Ayuda al desarrollo
La Ayuda Oficial al Desarrollo en las antípodas de la solidaridad

El dinero utilizado para controlar los flujos migratorios y para los demandantes de asilo maquilla unas políticas que cada vez destinan menos dinero a los países pobres. 

Ayuda Humanitaria
Foto: EU
CADTM

publicado
2018-01-26 16:26

El 11 de abril de 2017, con base en su informe, la OCDE anunciaba orgullosamente un aumento de la Ayuda oficial al desarrollo correspondiente al año anterior: "En 2016, los aportes netos de la Ayuda oficial al desarrollo (AOD) de los países miembros del Comité de ayuda al desarrollo (CAD), de la OCDE, alcanzaron una nueva cifra récord, con una suma de 142.600 millones de dólares". Ese monto representa un aumento del 8,9 % con respecto al de 2015, teniendo en cuenta los tipos de cambio y la inflación. La AOD neta aumentó también en porcentaje del ingreso nacional bruto (INB) para pasar al 0,32%. La presidenta del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD), Charlotte Petri Gornitzka, se apuró a decir: "Me alegro de constatar que la ayuda aportada por los donantes del CAD para el desarrollo ha registrado un nuevo aumento anual, y espero que prosiga esta evolución al alza". 

Por suerte, el informe del CNCD sobre la Ayuda belga al desarrollo acaba de agregarse a numerosos estudios que están dando mucho que hablar a las y los que todavía creen en la generosidad de los donantes de la AOD hacia los llamados países en desarrollo (PED). Ya que detrás de esta publicitada generosidad —y supuestamente en alza— se disimula una malversación creciente de la ayuda hacia los propios países donantes, por la implantación de políticas migratorias restrictivas que, por otro lado, infringen el derecho internacional. Ese mecanismo de desviación de la ayuda, que opera también en beneficio del sector privado de los países occidentales miembros del CAD, transforma los países ricos en los primeros destinatarios de su propia ayuda, en detrimento de las poblaciones que, sin embargo, supuestamente deberían ser las primeras beneficiadas.

La ADO alcanza los 142.600 millones de dólares en 2016, pero ¿para quién?

Un regocijo de la OCDE que es necesario matizar rápidamente al tener en cuenta las cifras, porque, en primer lugar los países mas pobres, llamados «los países menos avanzados» (PMA) en la jerga institucional occidental, no se benefician de ese aumento, sino que experimentan, por el contrario, un descenso del 3,9 % de la ayuda recibida en 2015 y 2016. En segundo lugar, porque la media global de los donantes es del 0,32 % del INB, y sigue siendo demasiado baja, ya que representa menos de la mitad del objetivo del 0.7 % del INB. Ese objetivo fue reconocido oficialmente por una resolución de la ONU… en ¡octubre de 1970! Solamente cinco países sobre 29 alcanzan ese 0,7 % fijado hace más de 47 años: Noruega, Luxemburgo, Suecia, y Dinamarca, y este año se une Alemania.

Los llamados «los países menos avanzados» no se benefician de ese aumento, sino que experimentan un descenso del 3,9 % de la ayuda recibida en 2015 y 2016

Por otro lado, a pesar de este aumento de la AOD, la Unesco advertía que la ayuda internacional dedicada a la educación básica, un eje sin embargo declarado prioritario en materia de desarrollo, ha bajado el 6 % con respecto a 2010. El África subsahariana percibió menos de la mitad de la ayuda para la educación básica entre 2012 y 2015, mientras que la región cuenta con casi la mitad de los niños y niñas no escolarizados en el mundo.

Finalmente, notemos que las anulaciones de acreencias también son contabilizadas dentro de la AOD, o no corresponden a una transferencia real de recursos sino que constituyen simples operaciones contables que permiten a los donantes «inflar» las cifras de la AOD. Es así como en 2005 y 2006, el alivio de la deuda de Iraq y de Nigeria explicaban una gran parte del aumento de la ayuda. En 2008, sirviendo a los desafíos geoestratégicos de Estados Unidos, los principales destinatarios de la ayuda fueron Iraq (con el 12 % de la AOD total) y Afganistán (el 4 %).

Los gastos de acogida de los demandantes de asilo son contabilizados como AOD

Esta subida de la AOD en 2016 se explica, en parte, por una desviación de la ayuda cada vez mas movilizada para controlar los flujos migratorios. Los flujos de inmigración procedentes de los países en crisis —Siria, Iraq, Afganistán, numerosos países de África asediados por las guerras y el hambre y otras dictaduras bien instaladas…—, a los que algunos de los más grandes contribuyentes de la AOD les venden armas y envían contingentes armados, engrosan las filas de demandantes de asilo, lo que implica un aumento de los «gastos de acogida». Sin embargo, una norma del Comité de ayuda al desarrollo, que data de 1988, autoriza a los países donantes a contabilizar dentro de la AOD algunos gastos dedicados a los refugiados durante el primer año de su llegada, tales como los gastos destinados a garantizar sus traslados al país de acogida, los centros de acogida para los demandantes de asilo, los albergues de urgencia, los servicios de acompañamiento social, la alimentación y la formación, incluso si esas personas son finalmente expulsadas. Algunos Estados como Grecia aun incluyen el gasto debido al control de sus fronteras.

