José Coy: “Si la gente en precario se planta, empezarán a cambiar las cosas”

José Coy es un activista murciano incombustible, referente en el desarrollo de la PAH y el 15M e impulsor de las Marchas por la Dignidad, una de las movilizaciones sociales más numerosas de los últimos años. Ahora se embarca en una nueva lucha de denuncia contra el precariado.

José Coy
José Coy durante una asamblea de la PAH en una plaza en 2011 Javi P

publicado
2018-01-27 06:35:00

José Coy recientemente visitó la capital riojana para dar a conocer la nueva iniciativa en la que está trabajando. Desde El Salto La Rioja hemos querido aprovechar esta oportunidad para hablar con él sobre ella, la situación actual del precariado y su trayectoria como activista en la PAH, el 15M y las Marchas de la dignidad.

Tienes una larga trayectoria como activista, pero ahora estás comenzando con una nueva etapa haciendo llamamientos de plaza en plaza a concentraciones y manifestaciones contra la precarización de los empleos. ¿Qué está pasando en España para que se haya creado esta plataforma?
Nos contaron que íbamos al siglo XXl, pero vamos directos hacia atrás en derechos sociales y laborales y en libertades como la ley mordaza, que fue un invento del gobierno para parar a los llamados movimientos sociales emergentes pensando en quienes ocupábamos bancos o tierras en el caso del SAT -- Sindicato Andaluz de Trabajadores--.

Si todo eso lo mezclas con la enorme trama de corrupción existente, se conforma un cóctel que antes o después tiene que explotar. Lo peor de todo son el futuro de los ‘NINI’, nuestros hijos e hijas, que se creen que está situación de extrema precariedad siempre ha sido así. Les cuesta trabajo entender, por más que se les explique, que hubo un tiempo que sus padres y madres luchaban por los derechos sociales y laborales que se conquistaron con huelgas, represión, innumerables bloqueos de carreteras y solidaridad con los conflictos, sobre todo mucha solidaridad. La historia y la memoria están ahí para ser leídas. Si nuestros hijos e hijas no espabilan, tendrán un futuro peor que el nuestro. Si no ejercen de sujeto colectivo de cambio, su futuro será cero. La precariedad ya afecta a tres generaciones: abuelas, madres e hijas.

De ahí que la iniciativa partiera de diversos colectivos que están o han estado en lucha, personas que trabajan en sectores muy precarizados o sufren el desempleo. Hartos de la resignación y la precariedad que afecta a todas las edades, sectores y territorios se ha constituido una alianza social denominada “NO + PRECARIEDAD” en forma de plataforma transversal y unitaria.

Si nuestros hijos e hijas no espabilan, tendrán un futuro peor que el nuestro, si no ejercen de sujeto colectivo de cambio su futuro será cero.

El próximo 10 de febrero hay una convocatoria descentralizada que coincide con el sexto aniversario de la última reforma laboral. No somos una coordinadora de organizaciones al uso, ya nos consta que eso ni funciona ni es operativo, somos gente normal y corriente que nos estamos uniendo.

Si hemos hecho que coincida esa convocatoria con el 10 de febrero es porque creemos que se debieran de modificar las reformas laborales del PP y la del PSOE. Estas reformas han sido las puertas por donde ha entrado la precariedad extrema social y laboral que se ha establecido como algo normal e inevitable. La indefensión de los trabajadores y las trabajadoras es grandisima: flexibilidad, externalización, incumplimientos de convenio --que a su vez son muy bajos--. La democracia sindical sigue sin entrar a los centros de trabajo, y, con el poder que les otorgan las reformas a las empresas nos consta que el miedo campa a sus anchas. La precariedad se ha apuntalado por medio de diferentes escalas salariales y la consolidación de las ETTs como comerciantes de mano de obra. Lo que viene es peor aún, ya están aquí las empresas multiservicios, que no están sujetas a convenio del sector y son llamadas nuevas y modernas relaciones laborales aunque sean más viejas que nuevas.

