Sembrando Canchales, reforestando el suroccidente asturiano

Sureyna Cadenas, lugareña del Valledor, en Asturias, esta poniendo en marcha un proyecto para repoblar con arboles autóctonos el valle, una zona devastada por múltiples incendios en los últimos años.

valledor 3
Ruinas de uno de los edificios que se quemaron en San Martin del Valledor. Giulia Tarquini

publicado
2018-11-04 07:00:00

“Me iba a tirar al río con mi hija”, comenta con su vivaz tono de voz Sureyna Cadenas Muñiz, mientras recuerda el incendio que el año pasado arrasó el valle en el que vive, el Valledor, uno de los lugares más aislados de Asturias. 2017 fue un año especialmente catastrófico en la región a causa del elevado numero de incendios, fuegos que destruyeron 13.000 hectáreas de bosque, sobretodo en la parte suroeste. La Sierra del Valledor se distingue por ser un territorio montañoso con un clima continental muy diferente al clima húmedo del resto de Asturias. Esto, junto con el fuerte éxodo rural de su población, lo destinan a ser una tierra olvidada, perdida entre Galicia y León.

La pizarra, negra como el carbón, se distingue fácilmente entre los montes pelados tras años de incendios. El eco del oro, antiguamente presente y tan buscado en esta tierra, resuena ya solo en el nombre de dicho valle, el Valle del Oro, y del río que lo atraviesa desde la Sierra de Palo, en el concejo de Allande, hasta desembocar en el Navia.

Valledor 7
Sureyna y unas voluntarias enyesando las paredes del cuarto donde se planeaba alojar a los voluntarios, en la vieja escuela de San Martín del Valledor. Giulia Tarquini

El territorio de este concejo se divide en tres sectores: La Puela y su entorno; la zona que se conoce como A Serra, con Berducedo como centro; y el Valledor. Este ultimo se caracteriza por el fuerte despoblamiento que padecen sus pueblos de piedra desde el siglo XX, una circunstancia que, además de las razones comunes al resto del territorrio asturiano, fue agravada por la construcción en 1955 del embalse de Grandas de Salime que cortó una de las salidas del valle, provocando la desaparición de la carretera que lo comunicaba con dicho concejo.

“Mis padres, como muchos, emigraron del medio rural en los 70 para ir a trabajar en las zonas industriales que se crearon en aquellos años en el centro de Asturies, lo cual supuso un cambio brutal en su estilo de vida”, comenta Eva Martínez Álvarez, originaria del Valledor y amiga de infancia de Sureyna, la impulsora del proyecto de reforestación Sembrando Canchales.

Sureyna tiene una mirada firme y divertida a la vez, y aparece como una mujer tenaz, fuerte y determinada. Es activa en numerosas luchas, como la de garantizar una escolarización a su hija a pesar de que el transporte no llegue hasta su casa por el mal estado de la pista de acceso. Aun así, ha decidido seguir viviendo en esta tierra, la misma donde se ha criado y donde está creciendo también Yurema, su hija de nueve años.

valledor 2
Un voluntario lanzando semillas de fresno. Giulia Tarquini

Las dos viven en Aguanes, una pequeña aldea en el medio del bosque atravesada por varios ríos, como sugiere su nombre. La historia de este pueblo, como la de muchos en la zona, se vio mutilada hace ya más de medio siglo. El aislamiento causado por la construcción del embalse, sumado a la falta de oportunidades y a la dureza de aquellos años, provocó un éxodo rural sin precedentes.

Los pueblos del Valledor, actualmente casi vacíos, conservan las grandes casas de piedra con techos de pizarra, paneras y horreos, construcciones auxiliares para la conservación y el almacenamiento de alimentos. Al escaso paisaje humano se suma la progresiva desertificación del territorio a causa de los frecuentes incendios que han ocurrido en la región en los últimos años. Con una vegetación en la que predomina el monte repoblado de pinos, fruto de las políticas de reforestación de los tiempos de Franco, aún vigentes hoy en día, en la zona apenas se conservan los bosques autóctonos de castaño, roble y abedul.

La peor catástrofe

El incendio que asoló el Valledor en 2011 fue el más grande registrado en España en ese año. El fuego arrasó más de 2.000 hectáreas del territorio allandés destrozando los montes, los pastos ganaderos y numerosas casas, adjudicándose la denominación de peor catástrofe forestal en la región desde 1998. Este incendio se produjo en un mes de intensa sequía y, según la Coordinadora Ecoloxista, “hubiera podido evitarse tras la toma de medidas de prevención”. Además, según señalan, “podría haber sido provocado por pastores y ganaderos para regenerar y favorecer el crecimiento del pasto”.

valledor 1
Sureyna Cadenas Muñiz. Giulia Tarquini

En los últimos años, los montes han sufrido un proceso de enajenación de las comunidades que los conformaron estructuralmente con sus quehaceres históricos. “El fuego, en realidad, siempre fue una herramienta utilizada de cara al trabajo campesino. Las veces en las que la situación descontrolaba, los habitantes mismos se implicaban en apoyarse unos a otros para apagarlo, así como hacían en los trabajos de limpieza y gestión del monte común”, comenta Eva. “Creo que el problema del fuego sea en realidad la punta del iceberg del panorama creado por el abandono del rural que implica la falta de todo tipo de servicios básicos e infraestructuras”.

