Antifascismo
Un antifascismo metafórico

El PSOE de Pedro Sánchez ha contestado a los últimos ataques de la extrema derecha reafirmando su antifascismo. Ahora bien, ¿es su respuesta suficiente?

Aleix Romero Peña
13 ene 2020 09:00

“Somos y seguiremos siendo el dique de contención ante la extrema derecha”. Esta ha sido la respuesta del PSOE después de que un puñado de fascistas del autodenominado Hogar Social Madrid irrumpiera en su sede central de Ferraz. Que el objetivo de estos últimos era aprovechar la coyuntura y, asaltando el repertorio de acciones de los movimientos sociales, mendigar un poco de atención mediática después de varios meses languidecientes, es algo tan obvio que no es digno de mayor atención. En cambio, la declaración tuitera socialista sí que merece algún comentario, siquiera porque contiene una de las claves de la próxima legislatura.

Un compromiso que no se materializa en hechos contundentes, sino en fórmulas literarias de una naturaleza más bien tranquilizadora

Efectivamente, tal y como revelan estas palabras, el próximo gobierno será antifascista. Es la penúltima reinvención del PSOE, en la que poco o muy poco tienen que ver sus socios de coalición, quienes previsiblemente tendrán un papel menos relevante de lo que creemos. El partido socialista ha echado mano cuando lo ha necesitado al dóberman de Cascos y no ha tenido ningún miramiento en recordar la antología de tics de la derecha que tanto recuerdan a la dictadura. Cabe incluso la sospecha de que en ocasiones se le haya escapado el dóberman, como cuando en las elecciones de abril del año pasado Pedro Sánchez azuzó el miedo a la ultraderecha, sobrerrepresentando su protagonismo de entonces. Hoy en día, como ya sabemos de sobra, Vox es la tercera fuerza parlamentaria, si bien el premio a la formación más extremista se encuentra muy disputado entre los tres partidos de la derecha española con presencia en la Cámara.

Con todo, este rechazo del fascismo se trataba de fuegos artificiales si lo comparamos con el compromiso de ahora. Un compromiso que no se materializa en hechos contundentes, sino en fórmulas literarias de una naturaleza más bien tranquilizadora. Como indica la metáfora utilizada, no pretenden emplear su fuerza -no pensemos, por supuesto, en fuerza física, sino en fuerza política, social, mediática, etc.- en combatirlo, sino en contenerlo, en aguantarlo.

Son un dique, vale, no pidamos más. Tal vez pueda parecer suficiente para lo que es el PSOE, aunque esto implique el riesgo de banalizar un problema de carácter global. El incremento de las posiciones autoritarias y su cuestionamiento de todo statu quo fundamentado en un contrato social, por más precario que sea este, tiene dos vías seguras de salida: el enfrentamiento civil y la dictadura. Mientras no se produzca una acumulación de fuerzas y el rojo deje de ser un denuesto para infundir respeto, habrá que presionar para que el antifascismo sea de obras más que de imágenes. Nos va la existencia en ello.

Relacionadas

Especulación urbanística
“Enorme victoria” del movimiento por la vivienda: la moratoria de desahucios se aplicará también a los alquileres

El Gobierno de coalición anuncia que la moratoria de desahucios hipotecarios servirá también para los casos de alquiler, una reclamación histórica del movimiento por la vivienda que había lanzado la campaña #MoratoriaRealYA tras la reunión con Pablo Iglesias el 21 de febrero.

Tribuna
El Gobierno de coalición, TINA y el lobo

Desde ciertos sectores de izquierda se ha presentado el acuerdo de coalición como la única alternativa frente al fascismo, insuflando aire a todo aquello que antes tanto había criticado: el régimen neoliberal del 78.

Congreso de los Diputados
La excepción y la regla

La investidura de Pedro Sánchez supone una excepción histórica tras más de 40 años de bipartidismo. Se explora una “terra incógnita” en un contexto internacional poco propicio

1 Comentario
#45861 16:00 13/1/2020

Ahora mismo parece que al PSOE le interese más la supervivencia del fascismo, para sacar rédito electoralista. Si él y su partido fueran realmente antifascistas, irian más allá y lo combatirian con todas las armas del estado, en defensa de las clases populares

Responder
4
1

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.

Educación
Amenaza de huelga educativa en Madrid

Sindicatos y colectivos de la enseñanza urgen a la Comunidad de Madrid a planificar el curso escolar y a dotar a las instituciones públicas de más personal, espacios y recursos. Anuncian movilizaciones e incluso huelga en septiembre si la Administración no responde.