¿Qué objetivos queréis conquistar con esta plataforma?
El principal objetivo es que la gente se empodere, que es un concepto que me gusta mucho y aprendí en la PAH. Primero te empoderas, después ayudas a que más gente se empodere y a la vez que vas aprendiendo lo vas enseñando.

Empoderamiento ese es el concepto clave, vamos a construir una gran red radicalmente transversal y muy de por abajo; nos estamos encontrando gente de diferentes territorios, oficios y condiciones. Ese encuentro se está produciendo a nivel local, barrial y sectorial.

No nacemos para un día e irnos a casa, esta vez no. Detrás de una fecha vendrá otra. Tenemos un plan, sabemos lo que tenemos que hacer y lo vamos a hacer. Aquí no se le pregunta a nadie si tiene siglas o no, o quien a votó en las últimas elecciones o si lo hizo. Quien quiera venir a esta noble y justa causa contra la precariedad será bienvenida. La única condición es respetar a quien esta a tu lado participando y acompañar a los compas en las luchas si quieres que los compas te apoyen a ti.

¿Crees que los sindicatos mayoritarios están haciendo una buena labor ante esta situación de precariedad?
No soy quien para dar lecciones a nadie, ni a los sindicatos mayoritarios ni a los minoritarios, que también existen. Hay críticas muy correctas a CCOO y UGT que son asumidas por parte de los nuevos equipos salidos tras sus congresos. Algunas, incluso, están asumidas en papel escrito, negro sobre blanco. Que exista un nuevo giro sindical hacia la movilización unitaria y un compromiso firme y planificado de lucha contra la precariedad es fundamental. Para ello se tiene que hacer con el conjunto de movimientos sociales de forma recíproca y desde abajo. Digamos que todos, repito, todos los movimientos sociales y sindicales tenemos que crear vasos comunicantes de cooperación y apoyo mutuo en los conflictos y las luchas.

Aunque la pregunta es sobre sindicalismo, hay que hablar de movimiento obrero, que es un concepto más amplio que el meramente sindical. Ya estamos viendo, e irán creciendo, nuevas formas de organización de las personas trabajadoras y de entender la lucha social y sindical. Tiempo al tiempo. Si los sindicatos existentes, mayoritarios o minoritarios, no cambian el chip van a terminar por tener un problema.

Fuiste uno de los cofundadores de la segunda PAH a nivel estatal, en Molina de Segura en 2010 y un mes más tarde conseguisteis crear la PAH de la Región de Murcia ¿Qué te hizo dar ese paso?
La desesperación. Llevaba una vida normal y corriente. Era un autónomo distribuidor del textil y la globalización me ‘llevó palante’, como a muchos y muchas de mi gremio. La apertura de la OMC -Organización Mundial del Comercio- a China, lo que ahora se llama ‘la fábrica del mundo’, se cargó todo el sector del juguete, el textil, el calzado y los complementos.
Todo lo demás ya lo sabemos. Posteriormente vino un calvario personal y familiar que no se lo deseo ni a los enemigos.

El arco del mediterráneo, que era vanguardia en estos sectores, tuvo que ir ‘echando la persiana’, entre ellos yo. Posteriormente vino la crisis-estafa que ya conocemos. Los bancos ‘cerraron los grifos' de la financiación de un día para otro.

No era solo un problema mío: era un problema colectivo

Lo pasé muy mal hasta que llegué a la conclusión, viendo lo que pasaba a mí alrededor, que no era solo un problema mío, sino un problema colectivo. 

Empezamos a organizarnos personas que hablábamos por calle y nos veiamos en la misma situación en mi pueblo y comenzamos a hacer asambleas; En una de ellas, personas afectadas por la crisis, forzamos grandes cosas en nuestro ayuntamiento, y un elemento común que además teníamos era que los bancos nos perseguían y que además de desahuciarnos, nos quedábamos con una deuda de por vida...

