Enrique Cabezón: “Los Lirios solo tiene un problema y es que ha sido tratado de forma diferente”

Entrevistamos a Enrique Cabezón, presidente de la asociación vecinal del barrio de Los Lirios de Logroño, en el que viven 3.000 personas.

Enrique Cabezón
Enrique Cabezón, presidente de la asociación de vecinos de Los Lirios, durante el último corte realizado en la circunvalación de Logroño Carlos Benéitez

publicado
2017-12-22 11:41:00

Enrique Cabezón es poeta, editor, colaborador de El Salto y presidente de la asociación de vecinos del barrio logroñés de Los Lirios. Un barrio que, con más de tres mil habitantes, carece de infraestructuras públicas en materia deportiva, cultural, sanitaria y educativa. Desde esta plataforma vecinal cortan todos los viernes, desde hace dos meses y medio, un paso peligroso que se ven obligados a cruzar cada día para llevar a sus hijos al colegio. También han denunciado ante el Seprona la parada de trenes de mercancías peligrosas a escasos metros del núcleo urbano. Esta no es una asociación vecinal al uso, ya que toma la metodología del 15M y posee tintes de movimiento social.

En los últimos años la asociación vecinal de Los Lirios ha cambiado mucho y muy rápido a raíz de la entrada de la asamblea de padres y madres del barrio en la asociación. ¿Cómo fue este proceso?
La Asamblea de Padres y Madres surge en el año 2015 como brazo de contrapoder a la que era la junta de la asociación de vecinos. El conflicto que lo desencadena es que, por tercer año consecutivo, existía la necesidad de escolarizar a 50 nuevos niños, una cifra que actualmente se mantiene, y el sistema de zonificación del Gobierno de La Rioja genera una bolsa de discriminación. Por poner un ejemplo: mi hija entraba en igualdad de condiciones a nueve de los 24 colegios públicos.

Aquel año, 25 niños consiguieron plaza en el centro de referencia para este barrio y otros 25 se tuvieron que repartir entre otros centros. Esto hace que muchos padres, contra su voluntad, se vean obligados a escolarizar a sus hijos en escuelas concertadas o marcharse a barrios con difícil o ningún acceso peatonal desde aquí. Esto potencia y evidencia un problema que el barrio arrastra desde hace años: el acceso al barrio. Nuestros niños se están viendo condenados a la diáspora porque no tienen derecho a estudiar juntos.

Desde la asociación entendemos que este barrio se diseña con unos servicios propios, para lo cual se reserva un espacio desde el minuto cero. De hecho, se dan pisos de protección oficial con planos del colegio y del centro de salud. Ese paso tiene que darse porque este barrio está aislado por dos ríos, por una circunvalación, por la vía del tren y por tamaño pide tener unos servicios como los tendría un pueblo de este tamaño -actualmente cuenta con una población de más 3.000 habitantes-.

Finalmente y como consecuencia de la negativa de la asociación a apoyar esta lucha, ya que consideraban que no es necesario defender el colegio en el barrio, se genera una polarización del barrio en dos bloques: La antigua junta, que cada vez eran menos y contaban con menor apoyo y la asamblea de padres, que no paraba de crecer en número y apoyos -- la media de edad de las familias es de entre 30 y 40 años, a las cuales la cuestión del colegio preocupa--.

En el año 2016 la junta nos convoca y nos anuncia que va a dimitir y que si no nos hacemos nosotros cargo de la asociación, esta se disuelve, con todo lo que ello conlleva. Es así como la plataforma se integra en la asociación de vecinos y pasa a formar parte de la nueva junta.

Siendo una asociación vecinal que proviene de una situación como esta y estando integrada por familias tan jóvenes, ¿cómo se organiza?
Para nosotros, el modelo a seguir era la Asociación de Vecinos de Madre de Dios, que era y es una asociación asamblearia muy preocupada por los problemas del barrio. Los problemas de cada barrio por su propia demografía son distintos y algunos coinciden con los nuestros, pero es un modelo que hemos querido tomar.

Desde que entramos en la Junta quisimos hacer incidencia en el tema social ya que aquí, por ser un barrio nuevo y burgués, no se estaba viendo. Teníamos y tenemos discriminación a la hora de la escolarización y la construcción de servicios públicos mínimos. Este barrio no tiene servicios públicos de educación, de salud, ni tan siquiera deportivos o infantiles. Había que pelear todo.

