Bolivia
Bolivia y el golpe de estado neoliberal

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental.

Evo Morales retrato
Foto: Eneas de Troya

@Jgonzalezpazos
Miembro de Mugarik Gabe


publicado
2019-11-12 06:32

Octubre fue un mes cargado de futuro para América Latina. Las elecciones en Bolivia se producían entre las protestas populares en Ecuador y en Chile y éstas se sumaban a las que se daban las últimas semanas en Honduras o Haití. Elecciones había igualmente en Argentina y Uruguay que suponían una reafirmación mayoritaria de las opciones progresistas. Todos estos acontecimientos, que ya se extienden hasta el mes de noviembre suponen una convulsión política y social que no se veía desde hace años en el continente latinoamericano.

Pero en la mayoría de los casos hay una constante que permite entender la situación. El agotamiento de la reimplantación del modelo neoliberal en algunos países choca con el intento de las oligarquías por recuperar o mantener sus privilegios y poder. Las nuevas medidas privatizadoras de sectores estratégicos, incluidos otros sociales como educación o sanidad, de adelgazamiento y endeudamiento de los estados y de aumento de precios que repercuten en las grandes mayorías, tienen como consecuencia directa el empobrecimiento de éstas últimas.

La derecha latinoamericana ansía acabar con la totalidad de proyectos de cambio progresista que durante las últimas décadas dominaron la geopolítica continental. Para ello, con la ayuda de organismos internacionales como el FMI, entraron en una dinámica veloz y feroz de reimposición de medidas propias del neoliberalismo hasta causar el agotamiento en la capacidad de resistencia de las distintas sociedades.

Los grandes cambios operados durante el gobierno de Evo Morales, que han supuesto una mejora innegable de las condiciones de vida de la población, son el espejo en el que el fracaso neoliberal se ve reflejado día a día.

Ese es el origen hoy de las protestas sociales que recorren el continente. Y es importante tenerlo presente para entender lo que en estos días acontece en Bolivia, incluido el intento de golpe de estado y la posterior convocatoria de nuevas elecciones para frenar éste último y el posible derramamiento de sangre. Este país representa, en cierto modo, una isla en el panorama de reinstalación del neoliberalismo. De alguna forma, los grandes cambios operados durante el gobierno de Evo Morales, que han supuesto una mejora innegable de las condiciones de vida de la población, son el espejo en el que el fracaso neoliberal se ve reflejado día a día.

Los datos muestran la evidencia, en gran medida, de estos cambios. El estado recuperó el control de muchas de las empresas estratégicas que se habían privatizado, como los hidrocarburos, la electricidad, aeropuertos, telecomunicaciones y esto supuso un aumento enorme de los recursos públicos. Éstos a su vez se han enfocado prioritariamente a la disminución de la brecha de la desigualdad, llevando a cabo una redistribución de los recursos hacia los sectores más pobres.

Así se consiguió que la pobreza y la extrema pobreza hayan disminuido en estos años en más de un 20%, o que la UNESCO declarara a Bolivia libre de analfabetismo. El famoso PIB se incrementó en más de un 4% y la economía boliviana en los trece años de gobierno progresista ha crecido de media anual casi un 5%. Datos que para sí quisieran no solo el resto del continente, sino también la mayoría de los países europeos. Un mal ejemplo para el neoliberalismo pues demuestra que puede haber alternativa a ese modelo que se pretende hegemónico.

Pero, complementariamente, otros grandes cambios, no económicos, se han dado en la realidad social y política de este país. El afianzamiento y extensión de la democracia participativa y comunitaria, la disminución de la desigualdad de género y generacional, el protagonismo de los movimientos y organizaciones sociales, son algunos de ellos. Pero también los intentos por articular otros modelos económicos (comunitario, cooperativo) además de aquellos más propios de la globalización o la declaración de Bolivia como un estado plurinacional que, supone un reconocimiento siempre negado a la existencia y a los derechos de los pueblos indígenas.

Todos ellos son avances que en estos momentos se tratan interesadamente de invisibilizar. Pero el más destacado y que incide directamente en la vida diaria de las personas es la recuperación de la identidad y la dignidad como pueblos indígenas y campesinos, también como mujeres. Haber roto en gran medida (aunque hoy resurge con brutalidad extrema) con el racismo sufrido durante 500 años es un hecho histórico, al cual no se está dispuesto a renunciar ya nunca más. 

