Antifascismo
Apuntes para una batalla de las ideas

Vox es la punta de lanza en España de una cruzada intelectual. Plantemos batalla en el terreno de las ideas, pero partiendo de un consenso común que nos distinga del orden neoliberal reinante.

Aleix Romero Peña

publicado
2019-01-02 13:39

De un tiempo a esta parte, Vox, como anteriormente le ocurrió a Podemos, enseñorea todos los debates presentándose como esperanza o amenaza. A diferencia de la formación morada, el partido de Santiago Abascal no parece tener tan claro que vaya con sus acólitos a asaltar los cielos —aparte de que, dándose el caso, trataría de defenderlos—. En este punto se presenta más humilde. Es consciente de que la influencia que puede ejercer no deriva tanto de su fuerza electoral —sus casi 400.000 votos en Andalucía son respetables, pero minoritarios—, sino de su capacidad de influencia en la agenda política: de marcar prioridades, proponer medidas y rechazar otras.

Frente a la derecha tecnocrática que tiende a eludir las disquisiciones intelectuales —la denostada “derechita cobarde”—, Vox aparece como una auténtica fábrica de ideas, y es precisamente aquí donde reside gran parte de su atractivo. A finales de 2017, Abascal se adhirió de manera entusiasta a la Declaración de París por “una Europa en la que podemos creer”. Partiendo de la constatación de estar viviendo una crisis, el manifiesto, suscrito por algunos de los académicos más conservadores del continente, es una llamada al combate contra la llamada falsa Europa, aquella que cree en el progreso de la historia, los derechos humanos, la igualdad, la diversidad… valores todos ellos propios de una utopía que, para estos ojos reaccionarios, se transmuta automáticamente en distopía.

El espíritu de las Luces y su énfasis en la emancipación constituyan por fuerza nuestro punto de partida alternativo

Que Marine Le Pen y Matteo Salvini hayan llamado a salvar a “la verdadera Europa” ya es de por sí suficientemente indicativo de cómo han calado las soflamas de la Declaración de París.

¿Qué hacemos con el manifiesto de nuestra particular alt-right? Combatir sus ideas con ideas. No deja de ser llamativo que la Declaración de París aluda a las raíces grecorromanas y cristianas de Europa, dotando así a su causa de una connotación sagrada, como si fuera otra guerra santa como las que se predicaron contra los idólatras, los musulmanes, los herejes protestantes y los impíos revolucionarios —aunque ahora, en principio, no se hable de tomar las armas—.

Ni una sola referencia a la Ilustración, eludida por su carácter secularizador y contrario a las tradiciones. De ahí que, por más tinieblas que contengan, el espíritu de las Luces y —especialmente— su énfasis en la emancipación constituyan por fuerza nuestro punto de partida alternativo.

Porque lo que nos distingue de los defensores del statu quo es que no tenemos miedo de los cambios

Aunque el tiempo no pueda ser representado como una flecha disparada hacia adelante, durante los siglos hemos ido acumulando una experiencia histórica. Hoy sabemos —aunque haya quienes prefieran no reconocerlo— que, al contrario de lo que se pensaba en el siglo XVIII, la cultura europea no es ni intelectual ni éticamente superior a ninguna otra; la diversidad, asimismo, nos ha demostrado la relatividad de los estándares morales. Sin embargo, continuamos pensando que los seres humanos tienen derechos inherentes, como son la libertad y la igualdad, aunque —y es esto lo que nos separa del pensamiento y la política mainstream— no nos cabe duda de que solo pueden ser disfrutados si son desarrollados en la práctica, lo que nos lleva a asumir un compromiso. Porque, como recuerdan dos filósofos provenientes de una de esas minorías a las que la Declaración de París niega su condición de europea, pero cuyas obras iluminan nuestro pensamiento, Spinoza y Marx, ser implica hacer y conocer la realidad supone transformarla.

