño cambio en el sentido de que los hombres hacen un poquito más, pero poco más, en las tareas de limpieza, comida y colada. Sin embargo, vemos un aumento muy grande en la compra, tarea en la que pasan a ser los principales responsables”. Concretamente, ahora en el 38% de los hogares encuestados el hombres es el responsable de las salidas al supermercado.

Mientras, las mujeres siguen encargándose mayoritariamente de la colada y de la comida. En las casas donde ambos han mantenido el empleo, la limpieza es más equitativa, como las actividades de ocio con los hijos, mientras que las educativas siguen recayendo sobre las madres.

Relacionadas

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

0 Comentarios

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesidad.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.