Haber roto en gran medida (aunque hoy resurge con brutalidad extrema) con el racismo sufrido durante 500 años es un hecho histórico, al cual no se está dispuesto a renunciar ya nunca más. 

Desde luego, es innegable que se han cometido errores y se han tomado decisiones desacertadas en estos años, generando contradicciones importantes. Para algunos, no se ha avanzado en las transformaciones todo lo rápido que se quisiera ni atacado las bases del sistema capitalista, aunque sí las del neoliberalismo; para otros hay cierta desviación en los objetivos iniciales de construir un modelo de vida diferente. Desde luego encajar las políticas extractivistas, para la obtención de recursos a fin de que el estado pueda avanzar en la mejora de las condiciones de vida, con los derechos también reconocidos de la naturaleza es, posiblemente, uno de los mayores retos que afronta este proceso de cambio.

En el otro lado de este panorama se ubican principalmente los sectores, nacionales e internacionales, que perdieron el poder político y parte del económico en 2005. Intentaron durante los primeros años del proceso reventar el mismo utilizando todos los medios a su alcance, incluidos los de comunicación (privados en más de un 90%). El sabotaje económico, el separatismo inventado, el golpe de estado o el boicot al proceso constituyente fueron herramientas antidemocráticas para acabar con la nueva etapa.

Su debilidad les hizo retirarse en cierta medida y ahora se presentan como defensores a ultranza de la democracia y mediante los viejos métodos de las dictaduras (racismo y persecución contra organizaciones sociales, secuestro de medios de comunicación, violencia y ataques a las instituciones y a los liderazgos populares…) tratan de acabar con un gobierno elegido democráticamente (47%) y con el proceso de cambio antes descrito.

Cuentan con aliados poderosos como son la OEA, los EE.UU. y la misma Unión Europea que han mantenido un hipócrita silencio ante el golpe de estado pretendido, dándole la cobertura internacional necesaria mientras miran para otro lado ante las masivas protestas populares en países como Haití, Ecuador o Chile, donde el modelo neoliberal se cuestiona desde sus raíces. Para dar solución a esta difícil situación, para cumplir con los compromisos adquiridos, para frenar el golpe de estado y, sobre todo, para evitar el derramamiento de sangre, el gobierno convoca nuevas elecciones. Veremos siguientes acontecimientos.

Relacionadas

Bolivia
Bolivia en estado de ‘shock’: a una semana de la masacre de Senkata

La masacre de Senkata, donde el ejército asesinó a nueve manifestantes contrarios al gobierno de facto de Jeanine Áñez, ha sido un punto de inflexión. La cifra de muertos en el conflicto supera la treintena mientras avanza la negociación entre la cúpula del MAS y el nuevo Gobierno.

Bolivia
Bolivia: las dos mitades de la historia

Las partes del conflicto desatado tras las elecciones del 20 de octubre se abrazan a su mitad de la historia y acusan a quienes cuentan la otra mitad de mentir y manipular. Sin contemplar estas dos caras, resulta imposible entender qué ha pasado y qué está pasando en Bolivia.

38 Comentarios
#43080 15:33 13/11/2019

La prueba más contundente de que ha sido un golpe de estado es que la senadora ultraderechista Jeanine Añez, se ha autoproclamado presidenta de Bolivia. Sin elecciones y sin nada. Los ultraderechistas no necesitan elecciones. Después de esto ya no cabe ninguna duda.

Responder
3
1
#43077 15:17 13/11/2019

Efectivamente Evo Morales ha querido repetir las elecciones y que estuviesen controladas por la OEA y por observadores internacionales de la Unión Europea y de Estados Unidos, pero no le han dejado. Las élites adineradas del país y los Estados Unidos temían que las volviese a ganar y han dado un golpe de estado para evitarlo.
Ahora los que han dado el golpe de estado harán más adelante un paripé de elecciones controladas por ellos (si es que las hacen) y aquí no ha pasado nada. Volverán a controlar todo en Bolivia y las clases más desfavorecidas y los indígenas volverán a la miseria de siempre.

Responder
1
0
#43096 17:21 13/11/2019

Evo no ganó las elecciones porque cometió fraude.

Responder
1
0
#43005 25:48 12/11/2019

Una mujer boliviana cuidó a mi madre hasta que falleció y al ocurrir esto ella se volvió a Bolivia. De vez en cuando intercambio whatapss con ella y me ha confirmado que lo que ha sucedido ahora allí ha sido un golpe de estado contra Evo Morales promovido por las clases más adineradas de su pais.

