Feminismos
No es feminismo, se llama obsesión

La lógica dicotómica del “velo sí, velo no” da paso a varias dudas intrínsecamente interrelacionadas. Para empezar ¿por qué este debate? ¿Cuál es su origen y de dónde procede? Y ¿por qué ahora? En otras palabras, el framing, la (uni)direccionalidad de éste y su agenda.


publicado
2019-10-23 11:30

Parece ser que los velos están marcando más tendencia que los productos de última tecnología. Cada temporada aparecen por los medios de comunicación decenas de artículos describiendo las últimas características de los velos, sus funciones y utilidades, así como de sus posibles defectos de fábrica. Los modelos de velos varían en función del país, de la región o incluso del contexto. Por ejemplo, si se trata de velos usados por mujeres iraníes o afganas parece ser que tienen más cobertura. En cambio, los elegantes velos que usaba Audrey Hepburn o los angelicales de Maria Teresa de Calcuta no presentan demasiados problemas.

La “cuestión” del velo, por lo tanto, está ocupando un importante espacio en los medios de comunicación y llama la constante atención de muchos periodistas, columnistas, tertulianos y políticos. Los artículos y reportajes publicados presentan un supuesto debate que a primera vista parece ser imprescindible y sumamente necesario. “¿Es el velo islámico machista? ¿Estás de acuerdo con el uso del velo islámico? ¿El velo islámico debería tener cabida en las aulas?”. Cualquiera diría que se trata de una asunto de emergencia nacional.

A consecuencia, aparecen opiniones en contra o a favor del velo, como buen debate socrático y moderado, tan característico de las sociedades liberales occidentales. “El velo islámico es machista porque oprime a las mujeres” o bien “el velo islámico forma parte de la libertad religiosa”. El debate se presenta como abierto y todo el mundo está invitado a participar, des de mujeres musulmanas y no musulmanas, hombres “muy feministas y mucho feministas” y todo tipo de personas supuestamente interesadas en los derechos humanos y de las mujeres. Se organizan, incluso, debates televisivos nacionales o autonómicos, des de TV3 a TVE donde mujeres musulmanas hijabis y no hijabis ocupan sillas en los platós para presentar sus amplios argumentos ante el público de este país. Najat Driouech versus Najat el Hachmi. Además, en las redes sociales, se crean largos hilos explicativos (calificarlos de constructivos sería exagerar) y multitudinarios comentarios y respuestas, incluidos likes y retweets de todo aquel o aquella que se esté paseando cerca.

Pero como todo en esta vida, nada es lo que parece, y menos aún viniendo del mainstream. La lógica dicotómica del “velo sí, velo no” da paso a varias dudas intrínsecamente interrelacionadas. Para empezar ¿por qué este debate? ¿Cuál es su origen y de dónde procede? Y ¿por qué ahora? En otras palabras, el framing, la (uni)direccionalidad de éste y su agenda.

En primer lugar, no es ningún secreto que el discurso o la perspectiva narrativa es más que suficiente para transmitir unas ideas en vez de otras, más o menos predominantes. En el caso de “el debate”, la narrativa se reproduce una y otra vez, de forma que las preguntas de archivo se plantean con la respuesta incluida (¡dos en uno!). Por ejemplo, la clásica: “¿Se debería permitir el velo en [escriba un espacio público aquí]?”. Ya de primeras, el velo se convierte en el sujeto a debatir y, por lo tanto, se ubica al margen de la normalidad.

La mujer velada debe defender y justificar porqué el velo es libertad, mientras que la mujer no velada debe defender y justificar porqué el velo es opresión. Pero la cuestión es que el escrutinio al que se ve sometida la primera es más intenso que al que se ve sometida la segunda por una razón muy sencilla y es que la segunda, estando asimilada físicamente a las convenciones de vestuario de la “civilización” europea occidental, no se percibe como visiblemente diferente a la norma. De la misma manera, sería más fácil defender por qué el cielo es azul en la Tierra que hacerlo en Marte.

