Economía
Este mercado de trabajo salta por los aires, por insostenible social y ecológicamente

El problema social o la crisis social, tendrá consecuencias de drama y mucho de catástrofe: Los escenarios del FMI para Europa -calcados a los que sacó el Deutsche Bank-, sitúan en una caída interanual del PIB del 25% para España y un paro por encima del 30%. El mercado de trabajo va a saltar por los aires.

migajas
Gabinete de Estudios Confederal de la CGT
4 may 2020 01:00

La economía patria se sustenta en los servicios y dentro de estos el turismo y en una medida muy parecida la construcción -el turismo, el ladrillo y los servicios, la triada del denominado el “milagro español”-, ligada a un modelo perverso como el actual, pudiera tener los días contados, tanto en su dimensionamiento, como en su aportación al PIB, como al empleo.

La pandemia llega y golpea a toda la población y, especialmente a un mercado laboral donde su contexto y constitución es débil, vulnerable y muy precarizado, a la vez que degradado.

Sin alternativas capaces de reconvertir a medio plazo (y eso son muchos años, donde millones de personas quedan al pairo) los empleos, las producciones, y con ausencia de políticas alternativas en los niveles estatal y regional, que no estén ligados exclusivamente al crecimiento de una economía que cuenta en el PIB.

La inseguridad y debilidad de este mercado de trabajo patrio, se mostró de manera inmediata a la publicación del estado de alarma: más de 3,6 millones de trabajadores y trabajadoras (hablamos de los formales, con contratos laborales, esencialmente de carácter temporal), fueron afectados y afectadas y, si se suman las personas trabajadoras afectadas por la fórmula del permiso retribuido, la cifra total de afectación se eleva a 9,3 millones, lo cual representa el 45% de toda la población ocupada al primer trimestre 2020 (19,681 millones), según la EPA.

Los sectores de actividad absolutamente vulnerables, son todos aquellos ligados a la economía de servicios, comenzando por el turismo en todas sus variables (agencias de viajes y grandes “tours operadores”, compañías aéreas, hoteles, pisos de alquiler, restauración) y los sectores de hostelería y de la construcción, así como el sector de los cuidados (empleadas de hogar, cuidados de dependientes, etc.).

Las contratas de prestación de servicios varios en todas las actividades, sean industriales, de transportes, u otras, se verán afectadas en la medida que disminuya la demanda como consecuencia no solamente del parón obligatorio de aquellas actividades no esenciales, sino de la pauperización y escasas rentas de las gentes, cuando se retome la normalización de la producción, a la vez afectadas todas, empresas principales y contratas por la interrupción de la cadena comercial a niveles globales.

Las personas jóvenes, con tasas de desempleo históricas (más del 40%), que pretendieran incorporarse al mercado de trabajo; las personas con contratos temporales y a tiempo parcial, que según la EPA llegan a sumar casi el 41% de toda la población ocupada; las mujeres con tasas de ocupación muy altas en el sector del turismo y empleadas del hogar y cuidados (dependencia); las personas migrantes, tanto las formales (regularizadas), como las irregulares y el sector de hostelería… serán la punta de lanza de ese mundo de la desesperación en el cual, si aún no se encuentran de manera definitiva (ERTE, permisos retribuidos, prestaciones de subsidios, etc.), serán confinados por el mercado capitalista, en ese no futuro presente en que nos encontramos.

Ahora, políticos, empresariado y la U€, apelan al discurso reactivador del crecimiento del PIB. Cada Estado, cada economía, la Comisión Europea, no quiere y no puede dejar caer a sus grandes empresas (compañías aéreas, automóvil, turismo, etc.) y para ello se destinan cientos de miles de millones, para esa reactivación de su economía, que es la responsable de la contaminación y del cambio climático y esto en absoluto implica una reactivación de las dinámicas ocupacionales (empleos) y, mucho menos en las retribuciones de los trabajadores y trabajadoras.

En los períodos de reactivación de la economía patria (finales del 2013, hasta 2019), la precariedad (contratos parciales), la temporalidad (el 26,3%), la pobreza aunque tengas trabajo (14%), y el incremento de la productividad (producir la misma riqueza-PIB- con menos tiempo-horas de trabajo, que antes), han sido los elementos constitutivos de un modelo de acumulación capitalista depredador y criminal, así como determinan las relaciones de poder, donde la clase obrera hemos retrocedido en derechos laborales y sociales, de manera sustancial.