Nos llegó un teléfono de casualidad y llamamos: quien lo cogió fue Ada Colau. Ada nos contó como funcionaban en Barcelona. Digamos que con Ada dimos con la tecla y ahí empezó todo fuera de Cataluña: vinieron los primeros casos y empezaron a verse las imágenes de lo que un periodista llamó por primera vez, “piquetes ciudadanos” que se plantan dentro de la vivienda, la escalera y la entrada y con su cuerpo, su corazón y sus brazos paraban desahucios. Eran y siguen siendo acciones que generan imágenes espectaculares que llegan al corazón de la gente. Los comienzos fueron brutales, en unos meses pasamos de las lágrimas a las sonrisas porque veíamos que podíamos… y desde entonces hasta lo que conocemos hoy está sobradamente escrito y visualizado.

¿Qué significó para ti el 15M?
Creo que el 15M, fue el primer movimiento de personas precarias. Su llamamiento y su antecedente fue una manifestación masiva que se celebró en Lisboa bajo el lema de, creo recordar, “contra la precariedad en todas las edades”. De la movilización portuguesa surgió la idea de la convocatoria aquí para el 15 de Mayo.

Entre la iniciativa portuguesa y española existió una gran diferencia dado que en Portugal se quedó en una manifestación pero en España prendió llama.

Colectivamente fue un regalo para LA PAH dado que las plazas se volcaron desde el principio: la ILP de LA PAH, la paralización de desahucios, las acciones de desobediencia; fueron tiempos en los que con Rafa Mayoral e Irene Montero recorrimos kilómetros y kilómetros de norte a sur y de este a oeste, literalmente. Se pasó de 60 nodos a 250 en muy poco tiempo y así hasta nuestros días.

Conviene recordar ahora, que se ha pasado de la indignación a la resignación, que una de las protestas más potentes fue un 15 de octubre de 2011, donde se celebraron manifestaciones en más de 1000 ciudades alrededor del mundo y ese “si se puede” prendió y se debe poner de nuevo en valor. Tenemos que reindignarnos.

Ese “Sí se puede” prendió y se debe poner de nuevo en valor. Tenemos que reindignarnos.

La verdad es que hemos vivido momentos históricos y preciosos, hay fechas que van a estar en la historia para siempre y en el disco duro del corazón también.

En 2012 estuviste en huelga de hambre, ¿Cómo fue?
Inicie mi huelga de hambre un 27 de septiembre de 2012, dos días después del 25S --rodea el congreso--.
Una huelga de hambre es un viaje mental, literalmente, es una pelea entre tu cuerpo y tu ‘coco’. Sin apoyos es muy difícil de llevar. Siempre recordaré que tuve un enorme apoyo. Ver a las mujeres de la comunidad cristiana pendientes cuando estaba jodido, a mi pareja, a mis amigos y ‘compas’... esa solidaridad nunca se olvida. Desde la iglesia hasta un pleno del ayuntamiento; ver como todas las fuerzas políticas, de derechas e izquierdas, aprobaban por unanimidad una moción de apoyo es muy fuerte. Recuerdo que a una de las mujeres de la parroquia, le pregunté “¿Carmen eres monja?” y me dijo “si soy monja rebelde”, tal cual. Entre ellas y Pepe Tornel, cura de los barrios del sur, me abrieron la puerta de su iglesia para la huelga.

De ahí que le digo a Joaquín Sánchez --el cura cofundador de la PAH, sacerdote y activista social-- “yo no tengo dios, pero tengo cura e iglesia, esa iglesia que se remanga en los barrios”.

Mi sobrina Bea desde el extranjero se enteró y me mandó un mensaje preguntándome “¿tito, estás en huelga de hambre?” yo le contesté que sí “pero no se lo digas a la abuela”. Tampoco se lo dijeron ni las vecinas, ni el resto de la familia. Hubo quien me habló del síndrome del huelguista de hambre. Consiste en que ya no tienes hambre y te crees que puedes aguantar sin comer muchísimo tiempo, pero el cuerpo falla y a mi me falló. El estómago se rebeló y termine en el hospital con unas úlceras que me provocaron una hemorragia. De todas formas, estaba decidido y me atrevía con todo; mentalmente estaba muy fuerte y algo me decía que iba a ganar.

