Isa Serra: “La revalidación de Carmena es imposible si no se encaja en otro tipo de debates”

El proceso de primarias del consejo ciudadano de Podemos en Madrid llega a su fin el miércoles 13 de diciembre. Isabel Serra se presenta al frente de Podemos en Movimiento. Se trata de una candidatura al margen del oficialismo, formada por Anticapitalistas y otros sectores, que compite con Unidos por Madrid, encabezada por Julio Rodríguez.

Isa Serra 1
Isabel Serra, candidata de Podemos en Movimiento, a las primarias del partido en Madrid David Fernández

Isabel Serra (Madrid, 1989) planta cara a la candidatura oficialista de Julio Rodríguez en las primarias en las que se renovará la dirección de Podemos Madrid. Portavoz de Podemos en la dirección regional del partido y diputada autonómica, Serra cree que una ciudad más feminista es una ciudad con más derechos para todas las personas. Rechaza hablar de nombres y defiende las primarias como ejercicio de democracia interna: “está en el ADN de Podemos”. Un Podemos que no se escapa de las estructuras machistas, reconoce. La candidata de la lista de Podemos en Movimiento, formada por Anticapitalistas y otros sectores al margen del oficialismo, repasa la Operación Chamartín, los desarrollos del sur y las medidas anticontaminación. Y se niega a hablas de candidatos y listas.

Has situado el feminismo como una de las prioridades de tu apuesta política. ¿Qué tiene que ver el feminismo con los barrios?
El feminismo está siendo el movimiento más potente en este momento y esto está permitiéndonos extraer varias lecciones. En primer lugar que transversalidad y radicalidad no son incompatibles, y en segundo lugar que el movimiento está yendo por delante de las instituciones y de los partidos y, en ese sentido, el movimiento feminista nos indica el camino por el que queremos ir. Cuando pensamos qué Madrid queremos, pensamos en un Madrid feminista y eso implica diferentes políticas que habría que desarrollar, y también políticas desde el punto de vista del movimiento.

Una ciudad feminista debería apostar por la proximidad, debería garantizar una mejor accesibilidad y movilidad, y cuestiones como los servicios sociales de crianza y cuidados que deberían ser públicos y estar garantizados para todas las mujeres. Por otro lado hay una necesidad de las mujeres de seguridad, para que caminemos tranquilas de noche y de día. Son demandas que hay que llevar en el proyecto de ciudad que queremos.

Es un discurso fácil para ciertos sectores, pero ¿cómo le llega esto a un vecino que está preocupado porque ha leído en el periódico que se extienden los 'narcopisos' o a una vecina que en lugar de vecinos se cruza en el portal con usuarios de Airbnb?
Creo que el feminismo está siendo ahora mismo capaz de llegar a muchos sectores de la población a los que hasta ahora llegaba en menor medida, y es verdad que ese feminismo no tiene que trasladarle a esas personas de Madrid que no se sienten identificadas que hay que hacer políticas de cambio en relación a los derechos de las mujeres. Pero es que el feminismo no está diciendo eso, sino que dice que son necesarias políticas de cambio estructural, que garanticemos los derechos para que el derecho a la ciudad sea también para las mujeres.

Cuando hablas de “feminismos”, ¿a qué feminismo te refieres? ¿Qué feminismo interesa a Podemos en Movimiento?
Ahora mismo hay en todo el mundo una disputa que se puede concretar en dos propuestas o proyectos. Por un lado, un feminismo más adaptable al mundo en que vivimos que bebe del movimiento feminista de la diferencia, es decir, que pone en valor determinadas características femeninas que la sociedad ha asignado a las mujeres y entiende el feminismo como un feminismo neoliberal que valora la igualdad y libertad en términos meritocráticos e individualistas.

Por otra parte creo que hay otro feminismo, que es el que más me interesa, que quiere apostar por una democracia radical que permita a las mujeres interactuar en la sociedad con una paridad absoluta, no solo formal sino que permita a las mujeres en todos lo ámbitos ser iguales que los hombres. Es una apuesta por un feminismo no solo en términos discursivos sino también donde la organización de las mujeres y en este caso de las mujeres trabajadoras, migrantes con diversidad funcional... sea uno de los ejes fundamentales.