Responder
4
2
#43058 13:39 13/11/2019

Una mujer boliviana cuidó a mi gato mientras estuve de viaje y se volvió a su país, de vez en cuando intercambio sms con ella y me confirma que no hay golpe de estado, que amañaron las elecciones y que le han pillado, que han entrado en su casa y no vivía como un indígena no, hasta gimnasio tenia y es el pueblo el que esta harto

Responder
2
4
#43075 15:04 13/11/2019

Si a usted le fastidia que una mujer que es de Bolivia y vive en Bolivia cuente de primera mano la realidad de lo que está ocurriendo en su pais y confirme que ha sido un golpe de estado promovido por las clases más adineradas del pais, pues lo siento mucho. Pero la realidad es la realidad, aunque a usted no le guste.

Responder
3
1
#43097 17:24 13/11/2019

Mi mujer es boliviana y estuvo en una mesa electoral. Y ganó mesa no solo en su mesa sino en la mayoría. Lo demás ya sabemos como acabó y el fraude que realizaron los de Evo

Responder
1
2
Carlos 23:44 14/11/2019

La sectorización existente en Bolivia hace que en ciertos sectores todos los votos sean a favor de la derecha, pero en la mayoría de la provincia indigena, sabemos que ganó Evo, de eso no hay duda, por pese a que Morales estuvo de acuerdo en la segunda vuelta o repetir las elecciones, temen que vuelva a ganar, la consigna de los golpistas dirigidos desde Washington es matarlo o evitar que vuelva a contender.

Responder
0
1
#43089 16:31 13/11/2019

Porque le das credibilidad a la primera y no a las segunda? la fiabilidad de las 2 es cero pero la primera confirma lo que tu ya piensas. Ves al rebaño del pensamiento único con los demás.

Responder
1
0
Carlos 23:47 14/11/2019

Perdón pero no se da cuenta que la segunda es una burla a la primera. Leala, es una grosería burlarse de lo que dice la primera.

Responder
0
1
#43212 10:56 15/11/2019

es una grosería darle credibilidad a la primera solo porque esta en linea de un pensamiento

Responder
0
0
#43002 25:26 12/11/2019

Es un golpe de estado en toda regla y además patrocinado, como siempre, por Estados Unidos. A Evo Morales se le acusó por la oposición de haber amañado las elecciones ante lo cual Evo contestó que la OEA (de la que forman parte una mayoría de estados conservadores) analizase e investigase todo el proceso electoral y que si la OEA decía que había que repetir las elecciones él acataría esa decisión. Después, incluso adelantándose a la decisión de la OEA, Evo Morales dijo que repetiría las elecciones y que pedía que estuviesen vigiladas y controladas por la OEA y por observadores internacionales incluso observadores de Estados Unidos. Pero la oposición y los Estados Unidos, temiendo que las volviese a ganar Evo Moeales aún con todas esas garantías, ha preferido que no se repitan y dar un golpe de Estado, pues han visto que era la única forma de echarlo.

Responder
2
1
#43059 13:40 13/11/2019

Osea que no hay golpe de estado

Responder
1
2
Enrrique Ovando 24:38 12/11/2019

Soy de Cochabamba, Bolivia.
En absoluto no hubo golpe de estado de ningún tipo, lo que hubo es un hartazgo de la población por los continuos abusos dictatoriales del partido de gobierno. En la de llego al colmo de organizar un fraude total en las elecciones presidenciales.

Responder
1
4
#42976 19:10 12/11/2019

https://www.lavaca.org/portada/bolivia-la-noche-de-los-cristales-rotos-por-maria-galindo/

Responder
0
0
Hodei 18:00 12/11/2019

Cuando un proceso revolucionario le arrebata el poder politico, y por ende privilegios, a la oligarquía, está busca cualquier medio para recuperarlo.
Ya lo vimos en Ucrania, y ahora se repite en Bolivia. Siempre el pueblo sale perdiendo.

Responder
5
2
#43051 12:51 13/11/2019

La oligarquía en Bolivia nunca dejó de tener privilegios, ni siquiera con Evo Morales. Es más, Evo se volvió un oligarca más y olvidó sus principios. Miren que hasta se hizo construir un museo a sí mismo.

