Temporeros de la vendimia: donde no llega la fiesta

La ciudad de Logroño prepara las fiestas de San Mateo de espaldas a lo que ocurre todos los años en los alrededores de la estación de autobuses.

Temporeros 4
Un grupo de temporeros aguarda junto a la estación de autobuses de Logroño en cuyas inmediaciones pasarán la noche Irene Martínez

publicado
2017-09-13 09:00:00

A pocos días de las fiestas de San Mateo ya se vive en Logroño un ambiente festivo. En medio de estos preparativos una realidad paralela e invisible existe cerca del centro de la ciudad. Concretamente, en torno a la estación de autobuses donde los temporeros esperan cada mañana conseguir trabajo en nuestras viñas.

La vendimia trae historias como la de Isiais, un joven que durante la vendimia pasada deambuló varias noches por la calle Portales en busca de un lugar para dormir. Desorientado al anochecer trataba de encontrar el Centro Municipal de Acogida. Tenía 21 años y era de Gambia. Llevaba nueve días en Logroño pero ninguno de ellos había logrado trabajo.

Aquellas noches no quería dormir al raso, ni en la estación de autobuses.

“La estación no es un lugar seguro, somos muchos, no cabemos, hace frío”

Intentaba explicar en un castellano de supervivencia que la estación no es un lugar seguro. Se ayudaba de un diccionario sin tapas y arrugado de ‘Español-inglés’, el cual era su única pertenencia.

De sonrisa afable y profundas ojeras este joven gambiano llegó a España tras un camino tortuoso atravesando países africanos y cruzando una frontera mortal con la esperanza de un futuro mejor.

Y ahora vidas e historias como la de Isiais están en Logroño, como muchos otros temporeros, y lo único que la ciudad puede ofrecerles es un albergue sin suficientes plazas, un polideportivo a las afueras de la ciudad o el suelo de la estación de autobuses.

Como él hay miles de temporeros que cada año pisan nuestra comunidad autónoma con la esperanza de obtener una retribución justa por su trabajo recogiendo la uva. Concretamente, el año pasado fueron atendidas en el polideportivo habilitado para ello 3.573 personas. Y la magnitud de esta cifra parece no haber sido suficiente para que casos como el del Isiais no se repitan año tras año.

El artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos asegura que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, pero historias como Isiais se repiten cíclicamente en nuestra ciudad. Hay temporeros que vuelven a dormir al raso, desprovistos de derechos y protección, y carentes de libertad, coartados por un contexto social hostil que les da la espalda. Tan solo basta alejarse del bullicio de una ciudad en fiestas para ver que ellos están ahí, muy cerca, dispuestos a soñar y trabajar, esperando una oportunidad.

1 Comentario
jose manuel 16:43 15/9/2017
el vino de rioja fermenta con sangre de temporeros. !!! VIVA EL VINO !!!
Responder
0
1

Destacadas

Derecho al agua
Un juez del Supremo vinculado a Agbar rechaza un recurso sobre el precio del agua
Joaquín Huelín participó en un convenio entre Agbar y el CGPJ entre 2012 y 2015 para formar sobre derecho de aguas.
Historia
Mary Nash: “Es un error tratar de interpretar los movimientos actuales comparándolos con los del pasado”

La historiadora irlandesa afincada en Barcelona ha investigado la “bella revolución imaginaria” de Mayo del 68 y sus evocaciones en el duro contexto español.

Últimas

Actualidad
El ecologismo llora al activista Mariano González
Consternación y shock en los movimientos sociales madrileños tras conocerse la noticia del fallecimiento el sábado mientras practicaba la escalada del activista Mariano González, de Ecologistas en Acción.
Memoria histórica
Historias del exilio después de Guernica

4.000 niños vascos fueron refugiados en el Reino Unido en la Guerra Civil. Algunos de ellos, y sus descendientes, reconstruyen hoy lo sucedido.

Tren de alta velocidad
25 años de una lucha que la Ertzaintza ordenó tratar como “terrorismo”

Se cumple un cuarto de siglo del nacimiento de la Asamblea AntiTAV de Euskal Herria, un colectivo que aglutinó a quienes trataban de frenar el proyecto de Alta Velocidad y que fue criminalizado por la Policía vasca.