En esta situación de pánico en que nos encontramos, seguramente la retórica y el relato que de manera asfixiante nos darán un día tras otro, es que de que como todos estamos en el mismo barco, entre todos vamos a salir de esta y que de lo que se trata es de salvar la economía y que eso de los derechos, cambios de modelos productivos, producir lo que es esencial para la vida buena y suficiente para todos y todas; rentas básicas de las iguales; dimensionar lo esencial: sanidad, educación, cuidados, vivienda, movilidad, investigación, energía, alimentación, agricultura, financiación, para que sea eficiente y de acceso para todos y todas; reducir drásticamente el tiempo de trabajo asalariado y redistribuir el trabajo productivo y reproductivo; eliminar los privilegios de un sistema fiscal donde los empresarios, poderosos y grandes capitales, bien financieros, bien rentistas, eluden el pago de impuestos a la caja común para mantener solamente su bienestar…

Esta retórica y esa “normalidad” ya la conocemos. Las clases asalariadas, trabajadoras, tenemos que parar esta barbarie que no supondrá sino un mayor aumento de la desigualdad, la pobreza y el perpetuo confinamiento en un estado de excepcionalidad donde sus tasas de beneficios, les permitan otorgarnos ciertas migajas (salarios mínimos vitales, les denominan), a condición de no alterar el orden natural del capitalismo, aunque este nos lleve, inclusive, a la extinción de la especie humana.

Las clases obreras y trabajadoras, tenemos que revolvernos y exigir una economía distinta que sustente la vida, deje de agredir a la naturaleza y vivamos en equilibrio con la misma, y exigir que lo PUBLICO Y LO COMUNITARIO sea la base de esa economía y donde la autogestión y cooperación sea una realidad.

Sobre este blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Evasión fiscal
Solo ocho de cada 100 inspecciones de Hacienda en 2019 fueron a grandes empresas

La Agencia Tributaria recaudó en 2019 un 4,1% más que el año anterior, pero sigue sin enfocar sus esfuerzos en el principal foco de evasión, las multinacionales.

Crisis económica
De Guindos desvela en Italia que Europa exigirá reformas y recortes tras la crisis sanitaria

En una entrevista a un medio italiano, el vicepresidente del Banco Central Europeo ha declarado que, tras la crisis sanitaria, los gobiernos tendrán que hacer reformas y acciones presupuestarias para cumplir con el déficit.

Coronavirus
El INE confirma la mayor caída de la economía española en medio siglo

Desde 1970, cuando comienza la serie histórica, nunca la economía había caída tanto y tan rápido. El Instituto Nacional de Estadística sitúa en un 5,2% la contracción del PIB en el primer trimestre de 2020. Según el Banco de España, lo peor está por llegar.

5 Comentarios
#59442 12:13 5/5/2020

Lxs franquistas, derechonxs y meapilas de este país son el lastre y el freno para que nos convirtamos en un país con sentido común y justicia social.

Responder
0
0
#59448 13:17 5/5/2020

yo conozco muchos que son de izquierdas y tambien malas personas

Responder
0
0
#59335 10:26 4/5/2020

gobierno rojo. hambre y piojos, 100 años de garantia

Responder
1
3
#59334 10:25 4/5/2020

el comunismo solo ha necesitado dos meses para arruinar un pais . como siempre en los 100 años de historia
ahora podemos entender por que Franco no los queria no en pintura, si as¡ los sindicatos ni partidos politicos por que son un cancer pra los paises

Responder
0
3
#61558 12:25 25/5/2020

Los que están despidiendo a gente a mansalva son los capitalistas. Alegan pérdidas que en muchas ocasiones no lo son. No ganar no es lo mismo que perder. Gente que tenía previsto ganar 500 millones este año considera pérdidas ganar solo 300 y, escudándose en esto, hacen EREs, ERTEs o directamente despiden a media plantilla y luego, encima, se permiten el lujo de echar la culpa de la masacre que están haciendo a un comunismo que solo existe en su imaginación.

Responder
0
0
Sobre este blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas las entradas

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.