Porque lo que nos distingue de los defensores del statu quo es que no tenemos miedo de los cambios. Si bien madame de Stäel apuntaba en sus Consideraciones sobre la Revolución Francesa que uno de los errores de los revolucionarios fue hacer tabula rasa con las instituciones del Antiguo Régimen, ¿qué otra cosa cabría hacer con las ruinas? Especialmente si, como se ufanaba un Buenaventura Durruti en plena revolución social de 1936, llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones.

Relacionadas

Antifascismo
La represión del antifascismo en Rusia: el caso de “la Red”

Un tribunal militar ruso condena a largas penas de prisión a un grupo de jóvenes anarquistas por pertenencia a una organización terrorista que, según diversas organizaciones de derechos humanos, nunca existió.

Feminismos
Tres reflexiones sobre cómo desandar las narrativas fascistas desde los feminismos

El antifeminismo es peligroso del mismo modo que el fascismo lo es: por su penetración en un sentido común compartido —y difundido— por mucha gente que no se considera particularmente extremista o reaccionaria

Fútbol
La Federación de Fútbol se ensaña con el Rayo

La Federación Española de Fútbol confirma las graves sanciones contra el club Rayo Vallecano por los insultos contra el jugador ucraniano del Albacete Balompie, Roman Zozulia. La condena evidencia la disparidad de criterios de la entidad, que no ha actuado con igual contundencia contra agresiones racistas y homófobas lanzadas en fechas posteriores por grupos de extrema derecha.

7 Comentarios
#28771 14:07 5/1/2019

Los fascistas no tienen puta idea de las raíces grecoromanas... y a la gente en general le importa más bien poco la filosofía de la Ilustración. Ese debate está genial para académicos, y por supuesto son ideas que habría que difundir, pero quien quiera centrar su atención en eso, en lugar de darle a la gente explicaciones reales, contundentes, relativamente breves y fáciles de entender (que no por ello simples), no se va a comer un rosco.

Responder
1
0
Aleix Romero 11:29 6/1/2019

De la misma manera que quienes concibieron la Declaración de París no pretenden obligar a nadie a estudiar latín y griego en las escuelas, tampoco es mi intención que nos pongamos pelucas empolvadas y dediquemos toda una tarde a lanzarnos frases ingeniosas. El debate se centra en ideas y valores.
La derecha aduce (por ejemplo) que el principio de la jerarquía es consustancial a la sociedad humana: una jerarquía social, una jerarquía cultural, una jerarquía de género... De ahí las manifestaciones de Vox, que tan polémicas se nos hacen porque nuestra educación nos ha inculcado la noción de igualdad. Si Vox, o sus referentes teóricos (porque no veo a Abascal ni a Ortega Smith devanándose los sesos con estas cosas), recurren a la antigüedad grecorromana para fundamentar la jerarquía, ¿por qué no vamos a recurrir a la Ilustración? De lo que se trata no es de hacer un debate académico, sino de demostrar que hay ciertas ideas o, más bien, inquietudes y aspiraciones que están bien arraigadas en la historia del pensamiento humano, que no son idas de olla de cuatro universitarios postsesentayochistas que han engañado al resto.

Responder
3
0
#28798 3:02 7/1/2019

Si es así entonces estoy totalmente de acuerdo. Lo que quería expresar es que debemos evitar en la medida lo posible los debates endogámicos sobre la inmortalidad del cangrejo, la jerga ininteligible, etc...

No veo gentes de izquierda en los medios explicando algo tan simple como que la clase trabajadora debe estar unida, y que trataran de separarnos por sexo, raza, nacionalidad, etc... para debilitarnos, como han hecho siempre. O incluso más simple aun, explicar que jamás un país se arruino por recibir inmigración, sino más bien al contrario. Sin embargo, todo se queda en el eslogan "vació" de "debemos ser solidarios" y ya. Que debemos serlo, pero hay que explicarle a la gente muchas más cosas, de la forma más sencilla posible, y dejar de encerrarnos los 4 de siempre en los debates elitistas que estamos cómodos.

Salud!