El 13 de octubre salí del Hospital con un acuerdo del banco que evitaba el desahucio y me permitía conquistar el derecho a comenzar de nuevo. Cuando salí, lo primero que hice fue ir a ver a mi madre con mi compañera Konsue. Cuando llegué me dijo gritando “hijo he oído en la radio que vas a hacer una huelga de hambre, ¡ni se te ocurra!” y le contesté “no madre, no te preocupes. No voy a hacer una huelga de hambre, ya la he hecho”.

Fuiste uno de los impulsores e ideólogos de las Marchas de la dignidad de 2014, uno de los movimientos más potentes contra la precariedad tras el 15M. ¿Que te llevó a embarcarte en un proyecto así?
Surgió de gente que ya nos conocíamos de otras luchas y conflictos. La idea de ir andando a Madrid nació en las primeras asambleas. Eran salones llenos, gente en la calle porque dentro no cabía y muchas emociones.

El éxito de las marchas se basó en que fuimos capaces de hacer un enorme encaje de bolillos donde todo el mundo se sentía a gusto. Se abrió el espacio y se fueron conformando multitud de comités de apoyo en torno a las rutas de las columnas de precarios y precarias que partieron de diferentes territorios; “la marcha de los invisibles” lo llamó un periodista. Las imágenes de la gente andando por las carreteras prendió e hizo que Madrid se volcara, fue enorme.

Hemos sido capaces de crear colectivamente grandes eventos y fechas históricas, pero siempre fallamos en la continuidad de las luchas y su extensión.

El tema es que hemos sido capaces de crear colectivamente grandes eventos y fechas históricas, pero siempre fallamos en la continuidad de las luchas y su extensión.

Has participado activamente en el origen y desarrollo de la PAH, después en el 15M y, posteriormente, las Marchas de la Dignidad ¿Qué has aprendido de luchas anteriores para aplicar en esta nueva andadura que inicias?
Sobre todo a no perder el tiempo en grandes e interminables discusiones de dónde se pone el punto y la coma. En general, no somos conscientes que estamos en periodo de restauración en el que nada será como antes.

Están en una guerra sin tiros, pero una guerra al fin y al cabo, contra la gente y todo lo que huela a democracia real y derechos sociales

Los poderes se están refundando y quieren cuadrar un nuevo régimen más totalitario y desigual. Están en una guerra sin tiros, pero una guerra al fin y al cabo, contra la gente donde todo lo que huela a democracia real, derechos sociales y derechos colectivos se la trae al fresco. Son una casta depredadora, nunca acumulan la fortuna suficiente. Son los que realmente mandan, aunque no se presenten a la elecciones. Si consiguen la restauración; lo que viene después, en lo relativo a derechos, ni me lo imagino...o prefiero no hacerlo.

También he aprendido a huir del sectarismo y las típicas peleas de las ‘izquierdas sociales’. Me encuentro con ciudades y pueblos donde la mayoría de gente estaba construyendo luchas y empoderamiento popular conjuntamente y ahora están divididos. Esta división extrema, es patética y preocupante. Y es cierto lo que dice esa frase hecha ‘O vamos golpeando juntas o nos ahorcarán por separado’. No hace falta querernos tanto como antes, pero al menos intentarlo o disimularlo.

Hablando de empoderamiento y construir luchas, otro ejemplo es el movimiento vecinal de Murcia. ¿Qué pasa en los barrios del sur de Murcia con el conflicto de las vías?
Con la llegada del AVE en superficie se pretende poner un muro que parte la ciudad en dos, dejando a unos barrios del sur con una población de 180,000 personas aproximadamente aisladas de la ciudad. El movimiento vecinal pide el soterramiento y que no se ponga el muro.