La narrativa de que la mujer velada necesita ser salvada mientras que la no velada avanza hacia la “libertad” esconde varias y determinadas intenciones. Tal y como explica la antropóloga Lila Abu-Lughoud:

“Si uno construye a algunas mujeres a través de la necesidad de ser vistas con pena o con la necesidad de ser salvadas, uno implica que no solamente se las quiere salvar de algo, sino que se las quiere salvar por algo - es decir, otro tipo de mundo y conjunto de re-orden. ¿Qué tipo de violencias puede generar esta transformación? Y ¿qué presunciones se hacen sobre la superioridad de aquello de lo cual se las salva?” [1].

Solo hace falta echar un vistazo a algún que otro libro (“El último patriarca”) donde se reproduce la dinámica que Abu-Lughoud explica. La mujer musulmana necesita ser salvada de su padre abusivo y su madre sumisa de ponerse el hiyab y solo abandonando a su familia puede ser libre, vivir feliz y comer perdiz. Éxito en ventas. Ahora bien, no es casualidad que sea consumido mayoritariamente por los cuerpos blancos para reafirmar su superioridad civilizatoria. He aquí la primera asimetría.

En segundo lugar, ubicar la direccionalidad del debate es esencial para entender las relaciones de poder que se establecen en el escenario, es decir, quién es el que pregunta y quién es el que responde, quién controla el debate o quién debe justificarse. Para Lila Abu-Lughoud es habitual encontrar artículos y publicaciones sobre la opresión de la mujer musulmana y su vestimenta des de medios de comunicación occidentales, pero bien extraño sería encontrar un artículo sobre la opresión de la mujer europea y su vestimenta en un medio de comunicación iraquí o malayo [1].

Este elemento es claro para reconocer quien posee una legitimidad auto-impuesta - en este caso, el mundo occidental - para poner a debate culturas ajenas - y tradicionalmente consideradas inferiores.

Y es que la direccionalidad - en este caso, la unidireccionalidad - no es para nada inocente; justamente en el sentido que quien legitima la pregunta es quien controla, también, la respuesta. De esta manera, la posición de las mujeres veladas en el debate se encuentra en una clara posición de desigualdad.

En último lugar, y no menos importante, la imposición de una agenda determina de qué temas hablar, cuando y, sobretodo, quién puede hablar de ello. Qué casualidad que en la temporada de verano, los “debates” sobre el burkini en las piscinas es más candente que el balconing. Tampoco es casualidad que cuando el “problema” no son los mal llamados “menas”, o la violencia de las calles de Barcelona, son las mujeres musulmanas y los velos, pues el hecho de controlar la agenda también permite el control tanto del marco narrativo o framing como el contenido de éste. De hecho, el Observatorio de la Islamofobia publicó un detallado informe en 2017 en el cual la investigadora Ghufran Khir Allah afirmaba que “durante 2017 alrededor del 70% de las noticias cuyo tema principal era la mujer musulmana o el velo eran claramente islamófobas. Un porcentaje incluso más elevado durante la primera mitad del año que cuando la noticia aborda temas de terrorismo” [2]. Y es que el problema radica en que no es tanto el hecho de que no se hable de ello, sino que se hable demasiado, de forma imprecisa e intencionadamente incorrecta.

Así, pues, resulta que la utópica sociedad liberal occidental de Rousseau brilla por su ausencia. Un debate supuestamente objetivo no es más que la perpetuación y reproducción de un imaginario orientalista y de supremacismo político, social y epistemológico del mundo occidental, donde el laicismo ilustrado se ha convertido en nada más que una herramienta de imposición de una hegemonía racista, política y social con poco margen a la reforma. ¿A qué recordará eso?

Pero, ante esto ¿qué hacer? ¿cómo evitar caer en estas dinámicas y, aún y así, querer tener un debate político no contaminado?

La clave no es tanto el debate en sí mismo, sino plantear preguntas que eviten la (uni)direccionalidad y la imposición de agendas ajenas a los intereses de la propia comunidad. Así, el debate sobre las mujeres veladas no debería ser si el velo es o no es opresión, sino por qué las mujeres veladas sufren un triple techo de cristal en lo que se refiere a oportunidades laboral-económicas en este país.