Recientemente, en Asturias, se ha modificado la ley de montes regional, la cual permite el pastoreo en terrenos incendiados. Mientras la norma estatal obliga a la comunidad autónoma a adoptar las medidas necesarias para restaurar el suelo vegetal, incluyendo el acotamiento temporal de la zona incendiada para impedir la realización de actividades que obstaculicen la regeneración del suelo, la norma autonómica admite el pastoreo como práctica compatible durante el primer año tras el incendio, contraviniendo la normativa ambiental. “Esto compromete enormemente el crecimiento del bosque autóctono y favorece la progresiva desertificación de los montes, donde se llegan a crear zonas de pura roca sin que nazca nada, también a causa de las fuertes lluvias que contribuyen a la erosión del terreno”, afirma Sureyna. Éste es uno de los ejes centrales del tenso debate entre los movimientos ecologistas y los sectores ganaderos.

valledor 4
Vista del Valledor, con un árbol quemado a la derecha y detrás unos pinos plantados en el monte arrasado por las llamas. Giulia Tarquini

Los incendios del año pasado fueron aun peores de los del 2011. 6.000 hectáreas de bosque ardieron entre los consejos de Ibias y Allande, para lo que hubo que movilizar ingentes medios técnicos y humanos. El fuego, que estuvo activo casi veinte días, llegó hasta los centros habitados. En el caso de Valvaler, en Ibias, se acercó a unos cincuenta metros de las casas, y en Cornollo, en el concejo de Allande, arrasó dos casas, cinco paneras y la ermita del pueblo. En San Martín del Valledor el fuego destruyó bienes históricos y públicos incluyendo una torre del siglo XII y las antiguas escuelas, que algunas personas de la zona estaban rehabilitando y renovando para crear un centro cultural y social para la población del territorio, una infraestructrua que no existe en el concejo.

El incendio de octubre 2017 podría haber tenido su origen en una quema controlada que fue solicitada por un trabajador del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) para realizar su tesis doctoral Incendios forestales: identificación de la intensidad, severidad y capacidad de regeneración de la vegetación tras el fuego en el Principado de Asturias. Según el guarda que interpuso la denuncia a las autoridades, se realizaron supuestas irregularidades en la solicitud, la adjudicación y el desarrollo de la quema controlada, realizada con medios públicos en uno de los meses más secos del año y en un día festivo.

Centro neurálgico

San Martin del Valledor se encuentra cerca de Aguanes, la aldea donde vive Sureyna, e iba a ser el punto neurálgico del proyecto que ha decidido emprender esta mujer gracias al apoyo de la Red Ibérica de Guardianes del Bosque y siguiendo el ejemplo del Reforest-Accion Network, un proyecto autogestionado de reforestación de la Sierra de Gata (Extremadura), impulsado por Rodrigo Ibarrondo ‘Bongi’ despúes del incendio del 2015.

valledor 5
Un voluntario durante las obras de rehabilitación de la vieja escuela de San Martin del Valledor. Giulia Tarquini

“La idea es organizarse para reforestar las hectáreas quemadas con la ayuda de voluntarios y voluntarias”, explica Sureyna. El centro base del proyecto Sembrando Canchales iba a ser el edificio de la antigua escuela de San Martin, propiedad de la parroquia rural de la zona que había cedido los espacios de la planta superior para alojar los voluntarios. La escuela, que se quemó en 2011, ya había sido restaurada y habilitada por Sureyna y un primer grupo de voluntarias para que a finales de octubre empezaran a llegar otros grupos, pero a causa de la interposición de una denuncia anónima se le ha prohibido el uso de estos espacios como alojamientos.

A pesar de esto, y de que las autoridades hayan denegado la autorización para la reforestación en la zona mas próxima a San Martin por la existencia de un proyecto estatal de reforestación, Sureyna cuenta con el apoyo de algunos vecinos, el de las asociaciones locales y también con el Vivero La Mata, el vivero forestal propiedad del Principado de Asturias que le ha ofrecido mil plantas, entre abedules y alcornoques, ya listas para recoger.

El momento es ahora

“¡Es el momento de actuar ya! ¡El monte es de todas y no voy a estar esperando que me den un papel para empezar! Antiguamente había comunidades vecinales de monte que gestionaban y cuidaban del territorio, pues es lo mismo”, comenta Sureyna, referiéndose al monte común. “La idea es ayudar al bosque a recuperarse e intentar que la erosión no siga adelante para poder también preservar la fauna de la zona, que incluye osos y lobos”, afirma.