Suena bien. Pero luego se ve un partido de pablismos, errejonismos y un montón de ismos y de tíos y su testosterona. ¿No hay demasiado de eso en Podemos?
Sí, en Podemos hay mucho machismo igual que en la sociedad en la que vivimos, y por eso nuestra candidatura apuesta por hacer más feminista la organización, despatriarcalizarla. Tiene que ver con llevar a cabo políticas internamente también como talleres para que los hombres tomen conciencia de la prácticas machistas que desarrollan dentro del partido, y con empoderar a las mujeres y conseguir espacios de autoorganización propios. Porque nos vemos muchas veces en situaciones en las que mujeres llegamos a órganos de dirección y puestos de responsabilidad sin que esto signifique que estemos en iguales condiciones que los hombres ni mucho menos, sino que internamente sigue operando una estructura patriarcal que es quien tiene el poder en los partidos, en este caso de Podemos.

La candidatura de Julio Rodríguez ha introducido el eje Carmena insistentemente en esta campaña, y lo ha hecho evitando que haya otros

Has dicho en entrevistas anteriores que no se trata de si Carmena sí o Carmena no. Sin embargo, el de Carmena es un liderazgo muy fuerte y así lo ha ejercido, por ejemplo, no dejando espacio a Ganemos Madrid. ¿Cómo se plantea esa relación desde Podemos en Movimiento? ¿Cómo os vais a relacionar si eres secretaria general a partir de esta semana?
En primer lugar, creo que la otra candidatura, la de Julio Rodríguez, ha introducido el eje Carmena insistentemente en esta campaña y lo ha hecho evitando que haya otro tipo de ejes. Cuando me preguntas cuáles son las propuestas de Julio Rodríguez y la candidatura Unidos por Madrid no identifico ninguna otra que no sea la continuidad de Carmena. No identifico qué concretan respecto a si tiene que ver una candidatura de unidad popular, o si la relación con el PSOE debe ser de una u otra forma.

Desde nuestro punto de vista, Carmena fue uno de los elementos importantes para llegar a la alcaldía de Madrid, evidentemente, pero si no hubiese habido un ciclo de movilización previo que apostó por el asalto institucional y una candidatura de unidad popular como la de Ahora Madrid con un sistema proporcional de primarias y con un programa participativo que aunó a un gran número de actores, creo realmente que no hubiésemos ganado la alcaldía de Madrid. Y en este momento en el que no estamos en una situación de movilización social y no hay una ilusión con respecto al asalto institucional, no creo que vayamos a ganar únicamente por que pongamos una figura u otra.

Me parece erróneo y preocupante que el debate que no se estén abordando otro tipo de cuestiones. Y eso es fundamental, porque un partido tiene que tener una estrategia política para ver cómo construir una ciudad del cambio, o cómo asaltar un Gobierno o cómo continuar con ese Gobierno. Y en este momento no hay por parte de la otra candidatura nada más que la revalidación de Carmena que desde mi punto de vista es imposible si no se encaja en otro tipo de debates.

Has hablado de un sistema proporcional. Si eres elegida secretaria general, ¿será el sistema dowdall innegociable para Podemos Madrid?
Lo que se plantea en este momento es qué pasa si Carmena no quiere ese sistema de primarias dowdall. Ya hemos escuchado a [José Manuel] Calvo que no le parece importante, y me parece muy preocupante que después de dos años y medio en el Gobierno ya no sea importante que decida la gente, que es uno de los elementos fundamentales, del ADN de Podemos. Si salgo elegida, evidentemente seguiré defendiendo que Podemos defienda en esta candidatura de unidad popular que haya un sistema proporcional dowdall. Evidentemente luego tendremos que negociar con un conjunto de actores que estén en esa candidatura unas líneas políticas, pero yo estaré en la obligación de defender un sistema de primarias proporcional.