O, cómo las opiniones de las mujeres no veladas de tradición musulmana sirven para la reproducción del argumentario de determinados personajes de la ultraderecha y cómo poder evitarlo. Para poner un simple ejemplo, establecer preguntas al margen de la imposición de la agenda es tan sencillo como hacer el siguiente ejercicio: ¿Hablaría Susana Griso del tema? Si es que “sí”, ahí tienes tu respuesta.



Referencias

[1] Abu-Lughoud, L. (2006). The Muslim Woman. The power of images and the danger of pity. Eurozine. 
[2] Khir Allah, G. (2018). Ignorancia, opresión y exclusión: los ejes de la islamofobia de genero.
Una realidad incontestable: Islamofobia en los medios, 29-42.

Sobre este blog
Espacio de reflexión crítica destinado a:
Analizar y denunciar el racismo de Estado desde una perspectiva decolonial.
Revisar la construcción ideológica del Imperio español, su historia colonial y sus pervivencias, rastreando el origen de las relaciones de dominación y opresión que enfrentan las comunidades racializadas y/o provenientes de la migración postcolonial.
Desvelar las heterarquías del poder moderno en torno a la raza, la clase, el género, la sexualidad, la espiritualidad…
Afianzar las condiciones de posibilidad para el desarrollo de un antirracismo político en el Estado español.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Pista de aterrizaje
Hind El Fadli Rzigui: “Las musulmanas estamos creando espacios propios”

La activista contra la islamofobia de género Hind El Fadli Rzigui puso en marcha G-CHIME, un espacio de encuentro para jóvenes musulmanas de Elche.

Contigo empezó todo
Cuando España expulsó al 4% de su población

Hace 410 años, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia. Casi 300.000 personas abandonarían España.

7 Comentarios
#42006 16:19 25/10/2019

Terrorismo e irresponsabilidad absoluta es titular del artículo como lo ha hecho.

Responder
0
7
#41977 5:07 25/10/2019

Este artículo viene a decir que estar en contra de la mujer velada es racista y que la víctima es la mujer . Estoy en desacuerdo soy feminista y entiendo que es machista la utilización del velo en la mujer por qué solo se lo pone la mujer , no el hombre .es notoriamente una medida sexista .se van por las ramas en este artículo para justificar lo injustificable mediante la direccionalidad , la direccionalidad es que la que tiene que llevar el velo es ella no el .es como si habláramos de la direccionalidad en la Prostitución , si como feministas entendemos la prostitución como algo denigrante y bajo el peso de la supremacía machista también entenderemos lo mismo de llevar el velo . Y no tiene nada que ver que la mujer portadora del velo este de acuerdo en llevarlo, pues si llegará hoy una chica a las aulas y confesará que lleva un cinturón de castidad de estos de la edad media de hierro con su llave que la tiene su marido , esto tan bien ?estaría bien por la direccionalidad de la sociedad occidental en contra de la musulmana ?, pues no por que lo que prima es el derecho de la mujer a su libertad ,por encima de que ella sea consciente de ella .
Me llama la atención este artículo , soy de izquierdas y feminista y ahora entiendo el concepto de " de izquierda ortodoxa "
Geacias

Responder
2
7
#41915 23:08 23/10/2019

El feminismo ACTUAL (pongo en mayúscula lo de actual), no tiene nada que ver con el feminismo de la 2ª y 3ª generación, que efectivamente buscaban la auténtica IGUALDAD.
No, el feminismo actual es una MISANDRIA pura y dura, y no hay más.

Responder
6
3
#41924 8:12 24/10/2019

No has entendido nada. Vuelve a la biblioteca.

