Bizkaia
Las trabajadoras de las residencias de Bizkaia ponen fin a la huelga

Sindicatos y patronal acuerdan un nuevo convenio que recoge las principales reivindicaciones del colectivo después de más de un año de paros.

Huelga residencias
Trabajadoras de las residencias vizcaínas celebran el fin de la huelga. Imagen: ELA.
30 oct 2017 06:00

Las trabajadoras de las residencias de mayores de Bizkaia han aprobado desconvocar la huelga tras el acuerdo alcanzado entre los sindicatos y la patronal del sector. Cuelgan sus camisetas verdes después de 370 días de paros y más de dos años de conflicto.

El nuevo convenio colectivo recogerá las principales reclamaciones de las gerocultoras en cuanto a salario y jornada. El número de horas de trabajo semanales se reducirá progresivamente hasta llegar a las 35 en 2020 y se establece un incremento salarial que alcanzaría los 140 euros mensuales en los próximos tres años.

Según lo acordado, las nóminas subirían 40 euros en los cuatro últimos meses de 2017 y todo 2018, 45 euros en 2019, y se les aplicaría una subida lineal de 55 euros en 2020. El objetivo: un salario mínimo de 1.200 euros al mes. Además, las trabajadoras percibirán el 100% del sueldo en caso de accidente laboral o enfermedad profesional y verán aumentado el plus de fin de semana y los pluses de nocturnidad.

una lucha feminista

“Ha sido más que un conflicto laboral, también ha sido una lucha social y feminista, ya que hemos avanzado hacia la dignificación de los trabajos de cuidados”, han explicado desde el sindicato ELA en un comunicado. En el texto recuerdan las dificultades que han encontrado en el camino. “Nos acusaban de maltratar a los usuarios de las residencias, nos despedían a compañeras de lucha, nos trataban como ciudadanas de segunda, subalternas, manipulables”, aseguran.

El pacto lo firmaron ELA y Gesca, sindicato y patronal mayoritarios en el sector, el pasado 26 de septiembre. Pero requería el apoyo de al menos una de las dos organizaciones empresariales minoritarias para salir adelante. Un mes después, Lares y Elbe firmaron el texto. UGT también lo ha suscrito y CCOO y LAB lo estudiarán en los próximos días.

En una nota de prensa difundida a los medios, los empresarios han asegurado que para llegar al acuerdo “ha sido necesario que las partes implicadas afrontaran la situación como una negociación de carácter laboral”. Según su análisis, el acuerdo “permite la sostenibilidad del sistema sin cargas asumibles para las más de 3.000 familias que sufragan de modo privado estas plazas, ni para la Diputación Foral de Bizkaia”.

Las residencias vizcaínas dan empleo a más de 5.000 personas, la mayoría mujeres, y atienden a unos 10.000 usuarios.

Relacionadas

Coronavirus
Acompañar la vejez, caminar sin miedos
María Ángeles Millán trabaja de auxiliar geriátrica y acompaña a las mayores que atiende para superar juntas el miedo a la pandemia
Migas
Las temperaturas discretas y las horas anormales

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Migas
Los vigilantes y las distancias

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Por ejemplo, en la panadería de un hipermercado vizcaíno. Aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta alarma.


2 Comentarios
#2170 2:49 1/11/2017

Todo mi apoyo compañeras ! Espero que en Madrid despertemos pronto por que es inhumano la carga de trabajo pero más inhumano es que te hagan tratar a las personas como muebles por qué no hay personal suficiente

Responder
2
0
Óscar 8:16 30/10/2017

La lucha es el camino

Responder
4
0

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.