Los números del conflicto son 30 años luchando por el soterramiento de la vía, seis años cortando las vías todos los martes y más de 130 días y sus noches en las vías.

Los números del conflicto son 30 años luchando por el soterramiento de la vía, seis años cortando las vías todos los martes y más de 130 días con noches en las vías. Las cortinas de humo de estos meses han tapado este conflicto ejemplar, aún así, el impacto que tiene en las redes es muy fuerte y creciente.
El conflicto amenaza con endurecerse. Posiblemente más de 40 personas estaremos en diversos procesos por desobediencia y desórdenes públicos, o lo que quieran argumentar. Los desalojos de las vías y el arrastre por los suelos de abuelos y abuelas marcan un antes y un después.

El movimiento vecinal sigue fuerte y unido, vienen meses duros. El nuevo delegado de gobierno ha venido, parece que, con ganas de dar palos, detener y multar, mientras la plataforma prosoterramiento llama de nuevo a llenar las avenidas para el 3 de febrero.

Nuestra región murciana es una región precaria, sumergida, olvidada y abandonada por los gobiernos del PP y también del PSOE. El conflicto de las vías está lejos de terminar y vienen unos meses que van a ser cruciales y dignos de ser vividos.

La partida aún no ha terminado, todavía quedan ríos de tinta por escribir y horas de imágenes por grabar. El conflicto de ‘la Galia Murciana’ y el gobierno central de Madrid sigue en pie.

8 Comentarios
José Martínez Carmona 14:39 29/1/2018
"PRECARIEDAD", "HAMBRE", "PAZ", "TERRORISMO", JUSTICIA", "CORRUPCIÓN", ... son abstracciones contra o por las que se puede luchar sin que se resienta la estructura del sistema: EL CAPITALISMO. Coy siente lo que dice y dice muchas cosas emotivas que son verdades, porque las ha vivido y las vive..., pero eso no quiere decir que el activismo que predica conduzca a la liberación de la clase a la que él como individuo pertenece. Su llamamiento a los hijos a crear el sujeto colectivo de cambio continuará siendo cero llamando a "una alianza social denominada NO+ PRECARIEDAD en forma de Plataforma transversal y unitaria". TRANSVERSALIDAD "es una corriente ideológica que defiende la renuncia a identificar sus ideas con el espectro político clásico basado en la distinción izquierda-derecha". Coy reconoce lo que no puede negarse de ninguna manera: "la indefención de los trabajadores", pero, ante la pregunta del papel de los sindicatos mayoritarios en la precariedad" responde con una chicuelina, ello porque a las reuniones de No+Precariedad acuden afiliados de CC OO y UGT que, no solo no se preguntan por qué esos llamados "agentes sociales" abandonaron hace muchísimo tiempo la lucha contra la precariedad que les correspondía o, lo que es peor, han contribuído a agravarla con sus reformas laborales elogiadas por la patronal y los gobiernos PSOE PP. No solo no se lo preguntan, sino que pretenden defender como si no hubiera pasado nada, el caracter de clase que UGT perdió con la Guerra Civil y CC OO, poco después de la transición...
Responder
0
0
Miguel Angel 21:03 28/1/2018
Lo único imposible es aquello que no se intenta....La maldad no está en una persona sino en la ignorancia de muchos....un abrazo...si algún día vienes por Guadalajara. ..Las puertas de mi casa las tienes abiertas.....
Responder
0
0
Ángeles. 8:49 28/1/2018
Tenemos una obligación moral y de dignidad, de luchar contra el régimen del 78, no hay tiempo que perder, y, mucho que hacer. Tanto PPP++E. Son los artífices de quitarnos esas luchas donde conseguimos algunas mejoras. Demasiadas luchas para conseguir poco, pero lo hicimos. Ahora, debemos volver, aunque con canas y jubilad@s, necesitamos ese 15M y toda la fuerza para restituir los derechos laborales y sociales que nos estamos dejando. Todo en unas manos donde aun siendo el 1% han acaparado la riqueza del mundo. Han hecho una sociedad servil y enferma. """ EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO"""
Responder
0
0
Luis (Premia de Mar) 0:05 28/1/2018
La única solución es la renta básica para acabar con la precariedad y la pobreza.Ellos lo saben porque esto no se sostiene.Eres un ejemplo José te felicito.
Responder
0
0
#7540 18:27 27/1/2018
Lasluchas predidas son aquellas a las que no nos enfrentamo.
Responder
5
0
Antonio Martínez 17:29 27/1/2018
Hacen falta muchas personas como José. Gracias por tu valentía. Un ejemplo a seguir.
Responder
14
1
#7533 17:10 27/1/2018
Ánimo compañero, estaremos con tigo el dia 10
Responder
10
0
Jesús Salinas 15:52 27/1/2018
Gracias compañero. Blanco sobre Negro.
Responder
12
0

