La extrema derecha culta del siglo XXI

Asociamos habitualmente la ultraderecha con los fascistas violentos. Su ruda obviedad esconde otros posicionamientos más cultos y sosegados que aprovechan la oportunidad que le brindan la ocasión para socavar los valores de una sociedad sembrada de dudas.

Fascistas en Valladolid
Militantes de Izquierda Unida sitiados por fascistas en Valladolid. Fotografía de últimoCero.com

publicado
2017-11-19 22:52:00

En esos meses en los que los franceses se vieron abocados a elegir entre el gobierno de la extrema derecha neoliberal, encarnada por el Sr. Macron, y la extrema derecha clásica del Frente Nacional, tuve ocasión de escuchar a Marine y Marion Le Pen y un escalofrío de espanto recorrió mi espalda. Alejado de la dialéctica macarra y ultramontana a la que nos tienen acostumbrados los “ultras”, el discurso era consistente, bien enmarcado en los problemas de la ciudadanía y, sobre todo, en sus bajas pasiones. Estructurado alrededor de ese individualismo egoísta que ha ido cultivando la publicidad y contagiando a los partidos liberales y socialdemócratas desde 1981, se mostraba muy sólido.

Vivimos aquella realidad como si Francia fuera un lejano planeta pero, esas mismas posiciones de corte ultraderechista, democráticamente cultivadas, aparecen en la prensa española de vez en cuando como el disparo certero del francotirador en una batalla. Tan sólo un ejemplo: El 13 de septiembre de 2016, el Sr. Pérez Reverte, haciendo uso de la patente de corso que le ha concedido XL Semanal, se lanzaba al abordaje de nuestras conciencias con un artículo en el que, escamoteando la verdad histórica, construía medias verdades -que son las peores de las mentiras-, para exaltar las posiciones del miedo en relación con los refugiados. Seis meses más tarde, nuestro académico T mayúscula afilaba de nuevo su pluma, esta vez alimentando la islamofobia.
Sin pudor alguno, en su habitual estilo, se quejaba de que una mujer musulmana con pañuelo, desde su papel de maestra, pueda orientar moralmente a nuestros hijos. A pesar del tiempo transcurrido, el artículo corrió en las redes como un reguero de pólvora tras el atentado de Barcelona.

El carpetovetónico narrador sabe que, reforzando el ancestral papel del hiyab, evita que la convivencia pacífica con él diluya su atávico significado. Es plenamente consciente de que provocando esa polémica se fomentan tensiones, se destruye la espontaneidad, se exacerban las posturas más radicales y se estimula el rechazo. Al mejor estilo Le Pen, el autor no tiene inconveniente en tergiversar la historia sin pudor alguno.

Afortunadamente, en este país a nadie se le hace un examen de ortodoxia religiosa antes de entrar a un aula. Por lo que ese mismo papel que le va a tocar jugar a la maestra, evidenciando con el yihad sus creencias, lo puede ejercer desde el anonimato un maestro del Opus, una ultraconservadora profesora católica, un intransigente testigo de Jehová o una ultramontana estalinista si se diera el caso.

Soy profesor, tengo alumnos y alumnas musulmanes, algunas de ellas llevan pañuelo, otras no. Pues bien, la realidad, la que escapa a la sarta de prejuicios que perlan los discursos de la ultraderecha culta, la conforman esos chicos que el Sr. Reverte olvida porque no llevan chilaba, y esas chicas que él identifica unívocamente con la sumisión machista cuando llevan el pañuelo. Españoles y españolas todas ellas, serán maestros, ingenieras, periodistas, poetas… y los juzgaremos por sus decisiones, no por su religión ni por su aspecto. A día de hoy, muchas de ellas –y de ellos- demuestran tener un criterio moral mucho más limpio que el que destila el Sr. Pérez en su artículo y, si como padre, pudiera elegir quien da clase a mis hijos o quienes orienta su posicionamiento moral, les aseguro que las prefiero a ellas con hiyab y a ellos con chilaba que a esos versados adalides de la supremacía occidental a los que parece ensalzar nuestro apuesto escritor.

