El día de la marmota para los trabajadores temporeros del campo

Cada temporada se repiten la misma historia de precariedad y exclusión social de jornaleros que llegan a Logroño con la esperanza de trabajar en la vendimia.

Herramientas para la vendimia
Herramientas para la vendimia. Sonia Tercero
Esteban Rosado

publicado
2017-09-13 09:30:00

Un año más se hablará de la situación de las personas que llegan a nuestra tierra, específicamente a aquellas que habitan cerca de la estación de autobuses.

¿Qué novedades existen este año?
Tres puestos nuevos se incorporan a la consigna del albergue del Ayuntamiento de Logroño, que pese a su escasez de campo, asume la mayor parte de la atención a personas que acuden a trabajar en el campo y un plan de temporeros que, recogiendo las líneas de Euskadi, financiará el esfuerzo que los ayuntamientos realizan para hacer la atención sociolaboral.

Son varias las preguntas que se repiten. ¿Por qué la precariedad de estos trabajadores les llevan a hacer uso de los servicios del albergue del ayuntamiento, cuando está destinado a personas que aún no han conseguido un contrato o empleo? ¿Por qué siguen teniendo en las políticas mayor peso el aspecto social frente al laboral cuando nos referimos a estos trabajadores?

Desde una perspectiva nacional también ha habido sorpresas. Frente a los desgraciadamente casos de muerte que se repiten año tras año de personas temporeras, este año ha ocurrido la primera huelga de temporeros en la campaña de la fruta en Aragón.

El sistema en La Rioja para la contratación de estas personas es claro, se organizan informalmente a través de contactos o contratistas que llegan en camioneta. Un sistema más propio de la frontera de México con EEUU o de la España de los 60, que de una región que provee de garantías laborales justas que van más allá de lo económico. Este sistema lleva a que intermediarios acaben suplantando la función del Servicio Riojano de Empleo, organicen y precaricen aún más el paso por nuestra tierra.

¿Quiénes participan en este sistema?
Más allá de las personas que vemos durmiendo en la calle y los intermediarios mencionados están los agricultores que ultizan estos sistemas y sus asociaciones ASAJA y la UAGR . Y por otro lado están los sindicatos UGT y CCOO representando a estos trabajadores y habiendo liderado la huelga maña.

Por el lado de la administración pública, la delegación del gobierno, que convoca anualmente una reunión con sindicatos y organizaciones sociales para organizar la acción correspondiente, el Gobierno de La Rioja cuya única consejería que ha invertido ha sido la de servicios sociales siendo este un problema transversal y por último los ayuntamientos, que organizan el problema social final cuando las personas acaban durmiendo en la calle.            

El último actor que falta por mencionar es el Consejo Regulador. Un organismo que marca las condiciones del Rioja, pero que no se pronuncia en cuanto a las condiciones de las personas que están en el escalón más bajo de uno de los sectores con mayor desigualdad laboral, económica y social de La Rioja y que como ya apunta Cáritas, deberían de implicarse más con el tema de los temporeros.

Para que un sistema cambie, tiene que haber una necesidad en aquellos que tienen más poder en el mismo. Y en este caso hay varios frentes y seguro que no los únicos: que se organicen huelgas por parte de los sindicatos; que los agricultores y bodegueros éticos exijan a sus organismos correspondientes una regulación para trabajar que su vino no sea cómplice de una situación laboral deplorable. Hace falta que el Gobierno de La Rioja implemente políticas desde empleo, industria y no solo servicios sociales, que los ayuntamientos las reclamen y atiendan lo mejor posible a las personas que trabajan en su zona para que no se concentren en la capital y que la delegación del gobierno gestione correctamente a los cuerpos de seguridad del estado para que se persiga el abuso de las personas trabajadoras en situación regular o irregular.

Relacionadas

Cárceles
Condiciones de trabajo de las personas privadas de libertad

Nada o casi nada se conoce sobre el trabajo en prisiones realizado por personas encarceladas y sus condiciones reales.

Precariedad laboral
Rosas de San Valentín: miles de kilómetros de recorrido

Las flores que inundan Europa el 14 de febrero son importadas de países de África y Latinoamérica, según Eurostat. La industria de esos países ha recibido numerosas denuncias por parte de organizaciones sociales por el trabajo semiesclavo de las trabajadoras y trabajadores.

Trabajo esclavo
La esclavitud de aquí
Los inmigrantes ya no vienen a Europa a cumplir un sueño, sino a escapar de una realidad que consideran el infierno. Lo que muchos no esperan es que aquí les espera otro.
Filosofía
La antimoral y sus coartadas
La “moral-coartada” justifica lo intolerable según los intereses del poder, permitiéndonos conciliar el sueño pero impidiendo el cambio social.
0 Comentarios

Destacadas

Renta básica
Renta Básica, un derecho emergente contra el miedo

La renta básica universal es un ingreso monetario e individual que el Estado ingresaría a toda la población. Para quienes la defienden, esta medida apunta a la justicia social y a la libertad de las personas. Pero también aporta un proyecto ilusionante que contraponer al discurso del miedo, seguridad material para pensar en común.

Policía
“No es casualidad que en La Manada haya policías y guardias civiles”
Feminista, lesbiana y policía de izquierdas, Sonia Vivas tiene la intención declarada de transformar unos cuerpos policiales cuya identidad se construye sobre principios machistas y homófobos.
Barcelona
Hasta cuatro años de cárcel por hacer un piquete en un acto electoral

Dos sindicalistas de CNT serán juzgados el 29 de enero por realizar un piquete al debate electoral que tuvo lugar el 8 de mayo de 2015 para las elecciones municipales de Barcelona.

Fascismo
A nuestras hijas (qué lejos queda el año 2040)

Últimamente hace frío en los diarios, el horizonte se ha poblado de monstruos que no son como los de vuestros cuentos. Monstruos que no se extinguen con el final del relato, que asumen cuerpos y retóricas diversas para pronunciar una y otra vez las mismas sombrías cantinelas.