Destacadas

Corrupción
Zaplana y el turbocapitalismo de amiguetes

El exministro Eduardo Zaplana ha sido detenido en el marco de la Operación Erial. Tras más de 25 años en primera fila política y empresarial, se pone el cerco a la actividad de un personaje que saltó a la fama en unas grabaciones en las que aseguraba que le hacía “falta mucho dinero para vivir”.

Big data
Comercian con tus datos y no pagan impuestos

Las multinacionales de la llamada “economía digital” utilizan paraísos fiscales para reducir su factura fiscal, al tiempo que utilizan tus datos para hacer negocio. La Comisión Europea quiere acabar con ello, pero primero tendrá que definir por qué y dónde los tienen que pagar.

Salud mental
Shirley McNicholas: “Las casas de crisis son un buen espacio para explicar los enfoques feministas de salud mental”
La activista feminista Shirley McNicholas lleva más de 20 años coordinando casas de crisis en Reino Unido, una alternativa a la hospitalización en situaciones de crisis.
Venezuela
Para comprender el resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela
4

El resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela sirve a la performatividad de los discursos en juego: al del Gobierno, al de la oposición abstencionista y al de la que sí se presentó.

Últimas

El Salto
Participa en la II Asamblea General de El Salto el 2 de junio
4

El próximo 2 de junio celebramos la II Asamblea General de El Salto con todas nuestras socias. En esta asamblea deberemos tomar decisiones sobre tres temas clave: la inclusión de un nuevo nodo, la estrategia general para el siguiente curso y las principales apuestas del proyecto para 2018-2019.

Libertad de expresión
Willy Toledo: “No he comparecido porque no he cometido ningún delito”

El actor ha explicado en la parroquia San Carlos Borromeo, arropado por compañeros del gremio como Javier Bardem, Leo Bassi o Alberto San Juan, por qué no se ha presentado ante la citación judicial por la causa abierta contra él por ofensa a los sentimientos religiosos.

Documental
Xavier Artigas: “No somos capaces de relatar algo que nos afecta y no intervenir en ello”

El activista y cineasta Xavier Artigas, codirector de Ciutat Morta y cuyo último proyecto es un documental sobre la muerte de Idrissa Diallo en un CIE de Barcelona en 2012, repasa la trayectoria de la cooperativa audiovisual Metromuster y las opciones del cine como herramienta política.

Multinacionales
Desterrada de Gabón, Veolia acude nuevamente al arbitraje internacional

Después de 20 años de privatización del agua y la electricidad en beneficio de Veolia, Gabón acaba de decidir deshacerse de dicha multinacional francesa. En respuesta, el grupo francés ha recurrido de nuevo a un tribunal de arbitraje internacional, una estructura opaca que, dentro del marco de los tratados de inversión, se encarga de defender los intereses de las multinacionales frente a los Estados.

Precariedad laboral
El sindicato CNT denuncia fraude de ley en las contrataciones de la empresa pública Madrid Destino

Los contratos del personal técnico de los teatros municipales gestionados por la empresa Madrid Destino son irregulares puesto que cubren de manera temporal necesidades estructurales del servicio, según la demanda sindical.