Valledor 8
Arboles quemados en el Valledor. Giulia Tarquini

Desde el año pasado, justo después del incendio, un grupo reducido de personas ha llevado a cabo algunas acciones como lanzar bombas de arcilla y humus con semillas de plantas medicinales autóctonas tales como llantén, trébol e hipérico o hierba de San Juan. Ahora, la intención es organizar el trabajo para poder aprovechar las ayudas que van llegando bajo varias formas y caras y apoyar al monte a recuperarse.

“En esta sociedad en la que prima el individualismo”, comenta Eva. “Me parece fundamental que haya personas como Sureyna que impulsen proyectos así. Además, se trata de alguien que siempre ha vivido en la zona y que la considera una realidad sobre la que construir. Esto me emociona mucho.”

Relacionadas

Biodiversidad
Mazazo judicial a la caza de especies en mal estado de conservación

El Supremo señala que no podrá autorizarse la caza de ninguna especie que esté en declive o de la que se desconozca su estado de conservación.

Medio ambiente
Crónica verde de un 2018 que falló en Katowice
La llegada del Ministerio de Transición Ecológica ha supuesto un cambio de rumbo en política medioambiental a nivel estatal que, por el momento, tiene más palabras que hechos.
Biodiversidad
Unha nova vida para o monte
O proxecto traballou ao longo do país con iniciativas de xestión forestal sustentable, demostrando que hai alternativas ao modelo de monocultivo.
Biodiversidad
Un santuario natural para proteger el salmón atlántico

Un equipo internacional alerta de la necesidad de crear zonas protegidas para no acabar con el salmón atlántico, cuyas poblaciones en el norte de España podrían estar en peligro crítico por su reducida variedad genética.

2 Comentarios
#25962 9:10 14/11/2018

La mitad del articulo es mentira y se mezcla toda la informacion de los dos incendios. Que poca verguenza tienen algunos.

Responder
1
0
#25498 16:32 4/11/2018

Se gastaron más de 200.000€ en la escuela de la parroquia rural después del incendio de 2011, en una obra que a TODAS LUCES ESTÁ PREVARICADA. para dejarla como mostráis.

Responder
2
0

Destacadas

Comunidad de Madrid
Iglesias anuncia que Podemos disputará las autonómicas a la marca de Errejón

El secretario general de Podemos envía una carta en la que muestra su tristeza por el anuncio de Errejón y Carmena y anuncia que saldrán “a ganar” las elecciones autonómicas.

Unión Europea
El ascenso de la ultraderecha y la nueva Europa

Los partidos de extrema derecha han cambiado paulatinamente de discurso. Ya no abogan abiertamente por la salida de la Unión Europea sino que han recuperado la vieja idea fascista de “reconquistar” el continente.

Vivienda
Victoria contra los gigantes inmobiliarios en Berlín

Tras semanas de movilización por parte de los vecinos del barrio, el Senado de la Región de Berlín decidió iniciar un procedimiento para comprar estas viviendas y no permitir que un fondo buitre las acapare.

Empresas autonómicas de capital riesgo
CRM destinó 1,5 millones de euros a una empresa cuando un primo de Esperanza Aguirre entró en su accionariado

La empresa de capital riesgo madrileña Capital Riesgo Madrid perdió 1,3 de los 1,5 millones de euros que invirtió en la empresa textil Suprasport coincidiendo con la entrada de Esperanza Aguirre en el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Industria
Reconversión industrial del automóvil, pero con mejores condiciones laborales

CGT denuncia la utilización por parte de la patronal de la transición hacia el coche eléctrico para una “reestructuración salvaje” de las plantillas, y plantea aprovechar la oportunidad para mejorar las condiciones laborales en las plantas. 

Últimas

Laboral
Konecta despidió a 92 personas discapacitadas con la aprobación de la Agenda Tributaria
La Justicia madrileña da la razón al sindicato CGT y considera nulo el despido de 92 trabajadores con discapacidad de la multinacional del call center Kontacta. El sindicato señala la responsabilidad de la Agencia Tributaria, cliente de la empresa, a la que acusa de “cómplice” de los despidos. 
Refugiados
¿A qué huele un refugiado?
1

Los pabellones que todavía se mantienen en pie en el campo de concentración franquista de Montijo son un monumento (no reconocido) a la memoria de las víctimas de la represión fascista. Estos días, el bloqueo en el puerto de Barcelona del barco de Open Arms devuelve al presente la indignidad del trato degradante a los refugiados.  

México
El perdón del Gobierno de Mexico a la periodista Lydia Cacho llega con 14 años de retraso

El Gobierno de México pide perdón a la periodista Lydia Cacho por la persecución, detención y tortura que sufrió en 2005 tras la publicación de su libro Los demonios del Edén, una investigación sobre las mafias de la trata y la explotación infantil en el sur del país.

Pueblos recuperados
La Audiencia Provincial confirma la sentencia a los pobladores de Fraguas

Los seis jóvenes condenados afirman que no pagarán la demolición del pueblo, por lo que la pena de cárcel podría ampliarse a los dos años y tres meses.