El modelo a seguir era la Asociación de Vecinos de Madre de Dios, que era y es una asociación asamblearia muy preocupada por los problemas del barrio

Lo primero que hicimos fue una recogida de material escolar para cederla a alguna asociación o a algún vecino que se pronunciase. Realizamos campañas para denunciar el IRPH con abogados que revisaban las hipotecas de los vecinos de forma gratuita. Hemos hecho un poquito de todo, siempre de una manera distinta a lo que normalmente se entiende que tiene que hacer una asociación de vecinos, aunque nosotros entendemos que se tiene que hacer así. Así mismo, seguimos haciendo algunas de las actividades que vienen heredadas de las anteriores Juntas: un cross popular, una decoración de un árbol de navidad en el parque, una cabalgata de Reyes, las fiestas del barrio... hay de todo, pero lo que hemos intentado es aportar un punto de reivindicación y de visualización de los problemas reales del barrio.

Organizarnos es complejo porque todos tenemos hijos pequeños y problemas de horarios para vernos físicamente; aún así hacemos reuniones que normalmente empiezan a las diez y media de la noche y acaban cuando se puede. Muchas decisiones se toman en asamblea virtual en distintos grupos de WhatsApp o de Telegram. Hay un grupo, que es el de la Junta, en el que toman las decisiones crematísticas como pagar, comprar o cuestiones de última hora.

Una de las reivindicaciones históricas del barrio y que últimamente se ha mediatizado más son los accesos al mismo y lo que ello supone. ¿Cuál es el problema que tiene el barrio en este sentido?
Este barrio solo tiene un problema, que ha sido tratado de forma diferente al resto de barrios que se crearon al mismo tiempo. Bien es cierto que la sombra del centro comercial no deja ver nada más allá, aunque si el día de mañana cierra, esto es un barrio zombie porque no tiene nada. ¿Esto cómo influye? Lo hace cotidianamente en todo: para ir al médico tienes que andar 25 minutos o coger transporte, para ir al colegio tienes que jugarte la vida en los accesos y caminar kilómetro y medio, que si el acceso fuese bueno tampoco tendrías problema --la distancia media del domicilio al colegio en Logroño es de 400 metros--.

El acceso al barrio, donde nuestros hijos se juegan la vida, es una glorieta con 16 carriles, cuatro por cada uno de sus flancos. Esta vía, que une Los Lirios con Logroño, es una de las entradas clásicas a la ciudad por la Nacional 232, carretera famosa por su actividad diaria como fábrica de muertos. Los Lirios crece encima de ella y una sección termina integrándose y formando parte de la que es ahora la calle principal del barrio. Anteriormente se entraba a 60 kilómetros por hora, dado que nadie se había dado cuenta que somos parte de la ciudad. Recientemente, hemos conseguido que se reduzca la velocidad de acceso a 40km/h.

Hemos llegado hasta el punto de ver cosas horrorosas como carros de niños atropellados debajo de los coches

En la glorieta, además, hay dos salidas de acceso a la circunvalación, en las que se sube y se baja a 80 por hora, y están tan cerca del paso de cebra que coches y camiones lo pisan impidiendo el cruce. No hay ningún tipo de semáforo, ni sobreelevación ni dispositivo alguno de seguridad para el peatón. Con la no disponibilidad de servicios en el barrio se ha cargado todavía más de tráfico este paso y ha significado que ha habido ya tres muertos y accidentes continuos. Hemos llegado hasta el punto de ver cosas horrorosas como carros de niños atropellados debajo de los coches.

Pero esto no termina aquí, avenida de Zaragoza --antiguo tramo de la N232 que desembocaba en Logroño y actual paso secundario a tres polígonos industriales y un centro comercial-- es utilizado por camiones de alto tonelaje, a pesar de que la normativa municipal les prohíbe circular en Logroño. Nosotros siempre hemos tenido la sensación de que no somos Logroño, no porque no hayamos querido serlo, sino porque la señal de salida y de acceso a Logroño está en la UNIR: ni en Los Lirios, ni en Varea. Estamos fuera de lo que según las señales es Logroño. A partir de la glorieta de la circunvalación los coches corren, no hay vigilancia, no hay radar, hemos tenido problemas con carreras ilegales... Lo sorprendente con las carreras es que con la cantidad de cámaras que hay no les hayan pillado nunca en ninguno de los diferentes barrios que hemos tenido este problema.