Pero, ¿cómo contrarrestar ese torpedo a la línea de flotación de la racionalidad? En teoría es fácil: sirve con estimular los valores de justicia, igualdad, equidad y solidaridad que dieron corpus a la Declaración Universal de Derechos Humanos y que en Europa adoptamos como propios. Sólo en teoría parece fácil dar la vuelta a sus asertos. La realidad evidencia que es más difícil de lo que parece. El problema de los francotiradores es que gozan de un entorno de destrucción en el que eligen la oportunidad propicia para hacer un disparo selectivo. Mientras tanto, en campo abierto, algunos seguiremos defendiendo el orgullo de una cultura mestiza y defendiendo a los cuatro vientos la otra mitad de la verdad. Aquella que demuestra cómo esta civilización occidental, que algunos se empeñan en asociar de forma absoluta e inequívoca a Grecia y al humanismo, tuvo en el mundo islámico su principal valedor. Y cómo esta Europa ultraracionalista de la que nos enorgullecemos hoy, es el fruto maduro de una evolución que tuvo como protagonistas a al-Farabi, Avicena, Avempace y Averroes -desde el lado islámico- y a Maimonides e Ibn Paquda desde el judío.

6 Comentarios
#3534 16:15 21/11/2017

Enhorabuena por este artículo de opinión.
Gracias El Salto por poner voz a sensibilidades tapadas por otros medios.

Responder
6
0
#3643 20:11 23/11/2017

Carlos Usón Villalba
No se que artículo de Reverte habrás leido,pero estoy completamente convencido que si te sentaras a dialogar con él,acabarías entendido un poco de lo que trata,que siendo profesor,no te veo muy ducho.Y aquí dejo una frase:Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre.

Responder
0
0
#3625 12:47 23/11/2017

Valores ciudadanos son en verdad La igualdad, la Libertad y la Solidaridad......pero no son nada sin la regulacion del DERECHO A LA RESISTENCIA....La conciencia de que los derechos son «para el otro, para los demas».
Uno puede vivir muy cortesanamente «hablando» de los derechos, es «su» derecho.
Pero solo sera autentico ciudadano «democrata» si reconoce el derecho de los demas a resistirse ante lo que sienten y piensan como leyes injustas.....

Responder
0
0
#3609 8:55 23/11/2017

Excelente descripción de la letra mayúscula esa. Precisa. Exacta o casi. El bárbaro, lo es desde hace tiempo, excesivo ya. Pero los disfraces a veces, son tan perfectos que la misma copia parece un original. Sutil el fulano, que diciendo y escribiendo lo que firma, consigue incautar un mundo de idem. Lamentable.
Alta admiración a quien esto escribe.

Responder
2
0
#3531 14:25 21/11/2017

Yo aquí solo he visto lo malvado que es Reverte.

Responder
2
2
#3524 10:34 21/11/2017

Basura integral

Responder
1
2

Destacadas

Audiencia Nacional
La Audiencia Nacional declara nulos los estatutos de OTRAS
Las demandas de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y la Plataforma 8 de Marzo de Sevilla argumentaban que contar con un sindicato supondría reconocer como lícita la actividad del proxenetismo.
Refugiados
El duro invierno de las personas solicitantes de asilo
Los solicitantes de asilo dependen de las redes de solidaridad ante una administración que dificulta cada vez más su acceso a derechos
Violencia machista
Mapa: todas las concentraciones contra la violencia machista para este 25N
Cerca de 100 marchas recorrerán este domingo las calles con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
Cambio climático
Eléctricas e industrias extractivas lideran el aumento de emisiones en España

La economía española aumentó un 2,6% sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2017 respecto al año anterior, con 344 millones de toneladas.

Opinión
Quemar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para abonar una nueva agenda común global
5

Una minoría creciente de los movimientos sociales creemos que estamos frente a una auténtica crisis sistémica y global o, para ser más exactos, ante una civilización fallida en fase de colapso. ¿Cómo debe ser la agenda para afrontar el futuro?

Últimas

África
África: el ascenso del imperialismo de las fronteras

Más de un siglo después del originario Reparto de África, los líderes europeos están imponiendo hoy nuevas formas de colonialismo en el continente, en forma de controles fronterizos militarizados.

Pobreza
La Renta Mínima como Campo de Batalla
Los cambios en los criterios en la tramitación de los procedimientos relacionados con la RMI se traducen en mayores barreras burocráticas
Libertad de expresión
España indemnizará con 8.000 euros a un activista del centro social Casas Viejas que denunció torturas
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por vulnerar la libertad de expresión del activista, que fue condenado al denunciar en rueda de prensa que sufrió torturas durante el desalojo del centro social de Sevilla.