Responder
1
0
Peatón 23:54 2/1/2019

Dar la "batalla de la ideas" supone la renuncia tácita a construir consenso social. Porque si nos dedicamos a tirarnos piedras con hermosas y razonables ideas inscritas, ¿alguien sale ganando? Tal vez ni siquiera las élites. Más nos valdría comprender y conocer un poquito más.

Responder
0
0
#28672 19:55 2/1/2019

Ante el miedo a los cambios en un sistema que se derrumba, habría que dar herramientas sencillas para afrontar el fin de la magia del crecimiento sin fin.
Comencemos, por reclamar transporte público de calidad que nos permita prescindir de ese objeto particular (fósil o eléctrico) que está en el origen de muchos problemas.

Responder
2
0
#28681 22:34 2/1/2019

Esa es una medida, no un principio (que en este caso sería vivir en un entorno sostenible)

Responder
0
0
#28669 17:48 2/1/2019

Una reflexión de 4 minutos sobre una posible solución al problema político: https://www.youtube.com/watch?v=wN44d1dz9qA

Responder
1
0

Destacadas

Casas de apuestas
BetOver, la aplicación para mapear casas de apuestas

Una app colaborativa permite mapear las casas de apuestas, colegios y otros puntos sensibles de manera colaborativa por toda la ciudadanía para “que haya una presión ciudadana sobre estos negocios y para luchar contra la ludopatía”.

Iglesia católica
Miguel Hurtado: “Mi nueva religión es proteger a los niños de los pederastas”

Los abusos sexuales que sufrió de adolescente en la Abadía de Monterrat le hicieron perder su fe en dioses y buscarla en los Derechos Humanos. Miguel Hurtado ha publicado un libro sobre cómo el silencio mueve y mantiene a la Iglesia Católica.

Deportes
Fintas contra el racismo

Hortaleza Boxing Crew lleva cinco años funcionando para presentar alternativas de ocio gratuitas a chicos y chicas de este distrito del noroeste de la ciudad,señalado por el racismo institucional y los discursos de odio.

Sistémico Madrid
Bergé, el poder de Getxo es invisible a los ojos

La aristocracia de Neguri mantiene con Madrid una relación tan esencial y virtuosa que parece que no existe. Bergé, desconocida a pensar de sus 150 años de vida, con un negocio de 2.700 millones y su sede junto a la Puerta de Alcalá, es el vivo ejemplo.

Chile
El fútbol chileno reactiva la movilización

La muerte de dos aficionados al fútbol ha reavivado las protestas en los estadios chilenos. Las “barras” y destacados jugadores han acompañado desde el comienzo el movimiento del pueblo para superar la fase de neoliberalismo en que vive el país desde los años de Pinochet.

Últimas

Vivienda
Idealista, Look & Find y otras cinco investigadas por pactar precios

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un expediente sancionador contra siete empresas vinculadas al mercado de intermediación inmobiliaria por coordinación de precios y otras condiciones comerciales.

Migración
Mody Cissoko, el joven maliense al que España devolvió a la guerra

Cissoko completó la travesía entre Malí y el archipiélago canario pasando por Senegal. Tras varias semanas en el CIE de Barranco Seco, fue deportado en un vuelo con destino Nuadibú. Finalmente, se le trasladó a la frontera maliense. Denuncia que no se le permitió pedir asilo. 

Huelga general
Todavía queda mucha huelga por hacer

Las movilizaciones durante el día 30 fueron masivas, un completo éxito. Sin embargo, la valoración como huelga general es más difusa. Es evidente que los sindicatos no estamos llegando a todas las capas de la clase trabajadora, y esto va en detrimento del modelo de huelga general clásico.

8 de marzo
El movimiento feminista de Sevilla ultima los preparativos para el 8M

La Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla desarrolla acciones previas al 8 de marzo y ya ha realizado la convocatoria de la manifestación para la jornada de Huelga Feminista.

Fiscalidad
¿Por qué es buena la Tasa Tobin?

El Consejo de Ministros acaba de dar luz verde a la tasa Google y la tasa Tobin, iniciando con ello la tramitación parlamentaria de estos dos nuevos impuestos que desearía ver en funcionamiento cuanto antes.