Falta un plan de integración en la ciudad: integración de comunicaciones y pacificación del tráfico para que la gente pueda ir andando o en bicicleta; no se ha hecho y tenemos un barrio que está a 20 minutos andando del Ayuntamiento pero teniendo que cruzar a pie un carril de 80 kilómetros por hora. ¿A nadie se le ha ocurrido pensar que la gente de Logroño anda o que quiere ir en bicicleta de un sitio a otro sin que le maten? No es un problema exclusivo de Los Lirios, es un problema que arrastran todos los barrios nuevos en la ciudad. Yo quiero sentirme unido a mi ciudad.

Uno de los últimos conflictos que habéis destapado y que os ha llevado a interponer una denuncia ante el Seprona es la parada de trenes de mercancías peligrosas a escasos metros de vuestras casas. ¿Qué puede provocar esto y por qué se produce?
La fase uno del plan de soterramiento de Logroño duplica la vía a su paso por Los Lirios. Curiosamente, además de la duplicación, aparecen aquí unos semáforos y en la cuenca del Iregua empiezan a parar combois de todo tipo: pasajeros, mercancías y mercancías peligrosas. Esto atenta directamente contra la legislación española, que dice que no se pueden planificar paradas a menos de 500 metros de un núcleo urbano --todo el plan de soterramiento se hace cuando este barrio ya está construido y habitado--.

Adif --empresa pública que pertenece al Ministerio de Fomento-- se agarra a un vacío legal y dice que son paradas operativas dentro de sus trincheras. La empresa pública considera que es solo una parada porque no para motor y se queda vibrando, pero no sabemos que se haya hecho ningún de estudio de cómo puede afectar un tren temblando junto a las viviendas durante 20 o 40 minutos.

De pronto vimos un vagón de cloro líquido parado a cinco metros de las casas de nuestros vecinos

Empezamos a documentar esto accidentalmente; estábamos protestando por la normativa de ruidos que, por supuesto, la circunvalación y el tren no cumplen. Es más, aquí había aprobadas unas pantallas acústicas que no se han construido. De pronto, miramos hacia abajo y vimos un vagón de cloro líquido y alucinamos; un vagón de cloro líquido parado a cinco metros de las casas de nuestros vecinos. Nos pusimos a revisar leyes y la española no contempla ninguna parada ni ninguna detención; no existen esas normativas, ese concepto solamente existe dentro de las normativas internas de Adif.

Hay varias cosas raras ahí; la ley dicta que “se creen las infraestructuras necesarias para que las mercancías peligrosas circunvalen los núcleos urbanos” aunque sí se permite “el cruce” siempre y cuando no existan dichas infraestructuras. Esta ley, que es muy antigua, estaba en vigor mucho antes de que se realizaran las obras de soterramiento y se podría haber planificado esa circunvalación. También se exige que se cree un cargo de seguridad dentro de los municipios por los cuales estas mercancías cruzan para que vigile este tipo de situaciones. Ni en el Ayuntamiento, ni en el Gobierno de La Rioja existen. Del mismo modo, la ley establece que haya unos planes de evacuación y de seguridad con los bomberos; y por conversaciones con ellos sabemos que no solo no están familiarizados con algunos de los materiales que ya hemos fotografiado, sino que no tienen nada preparado. Tampoco se les ha llamado cuando paran trenes de este tipo, cosa que sucede cotidianamente.

Así que nos encontramos con una situación de vacío legal absoluto y de incomprensión por parte del resto de la ciudad. Esto no es un problema de este barrio, sino de todo Logroño. Para que te hagas una idea, si ese vagón de cloro líquido del que hemos hablado antes tuviera una fuga de gas, la seguridad que te exigen es la evacuación de un área de cinco kilómetros de diámetro, es decir, de aquí al arco de Navarrete.

Al margen de las consecuencias sobre la vida urbana, tanto en el barrio de Los Lirios como en el resto de la ciudad de Logroño, las consecuencias medioambientales serían brutales. La cuenca del Iregua es un terreno poroso que, entre otras cosas, riega huerta del Iregua que, si no es la huerta más importante de La Rioja a nivel de producción, es una de ellas. Y no termina ahí, desemboca en menos de un kilómetro en el Ebro que riega el resto de huertas de La Rioja, que son el motor económico y turístico de la Rioja.