Esta subida de la AOD en 2016 se explica, en parte, por una desviación de la ayuda cada vez mas movilizada para controlar los flujos migratorios
Los costes generados al asumir la llegada y gestión de los demandantes de asilo registraron un aumento del 27,5 % entre 2015 y 2016 hasta alcanzar la suma de 15.400 millones de dólares, o sea, el 10,8 % de la AOD total en 2016. La parte de ayuda a los refugiados pasa, de media, del 2,1 % de la ayuda neta de los países del CAD en 2008 al 10,8 % en 2016. La explosión de esos presupuestos, evidentemente gastados por los países donantes, transforma a la mayoría de los contribuyentes europeos en los primeros beneficiarios de su propia ayuda. Para 11 países, los gastos en materia de gestión de las migraciones representan más del 10 % de su AOD. Alemania, Grecia, Italia y Austria han dedicado más del 20 %, siempre contabilizado como AOD. Por ejemplo, en Alemania, que se unió, en 2016, al club de los países que alcanzan el umbral del 0,7 % del INB, fijado por las Naciones Unidas, se observa que el coste de los refugiados se ha duplicado con respecto a 2015, lo que hace aumentar artificialmente su presupuesto de AOD. En Bélgica, los "gastos de acogida" de los demandantes de asilo incluidos en la AOD llegaron a 349 millones de euros en 2016, o sea el 17 % de la AOD belga en conjunto. Y ese monto supera el subtotal de la cooperación gubernamental. En cuanto a Francia, la suma de AOD definitiva declarada ante el CAD como gasto de acogida a los refugiados se elevó a 422 millones de euros en 2016.
Presupuesto países donantes dedicado a asilo

Si el dinero movilizado no contribuye al objetivo de reducción de la pobreza y no sirve en absoluto al desarrollo de los países que la AOD se supone que ayuda, el endurecimiento de la política de asilo contribuye, de ese modo, a aumentar artificialmente la parte de ayuda del país donante. El colmo del cinismo: esa desviación de la ayuda beneficia a las empresas occidentales del sector de la gestión de migraciones, que se están privatizando.

En comparación con otros flujos, esta ayuda, que se vanagloria de trabajar para el desarrollo, representa bien poco. A pesar de la incoherencia de la AOD en materia de política migratoria, aquellas y aquellos que contribuyen al desarrollo, de forma real y con más eficacia, son los emigrantes que envían tres veces más dinero que la AOD a sus países de origen. En efecto, a pesar de una disminución por segundo año consecutivo de los envíos de los emigrantes provenientes de los PED hacia sus países de origen, estos alcanzaron los 429.000 millones de dólares en 2016 (contra 440.000 millones en 2015), una suma tres veces superior a la correspondiente a la AOD (142.000 millones). Sin esos aportes que hacen los emigrantes, residentes en los países occidentales, a sus familias, la supervivencia de una gran parte de la población de los PED estaría mucho más comprometida.

*Traducido del francés por Griselda Piñero

Relacionadas

Medio ambiente
Summer is coming

El nuevo Plan África del gobierno español sigue sin emplearse a fondo con los derechos humanos y la democracia en la región.

Cooperación internacional
El naufragio

La Cooperación Internacional ninguneada por una agenda política que bascula hacia la derecha menos comprometida con los derechos humanos.

Crisis climática
Los ricos no aportan su parte para salvar el planeta
El informe del IPCC deja claro que los esfuerzos para contener el aumento de temperatura global por debajo de 1,5 grados deben ser mucho más rápidos y mayores.
2 Comentarios
#7614 10:49 29/1/2018

Tanto dinero gastado para nada, en vez de enviar dinero y ayudas deberían darles semillas para sembrar y enseñarle agricultura.

Responder
1
1
#7622 13:58 29/1/2018

Ellos ya tiene sus semillas y sus conocimientos. Tal vez lo que se debería de hacer es dejar de mandarles multinacionales para que les expolien, financiar y suministrar armamento a las guerrillas y acabar con el neocolonialismo económico que se les impone desde el Norte opulento

Responder
4
1

Destacadas

Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Elecciones 10N
Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

Bolivia
El golpe anunciado que Evo Morales no supo prever (I)

Semanas antes del 20 de octubre ya parecía claro que la estrategia tanto de la oposición parlamentaria como de las fuerzas ultras y violentas agrupadas en los Comités Cívicos de Santa Cruz, Potosí y otras ciudades, era no reconocer los resultados electorales si estos daban un triunfo a Evo Morales.

Memoria histórica
Mientras les quede voz
Luisa Vicente preside la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, desde donde trabaja para recuperar la memoria de las 1.300 víctimas de la provincia.

Últimas

Refugiados
Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

Bolivia
La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.