Con Montoro encima de las cuentas de Madrid, y con la demostración de fuerza que eso significa, ¿qué perspectivas de cambio puede tener una hipotética reedición del gobierno de Ahora Madrid?
Estamos en un momento determinante para saber qué va a pasar en los gobiernos del cambio municipales en lo que queda de legislatura. Si Montoro es capaz de trasladar a la ciudadanía madrileña que no hay alternativa a la del Partido Popular y a la austeridad, tenemos un grave problema, porque no nos votaron para hacer las mismas políticas que el PP sino para llevar a cabo políticas de cambio estructural que sean capaces de hacer frente a la austeridad. En ese sentido, ahora mismo el Ayuntamiento está decidiendo si hace caso a Montoro o no. Está amenazando con que tenga que hacer un nuevo PEF [Plan Económico Financiero]. Desde mi punto de vista no habría que hacerlo, sino que habría que intentar avanzar hasta el año que viene porque lo más seguro es que en la liquidación de los presupuestos del año que viene, de 2017, se vea que el Ayuntamiento de Madrid no ha incumplido la regla de gasto.

La intervención de Montoro pone en evidencia que aunque gestionemos mejor van a seguir atacándonos

En todo caso, hay dos elementos fundamentales. Uno, la intervención de Montoro pone en evidencia que aunque gestionemos mejor van a seguir atacándonos, y segundo lugar pone en evidencia que no es una cuestión técnica sino política. La respuesta solo puede ser política, y no solamente el Ayuntamiento de Madrid, o Ahora Madrid, sino también Podemos debería llamar a movilizaciones para hacer frente a esa intervención del PP, que no es otra cosa que un intento de bloqueo del cambio político y un intento de hacer creer a la sociedad madrileña que no hay alternativa.

Ahora Madrid ha conseguido los mejores resultados de una formación de izquierda que no haya sido el PSOE desde del comienzo de la democracia, en buena parte por los distritos del sur. ¿Se ha trabajado en esos distritos? Y más allá de eso, ¿Por qué se consiguió ese éxito y cómo se repite?
Respecto al sur, me consta que el Ayuntamiento está poniendo en marcha un proyecto de reequilibrio territorial que tiene que ver con hacer frente a las causas de la crisis que si algo ha generado es abandono de determinados barrios, no solo del sur sino también en otras periferias. Eso pone en evidencia que la recuperación no está pasando por los hogares de muchos barrios madrileños y la solución excede las competencias del Ayuntamiento pero se están poniendo en marcha políticas para intentar revertir eso.

¿Cómo ganar y con qué elementos? El Ayuntamiento está haciendo políticas positivas para la ciudadanía y las encuestas dicen que hay una gran aceptación de los madrileños y también internamente en Podemos, con la gestión de Ahora Madrid. Ahora, el Ayuntamiento tiene la característica de que le influyen un montón de políticas que se hacen a nivel estatal y autonómico. Hay, digamos, un sentimiento identitario menor con respecto a otros territorios. Por tanto, no depende únicamente de lo que hace Ahora Madrid sino también de lo que hace Podemos a  nivel estatal. Pero hay un elemento que tiene que ver con la coherencia que es fundamental: Podemos y Ahora Madrid tienen que ser coherentes con el programa con el que ganaron en 2015 y seguir poniéndolo en marcha.

Y luego, creo que se consigue con políticas de cambio estructural. Por ejemplo cuando el sector público de la ciudad ha sido privatizado, externalizado por el PP, durante mucho tiempo y a día de hoy vemos cómo se siguen haciendo adjudicaciones a empresas que no cumplen con los convenios y que no garantizan derechos laborales básicos y que además no hacen que los servicios sean de calidad... Pues eso lleva a un montón de trabajadores y trabajadoras a preguntarse cuáles son los beneficios de un gobierno u otro. El avance de las cláusulas sociales es fundamental y hay mucho camino que hacer ahí en términos de remunicipalización y derechos laborales para los trabajadores del sector público que son una buena parte de los trabajadores de la ciudad de Madrid. 