Responder
1
0
Hodei 15:39 13/11/2019

Evo y si gobierno cometieron errores en cuanto al mentenimiento de políticas extractivistas o la no continuación del proceso revolucionario.
Pero eso no justifica, ni jamás justificara, un golpe de estado orquestado por la elite (iglesia, empresarios y militares) para recuperar el poder político perdido en estos años

Responder
0
1
#43118 22:34 13/11/2019

NO FUE GOLPE DE ESTADO

Responder
1
1
Lauro Prieto 17:44 12/11/2019

Yo creo que debemos investigar un poco mas, no debemos declarar golpe de estado cuando el pueblo (civismo), reclama un derecho de respeto a su voto. Solo en los sistemas SEUDO SOCIALISTAS el engaño en las urnas de los votos no es un delito?. No es que no estamos de acuerdo con los avances sociales que genero la corriente socialista en Bolivia, estamos en contra del abuso autoritario que ellos genersron en su militancia, eso acompañado al delito de amañar unas elecciones, pensando que el pueblo es tonto. No señores bien dicho es "NO HAY PEOR CIEGO QUE AQUEL QUE NO QUIERE VER"; pero como civicos y respetuosos de la libertad en todos los sentidos, dejemos a los seudo socialistas que sigan pensando que es un golpe, que si fueran estudiosos como los antiguos socialistas, se darian cuenta que es un movimiento civico popular, lo que ocurrio en Bolivia, la destitucion de una persona y su entorno mas cercano, que cometieron un delito penal de fraude, y por consiguiente estan sijetos a la ley, y actualmente hay un presidente de acuerdo a la constitucion sin vulnerar esta. Los que indican de golpe, dejemos que sigan pensando, ya se dijo antes, "NO HAY PEOR CIEGO....."

Responder
4
8
Hodei 17:58 12/11/2019

No, tus justificaciones caen por su propio peso. Los militares y policias han intervenido en la vida pública, algo totalmente antidemocrático, derrocando a un gobierno democrático y apoyando a una oposición que ha echo de la violencia sobre gobierno y partidarios su postcampaña política.
No hay justificación alguna frente a un golpe de estado: Ni fraude, ni corrupción ni nada. De lo contrario estaríamos apoyando golpes previos como el de España en el 36 o el de Chile en el 71.
Es gracioso como se ha caído toda la mentira de la oposición derechista. Mucho tildaba a Evo de antidemocrático, pero ellos han sido los que han dado un golpe antidemocrático total. Militares, iglesia y oligarquías son los vencedores de esta maniobra golpista, que aniquila un proceso socialista que ha generado empoderamiento, derechos y reconocimiento a todos los sectores populares.
Capitalismo golpista!

Responder
8
4
Ahora a por Maduro 19:34 12/11/2019

Gobierno democrático? Para empezar, el pueblo en 2016 dijo que Evo no podía presentarse más, y luego además ha intentado mantenerse en el poder manipulando los votos. Todo el que esté bien informado lo sabe perfectamente, aunque intenteis inculcarnos vuestra ideología.

Responder
6
7
Hodei 10:57 13/11/2019

La brillantísima oposición Bolivia, que autoproclamada a una mujer como presidenta, sin elecciones democráticas ni apoyo alguno en la mayoría del Senado.
Si eso no es ser un golpista, miedo me dais

Responder
2
2
#42988 20:50 12/11/2019

No pidas aqui en el salto que pensemos, aqui venimos a confirmar lo que ya pensamos porque la ideologia nos ciega

Responder
0
4
Hodei 10:58 13/11/2019

Hombre, pues en un medio que da voz a los sin voz, decir tonterías como esa es de una ignorancia enorme

Responder
2
1
#43072 14:40 13/11/2019

ignorancia es creer que aqui se informa

Responder
1
2
Hodei 15:42 13/11/2019

Claro, esque mejor se informa en medios financiados por multinacionales, que tienen las manos atadas para informar libremente.
Aquí, por lo menos, la mayoría de financiación proviene de ciudadanos, evitando el control capitalista

Responder
1
1
#43093 16:50 13/11/2019

De ciudadanos que si no leen lo que ya piensan amenazan con cancelar su suscripción...dime que libertad de prensa es esa, te invito a reflexionar! Si no se te ocurre nada entenderé que me llames fascista, salud!