Responder
4
7
JOSÉ REPISO MOYANO 19:03 23/10/2019

No existe lo correcto sin confrontación al error. No existe (o sea, no existen posibilidades de existencia) un bien sin una CONFRONTACIÓN ÉTICA al mal que impide a ése bien. Así es. Las buenas intenciones son papel mojado, estafa o, en suma, un cruel equivocar a los demás; al igual que las promesas o los buenismos o los positivismos o los maquillajes subliminables o las retóricas que conducen siempre a la confusión de lo más esencial.
Los que utilizan algo parecido a lo que ha dicho ya Pablo Iglesias (de Podemos), en EL OBJETIVO (LaSEXTA) «No me gustan que sufran los animales, pero que lo decida el pueblo» como un decir «no quiero ése mal, pero me lavo las manos» siendo la gran mentira que también utilizan todos para una cosa u otra. El lema de fondo es: No me gusta que Jesucristo esté crucificandose, ¡pero no puedo hacer nada o no voy a hacer nada! Sí, al final lo que ocurre es que no se mueve nadie PARA CONFRONTARSE a un mal, ni nadie dando la cara y ofreciéndose a moverse ya y a hacer todo lo racionalmente necesario PARA QUE NO SIGA UN MAL. Miserablemente no se hace lo correcto-equilibrado, porque las retóricas de todos (en tanta falsedad) ganan. "Yo no quiero que una mujer sea víctima del MACHISMO (dice cada uno), pero !yo no puedo hacer nada!", he ahí la gran mentira. José Repiso Moyano

Responder
2
4
#41945 13:53 24/10/2019

Por qué no lee usted el artículo antes de semejante parrafada?

Responder
8
5
JOSÉ REPISO MOYANO 21:30 30/10/2019

RESPONDER responsable o equilibradamente ES APORTAR RAZONES o argumentaciones muy demostrativas, ¿y tú que aportas?, ¿cagadas?

Responder
0
0
Sobre este blog
Espacio de reflexión crítica destinado a:
Analizar y denunciar el racismo de Estado desde una perspectiva decolonial.
Revisar la construcción ideológica del Imperio español, su historia colonial y sus pervivencias, rastreando el origen de las relaciones de dominación y opresión que enfrentan las comunidades racializadas y/o provenientes de la migración postcolonial.
Desvelar las heterarquías del poder moderno en torno a la raza, la clase, el género, la sexualidad, la espiritualidad…
Afianzar las condiciones de posibilidad para el desarrollo de un antirracismo político en el Estado español.
Ver todas las entradas

Destacadas

COP25
Los ecologistas cifran en 500.000 personas la asistencia a la Marcha por el Clima

La protesta, acto central del movimiento de contestación a la falta de ambición climática de los líderes globales, busca presionar para que la COP25 termine de cerrar un Acuerdo de París realista que contribuya a frenar la emergencia climática.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

Feminismos
Ana Bernal Triviño: “Los bulos y la desinformación ponen en riesgo el apoyo social a las víctimas”

A principios de otoño Ana Bernal Triviño, reconocida periodista feminista, presentaba el libro No manipuléis al feminismo: una defensa contra los bulos machistas. En ese marco conversamos con ella sobre el rol de los medios en el auge y blanqueamiento de discursos misóginos. Pero también abordamos un debate nada fácil, el que enfrenta a los feminismos en torno a la prostitución.

Las Kellys
Las kellys impulsan una organización internacional contra las subcontratas

Con el nombre de We end outsourcing, un grupo de kellys españolas junto a sindicalistas de Reino Unido y Francia trabajan en la creación de un colectivo internacional contra las subcontratas abusivas.

Marruecos
El amor no es un crimen, la lucha por reformar el Código Penal marroquí

Nace una iniciativa popular para “forzar” al Parlamento a debatir sobre la legislación que castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, el adulterio y el aborto.

Cárceles
De la celda al estigma social

La prisión no acaba cuando un recluso cumple su pena. Ya en la calle, las personas que han pasado por los centros penitenciarios se enfrentan a la falta de trabajo y al estigma social. Los voluntarios de asociaciones como Darse o Cupif explican las dificultades que encuentra una persona presa a la hora de reinsertarse y el trabajo que realizan para allanar el camino.

Últimas

Racismo
Hortaleza distorsionada

Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del centro de primera acogida de Hortaleza, y otros han ejecutado.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.