La Operación Chamartín es una concesión inexplicable a los intereses financieros del ciclo de especulación que nos llevó a las crisis de 2008

¿Se ha sido o se está siendo incoherente en otros asuntos como Chamartín?
La Operación Chamartín no responde al programa de 2015. Hay un proyecto que es Madrid Puerta Norte que sí era continuador de ese programa y que estaba afectado por un mayor número de actores sociales en comparación con la nueva operación. Esa operación sigue siendo una concesión inexplicable a los intereses financieros del ciclo de especulación de la construcción y financiero que nos llevó a las crisis de 2008 y evidentemente nosotros nos oponemos a este proyecto tal y como está establecido en este momento por la concejalía de Urbanismo. Lo que ha pasado en estos últimos meses o años es que se ha ido a negociar con el BBVA y los poderes financieros y se ha visto que ha habido un rechazo por su parte. Nadie dijo que fuese fácil y habrá que buscar alternativas, pero para mí pasan por movilizar a los movimiento sociales contra los intereses financieros. 

Esto no va de Carmena, pero una persona tendrá que encabezar la lista. ¿A quién te imaginas? 
No estamos pensando en eso. El debate actual no es ese. Podemos tiene que tener un proyecto para la ciudad de Madrid. Y este proceso ciudadano lo abordamos de cara a la ciudadanía porque es el modelo que tenemos en Podemos, uno que hace que sean los inscritos y la inscritas quienes votan esos documentos, esas personas, esas estrategias. Si no somos capaces de tener un proyecto para Madrid, Podemos tiene graves dificultades y entonces nuestro debate no es quién va a proponerse para el Ayuntamiento de Madrid sino cuál es la estrategia de Podemos. 

No es el debate que Podemos quiere tener, pero debe ser una preocupación. ¿Te imaginas a alguna de las personas que te acompañan como candidato o candidata a la alcaldía? 
Creo que no debe ser el debate. Ahora mismo tenemos un debate en Podemos porque se han
cumplido tres años desde la elección de los órganos municipales y nuestros documentos organizativos establecen que a los tres años hay que abrir un  proceso, que es un Congreso del partido, en este caso a nivel municipal, para decidir cuál es nuestro proyecto. Pero no creo que a los dos años y medio de legislatura tengamos que ponernos a decidir sobre listas. Creo que si entramos en esa lógica nos pasaríamos los cuatro años de legislatura sin construir en la ciudad de Madrid más allá de lo electoral. 

Este proceso de elección del Consejo Ciudadanos Municipal, ¿por qué nos tenemos que creer que es un ejercicio de democracia y no una lucha por el poder?
Porque cuando creamos Podemos lo hicimos con un modelo organizativo que no clarifica bien qué es lo de dentro del partido y qué es lo de fuera. Yo he sido bastante crítica con algunos elementos de ese modelo porque me parece que a veces puede derivar en una desconexión de los cargos internos de los círculos, de la ciudadanía, pero tiene elementos positivos como que se den debates políticos y que se den de cara a la sociedad, y que nunca haya una desconexión como hemos visto en otros partidos y como seguimos viendo entre lo que se apaña en los despachos y lo que opina y quiere la sociedad.

El discurso de la unidad que hace cierta parte de Podemos interpretar que el consenso de Vistalegre es abolir los procesos internos

Podemos tiene ese modelo organizativo y lo que estamos haciendo es presentar en coherencia con ese modelo una candidatura con un proyecto político. El problema no es que se lleven a cabo debates políticos el problema es cuando esos procesos se dan con enfrentamientos que tienen poco que ver con lo político y más con lo interno y con personalismos, o que no plantean ideas. Pero, en ese sentido, estamos haciendo un proceso creo que ejemplar diciendo que queremos definir la relación con el PSOE, que queremos un candidatura popular con unas primarias, que queremos construir municipalismo con los actores de la ciudad... Es algo positivo abordarlo desde ahí, no le veo nada negativo.