Responder
1
0
#42940 13:11 12/11/2019

Y para complejizar más el tema, un artículo muy interesante de Maria Galindo, de Mujeres Creando: https://www.lavaca.org/portada/bolivia-la-noche-de-los-cristales-rotos-por-maria-galindo/

Responder
2
0
#42974 19:04 12/11/2019

Yo diría que clarifica. Tiene sentido y lo explica todo.

Responder
0
0
#42910 10:00 12/11/2019

No es un golpe de estado y lo sabéis, se os llena la boca con decir “el poder del pueblo” pero cuando el pueblo lo pasa mal dentro de un sistema que consideráis el bueno, entonces que se joda y que se aguante. Nadie debería perpetuarse en el poder pero si te pillan amañando...

Responder
5
15
#42931 12:21 12/11/2019

Golpe de estado es cuando las oligarquías que llevan 15 años masticando bilis se alza contra las comunidades indigenas aprovechando un momento de debilidad, y errores, del gobierno. Es un golpe de estado cuando estos oligarcas queman las sedes del MAS, detienen a las alcaldesas, las rapan el pelo, las arrojan pintura roja por el cuerpo y las pasean por el pueblo (está pasando), cuando bajan las wuipalas y alzan la bandera nacional boliviana mientras rezan, cuando pretenden recuperar los derechos de unos pocos haciendo apología de un racismo erradicado hace 15 años contra su propia gente, las comunidades indígenas. Dejad de desviar el foco de atención diciendo que las elecciones fueron fraudulentas, utilizáis esto como podríais utilizar cualquier cosa para justificar la violencia y el racismo. Los errores gubernamentales no se denuncian mediante la violencia contra los pueblos. Eso se llama GOLPE DE ESTADO. No cuela, y con lo poco que podemos hacer desde aquí vamos a poner toda nuestra fuerza para desmontar esa versión y difundir lo que en realidad está ocurriendo.

Responder
10
2
#42934 12:33 12/11/2019

Como yo también ves que no es un golpe de estado. Mientras amañaba las elecciones y el pueblo pasándolo mal, el ahí en su gimnasio particular...

Responder
3
7
Riana 11:27 12/11/2019

¿El amañador usamericano y golpista te "pilla" amañando?

Responder
5
1
#42915 11:03 12/11/2019

Si te pillan amañando se repiten las elecciones con observadores internacionales, no se da un golpe de Estado, lo que pasa es que si lo da el ejército o la derecha es para poner orden, hacerorslo mirar porque hay un sesgo democrático muy importante en este país.

Responder
7
0
#42947 14:45 12/11/2019

pero no ves la gravedad de amañar las elecciones? y sabes que no hay ese golpe de estado

Responder
3
10
#43030 11:36 13/11/2019

Pues supongo que hay suficientes elementos jurídicos para llevarlo ante los tribunales.

Responder
0
1
jose lorente 23:05 12/11/2019

lo primero el informe es falso y segundo el informe dice que Evo Morales en vez de ganar de 10,1 habría ganado por 9,8 o 9,9, asi que, lee un poquito

Responder
3
1

Destacadas

Medio ambiente
España lidera el uso de pesticidas debido a la agricultura intensiva

En dos décadas, la superficie dedicada a la agricultura intensiva ha aumentado un 21%. Un incremento que lleva aparejado el liderazgo del Estado español en la Unión Europea en cuanto al uso de pesticidas y también que el 85% del agua consumida se destine a regar campos e invernaderos.

Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría. 
Pensiones
La huelga contra la reforma de las pensiones afronta una semana clave en Francia

Tras la exitosa movilización del jueves, los transportes siguen casi paralizados y los sindicatos, especialmente sus bases, organizan nuevas protestas a partir del martes.

Urbanismo
Mireia Vidal: "La Punta sufre las mismas políticas de hace 20 años a pesar de la emergencia climática"

La secretaria general de la Coordinadora Camperola del País Valencià contextualiza las problemáticas actuales de l'Horta Sud en materia de urbanismo y cuestiona la propuesta del actual gobierno valenciano con respecto a la ZAL.

Argelia
El Hirak pide el boicot de las elecciones en Argelia

Argelia supera los diez meses ininterrumpidos de movilizaciones en las calles con una fuerte oposición a las elecciones presidenciales del 12 de diciembre

Últimas

Literatura
[Podcast] Entrevista a Santi Fernández Patón y su novela "Todo queda en casa"
[Podcast] Santi Fernández Patón: “Lo que más interesa de los grandes temas que me planteo en una novela son sus consecuencias en las personas”
Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.