Cuando florece un ciruelo

Las asociaciones Panal y Colletero preparan hoy la ‘Fiesta del ciruelo en flor’ mientras no olvidan "un café" en Nalda donde compartieron sueños, ilusiones y pesadillas junto con Lorena Rodríguez y Alberto Cañedo de Carcaboso, un pueblo de Cáceres. 

Ciruelo en flor2
Ciruelos en flor. Al fondo, Nalda (La Rioja) Andreas Oestreicher

publicado
2018-04-08 04:38:00

Un 17 de marzo Lorena Rodríguez, actual alcaldesa de Carcaboso y Alberto Cañedo, su exalcalde, fueron a visitar Nalda y tomaron un café con las mujeres de Panal y Colletero. Fue un día después de unas jornadas realizadas en Logroño denominadas ‘Ruralidades’. 

Para el Panal y Colletero fue una visita de las que dejan “mucha huella" y como siempre hacen estas dos asociaciones, cuando una visita deja huella, se hicieron una fotografía en el ‘Arco de la Villa’.

Había cosas en común: para empezar, Carcaboso (Cáceres) tiene una población estimada en unos 1.120 habitantes y Nalda (La Rioja) se acerca a los 1.000. Con áreas de extensión semejantes, y pertececiendo ambas a la Plataforma Rural, su intención es que el pueblo siempre sea para y por los vecinos y las vecinas. 

Alberto Cañedo se enfrenta a 17 años de inhabilitación, mas de 120.000 euros, mas costas judiciales, y si no hace frente a los pagos, tendría que entrar en prisión. La oposición del consistorio de Carcaboso “no entendió” que escuelas abandonadas pudieran ser centros agroecológicos, que una bandera LGTBI+ pudiera ondear en el ayuntamiento, tampoco entendió que el municipio se declara insumiso al TTIP y libre de transgénicos o que se apostara por el apoyo mutuo.

Para el Colletero y Panal es una historia que "les conmueve" porque ellas también han sufrido bastantes persecuciones, sobre todo “persecuciones mediáticas”. Por ahora no han llegado hasta los juzgados; “prevén que llegue y que lleguen a situaciones casi así de insostenibles”. 

Lorena y Alberto visitaron La Casita en Nalda y les enseñaron algunos de sus proyectos y se sorprendieron de cuánta coincidencia tenían “Carcaboso desde el ecomunicipalismo y nosotras desde esta historia de comunidad cuidadora que tenemos entre manos”.

Alberto Cañedo terminó diciendo que “en Carcaboso es necesario que las mujeres den ese paso cualitativo para gestionar el empleo tan fructífero como lo están desempeñando estas grandes mujeres de Nalda”.

Tanto las asociaciones de Panal como Colletero han sido invitadas para ir a Carcaboso y contar lo que se realiza en Nalda.

A Lorena y Alberto les gusta la palabra pueblo más que ciudadanía porque un “pueblo también tiene mucho que decir frente a la ciudad y los pueblos dicen mucho” y "admiraron" cómo la cesión de huertas y espacios agrarios por parte de los y las vecinas responde al hecho de que “hay gente que quiere a su pueblo para tener una mejor calidad de vida”.

Una actividad que Lorena y Alberto recalcan de Panal y Colletero es el trabajo con la infancia dado que “serán los futuros vecinos y vecinas que tomen decisiones” porque desde niños se participa en actividades y se van haciendo “vecinos y vecinas responsables”.

Alberto piensa que desde los ayuntamientos a veces se ofrecen cosas que no tienen el respaldo de la población porque “no llena” pero en Nalda encontraron estas dos asociaciones que organizaban encuentros vecinales “sobre todo porque las mujeres en estas asociaciones son el motor de esa economía”.

Desde El Salto La Rioja, Alberto Cañedo nos cuenta que aquel café y aquella visita a Nalda fue “fantástica” porque era lo siempre habían buscando “sociedad civil, gente de a pie que se organiza para hacer cosas”.

Lorena y Alberto robaron el corazón a Panal y Colletero, se conocieron mas de cerca y se "emocionaron" con cada uno de sus proyectos. 

Tanto la gente de Nalda como de Carcaboso piensan que lo importante son las personas, el cuidado mutuo y el territorio en el que se vive.

Palabras de Fabiola Pérez moracia, desde Panal, para Lorena y alberto
Se asemejan mucho a nosotras, a lo que hacemos y lo que creemos, porque somos de pueblos pequeños y creemos en una gobernanza compartida, en el cuidado de las personas y el entorno.

En ese café nos comprometimos a seguir unidos, a luchar por sus primaveras y las nuestras.
Y ahora, que la flor del ciruelo florece en Nalda, les damos nuestra mano para pasear con ellos por el Valle del Iregua, para poner nuestras pequeñas flores en su lucha.
El paisaje de Nalda se une al de Carcaboso, sumando flores y amigos como Lorena y Alberto y seguiremos siendo constantes y perseverantes porque esta injusticia la transformaremos en JUSTICIA.

 



1 Comentario
#13144 18:20 8/4/2018

Grandes alberto y lorena. Casi se les valora más fuera que en nuestra tierra extremeña

Responder
2
0

Destacadas

Violencia sexual
Romper el silencio: el fin de la cultura de la violación

Oprimir a las mujeres no era una opción ideológica, formaba parte de la cultura popular. Una cultura impregnada por el patriarcado que mujeres de todas las edades ya no están dispuestas a tolerar

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

La Manada
Libertad provisional para los cinco miembros de La Manada
El tribunal navarro ha tomado esta decisión cuando se cumplen dos años de prisión sin que exista sentencia firme.
Violencia machista
Devolvednos la noche
La literatura judicial sigue dictando, publicando sentencias como la de la Manada cuyo fallo no es excepción sino muestra y ejemplo, síntoma de lo mucho que queda por procesar y modificar.

Últimas

Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.
Vivienda
Si quieres desahuciar, demuestra que no has vendido el local
Un juzgado de Parla da 20 días al Popular para demostrar que es propietario de un local usado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de esta localidad madrileña.
Refugiados
Un día la historia juzgará
2
Un día la historia buscará culpables y testigos del destierro de casi 70 millones de personas que han tenido que abandonar sus hogares, de los que la mitad son niños.
Cine
Julien Temple: hambre, empacho y hazlo tú mismo

Conocido por sus documentales sobre los Sex Pistols y el punk, el director británico Julien Temple trabaja en la actualidad en una película acerca de Ibiza y las múltiples realidades que componen su identidad.

Ecofeminismo
La Europa que no ama a las mujeres rurales
La reforma de la PAC no traerá cambios en materia de género y seguirá ignorando a las mujeres rurales, como si no criasen, no pariesen, no cuidasen y no existiesen.