El discurso de la unidad que lleva a cabo cierta parte de Podemos lo que hace es interpretar que el consenso de Vistalegre es abolir los procesos internos. No creo que el consenso fuera la unidad sino más bien la pluralidad que se vio en la composición de Podemos. Si los que nos presentamos somos desleales a esa unidad es porque se interpreta que habría que abolir los procesos internos en Podemos. No entiendo esa crítica.

Has hablado de lo que se ha hecho bien. ¿Qué hay que mejorar? ¿Qué propone tu candidatura para superar esa primera fase de "cambio" en la ciudad?
He hablado de vivienda en términos positivos: se ha paralizado la venta de vivienda púbica, se ha apostado por el régimen de alquiler, hay un plan de construcción de 4.000 viviendas... Pero eso es insuficiente para hacer frente a la burbuja en torno al alquiler que está habiendo. Si no somos capaces de compensar esa burbuja con políticas públicas seguirá generándose una mayor desigualdad y precariedad para sectores jóvenes, y la vía de la turistificación tendrá cada vez más efecto en Madrid.

En términos de remunicipalizaciones hay muchísimo que hacer, no solo en las basuras sino de servicios sociales que han sido externalizados por el PP en un momento y que son la base de que existan derechos para el conjunto de la ciudadanía y de que las personas mayores, la mujeres, los migrantes, la infancia, las personas con diversidad funcional tengan una ciudad accesible. En políticas sociales hay mucho que avanzar, se me ocurren los Centro de Atención a la Infancia, que son servicios que siguen siendo gestionados por empresas con criterios de adjudicación basados en el precio que hacen que esas empresa tengan objetivos incluso ideológicos y no tanto de calidad de los servicios. 

Y con respecto al modelo de ciudad consideramos que el paso de la peatonalización de la Gran Vía es importante pero que también hay que replantear otras zonas.

A riesgo de enfadar a los conductores…
Se ha hecho una política valiente en términos de protocolos anticontaminación pero podemos avanzar más todavía y, sí, habrá que hacerlo a riesgo de que se enfaden con los conductores.

¿Qué pasa con tu compromiso como diputada si sales elegida secretaria general de Podemos Madrid?
Dimitiré del Consejo Autonómico y me plantearé la posibilidad de dimitir como diputada, aunque es un planteamiento que tendría que consultar bien conmigo misma porque yo he sido elegida para ser diputada una legislatura, y tengo una responsabilidad con los votantes de Podemos y con el conjunto de la ciudadanía. Tendré que pensarlo bien y si veo que la responsabilidad de Secretaria General para la ciudad de Madrid, que creo que implica mucho trabajo, me obliga a hacerlo, lo haría.

2 Comentarios
#4368 17:38 12/12/2017

"Cuquifascismo: La izquierda posmoderna"
https://dynamitemag.es/2017/11/26/cuquifascismo-la-izquierda-posmoderna/
"La izquierda ha abandonado la lucha contra de la explotación en cualquiera de sus formas, ya sea el trabajo asalariado o la explotación sexual y prostitución, a pasar a defenderla y regularla. Todo aquello que cuestiona a las raíces del sistema es visto como algo trasnochado y pasado de moda, en pos de una forma de pseudolucha que no critica las estructuras sino que se acomoda en ellas. Todo lo que antes era esclavitud y sometimiento ahora es sinónimo del mal llamado empoderamiento y libertad. Buscamos formas de evadirnos de la dura realidad, y pensando que cambiando nuestra forma de ver las cosas y redefiniendo conceptos, podemos tomar las riendas de nuestra vida; es una falacia bastante extendida. No podemos ser dueños de nuestro propio destino si no somos conscientes de las estructuras que condicionan nuestra vida, y que debemos cambiar para poder cambiar la sociedad. Todo lo demás son cuentos moralizantes, según las ideas que triunfen en la época. Se ha pasado de querer acabar con esta lacra de sistema a querer decorar nuestra basura como nos plazca. "

Responder
7
1
#4358 10:23 12/12/2017

Podemos cobijar genocidas y darle a floren y cerezo lo que pidan.

Responder
13
1

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
3

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.