Uno de los argumentos que más has empleado para describir las causas de los problemas del barrio es el olvido de las instituciones. ¿A qué crees que se debe este olvido?
Nuestro barrio ha sufrido los costes totales de la crisis que otros, con menor ocupación, no han asumido. Los Lirios aparece en la segunda expansión de Logroño, en el año 86, al mismo tiempo que se plantean otros siete barrios como Valdegastea, la Cava-Fardachón, Portillejo, la Guindalera y el Arco. En este proceso y durante este tiempo, todos van construyendo servicios. El que no tiene colegio, tiene centro de salud o consultoría médica. Los hay que tienen todo como La Cava o La Guindalera que tiene dos colegios --uno público y otro privado-- a pesar de tener a 700 metros el CEIP Las Gaunas. Y en este barrio, por distintos motivos, no se construye nada.

Es ilógico que tengamos una ludoteca, una guardería privada que funciona como un cañón, que se hayan abierto academias y que no se vea la necesidad de un colegio

Logroño crece, como el resto del país, a base de pelotazo urbanístico, es decir, a base de la gestión de suelo seguramente excesiva. Después de esos años de bonanza, entra en crisis, y eso hace que el Ayuntamiento planifique hacia dónde prioriza el crecimiento de la ciudad.

Ten en cuenta que servicios de educación, culturales, deportivos, sanitarios... son servicios que también da el Ayuntamiento y aquí no hay. No hay promoción del pequeño comercio, tampoco hay farmacia, a pesar de que el gobierno, por la ley de farmacias, está obligado a promocionar una a partir de 2500 habitantes. Ahora se ha aprobado una ludoteca, veremos... pero es ilógico que tengamos una ludoteca, una guardería privada que funciona como un cañón, que se hayan abierto academias y que no se vea la necesidad de un colegio.

Luego están algunos concejales que dicen que lo que hay son compromisos electorales que tienen que cumplir, pero claro, aquí el Partido Popular gana en todos los barrios y no hay una presión por priorizar nada porque gobiernan en todos los sitios. También creo que es porque aquí no viven los políticos que gobiernan, eso es importante, y es algo que viene de muy atrás.

Por otro lado, la cuestión de clases ha ido variando, ahora es una especie de burguesía-clase media, sea lo que sea eso. Nadie quiere hablar ya en términos de clase social. No es que no exista, es que parece como feo. Es cierto que también el sistema de trabajo influencia en todo y eso también ha cambiado. Antes te subías encima de una caja en una fábrica con 200 empleados, dabas un mitin y convencías o no. Ahora todo el mundo trabaja solo o en pequeños grupos y cuesta mucho más mantener que un discurso de clase.

Lo cierto es que desde 2015 se podía haber hecho algún avance y no se ha hecho, están poniendo mucha voluntad para no hacerlo. Están desobedeciendo al Parlamento, al Ayuntamiento y a su propio pacto de gobierno con Ciudadanos. A la hora de la verdad, ¿que son dos mil y pico votos, porque el resto son niños?

4 Comentarios
Luis 11:58 10/3/2018

Vivo en Los Lirios desde hace unos años y este nos toca escolarizar al peque. No vamos a escoger ninguno de los colegios de los alrededores ni si hugiera uno en el barrio. Por motivos familiares y laborales vamos a optar a uno algo más alejado. No creo que seamos los únicos. No creo que sea un barrio que esté mal dotado, Logroño es una ciudad pequeña y está a mano todo.

Responder
4
2
#5354 17:50 22/12/2017

Enhorabuena por la entrevista. Nunca he visto una noticia tan completa sobre mi barrio.
Abarca todas las necesidades que se reclaman desde hace años mientras los partidos se pasan la pelota y aquí sigue sin pasar nada.

Tampoco conocía este diario digital y veo que merece la pena porque noticias tan limpias y con tanto cariño no pueden encontrarse en todos los sitios.

Responder
20
3
#5378 9:01 23/12/2017

Comparto totalmente la visión del Presidente de la asociación de vecinos, actualmente no vivo allí, lo hago en un barrio dotado ya de todos los servicios de los que Los Lirios carece, además del reciente soterramiento del tren, y se nota y se agradece. Los Lirios ha quedado aislado y olvidado, ya es hora de cumplir y escuchar las reivindicaciones vecinales.

Responder
11
2
Sabina 17:40 22/12/2017

El fantoche que van en romería con la Cofradía del Santo Reproche.

Responder
2
13

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”
1

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
5

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.