Extremadura
ASMIBA, ejemplo de esperanza y resistencia obrera

Queda menos para el 40 aniversario de ASMIBA, fundada en 1981, una entidad pionera en Extremadura del asociacionismo de personas con discapacidad. 

Asmiba Extremadura
Antiguo socio y exalumno de la escuela de mecanografía de ASMIBA.
6 may 2020 09:41

En recuerdo de ASMIBA escribo estas líneas, para rescatar del olvido un pedazo de historia que no por pequeña deja de ser un ejemplo grande en el que mirarnos todavía como sociedad, como comunidad, con dignidad, lejos de esas miradas que nos cosifican y nos mercantilizan. Precisamente ahora, en tiempos de coronavirus y confinamiento. Un rayo de esperanza.

Así, esta reflexión de memoria colectiva sobre la función social del movimiento asociativo de personas con discapacidad surge de la sorpresa y de la necesidad de dar voz y poner en valor una realidad histórica olvidada, incluso clandestina. Surge ante la invisibilidad de una parte de la riqueza de la lucha obrera, particularmente la del tejido asociativo ligado a la discapacidad, un terreno bisagra entre el mundo productivo y el reproductivo, entre la fábrica y el hogar, entre el taller y la cocina. Un limbo entre la independencia (laboral) y la esclavitud (doméstica).

La exclusión social a la que se enfrenta una persona con discapacidad física no sólo se debe a su discapacidad, es necesario considerar otros elementos de exclusión social de índole discapacitante

Retomando y generalizando la reflexión feminista del Manifiesto del Congreso Europeo sobre Discapacidad de 2002, podemos decir que la exclusión social a la que se enfrenta una persona con discapacidad física no sólo se debe a su discapacidad, es necesario considerar otros elementos de exclusión social de índole discapacitante (que afectan también a personas sin una discapacidad física previa): Las discriminaciones múltiples. El objetivo consiste, por tanto, en luchar contra la múltiple discriminación combinando distintas medidas de políticas públicas, incluyendo las de acción positiva, siempre teniendo presente el ineludible papel protagonista de las personas con discapacidad (y/o sometidas a estrés discapacitante) en la definición de tales medidas.

Así, esta reflexión surge principalmente de la propia vivencia y experiencia personal compartida en una asociación de personas con minusvalía física. ASMIBA, la Asociación de Minusválidos Físicos de la Provincia de Badajoz, casi dos décadas de historia obrera (entre los 80 y los 90). Casi veinte años de escuela de militancia alrededor de su academia de mecanografía, tecla a tecla, aprendiendo a tejer la conciencia crítica a través de la máquina de escribir. La mecanografía como hilo conductor de un proceso de enseñanza y aprendizaje revolucionario. En julio de este año se celebrará el 39 aniversario de su creación.

El aula gratuita de mecanografía de ASMIBA fue el nexo de unión de los jóvenes del barrio

El aula gratuita de mecanografía de ASMIBA fue el nexo de unión de los jóvenes del barrio. Un barrio, en aquella época, de clase obrera y lumpen, el casco viejo de Badajoz. Centro neurálgico de la pobreza, las drogas y la prostitución. En ese peligroso y degradado contexto, ASMIBA era un faro de esperanza, un referente para la formación de la conciencia de clase trabajadora.

El alma de ASMIBA era Pepe Sanguino, su presidente y profesor de mecanografía. Un maestro de vida en el sentido más genuino. Como en un espejo nos veíamos reflejados y reconocidos en él, más allá de la parálisis cerebral. En Pepe Sanguino confluían en paz y con respeto nuestras propias minusvalías, deficiencias, disfunciones, nuestro propio barro frágil.

La máquina de escribir Olivetti era nuestro torno particular en el que moldeábamos sin cesar ese barro maleable y humedecido que éramos cada uno de nosotros. Humedecido por un contexto social y familiar de sufrimiento, dolor, lágrimas, aislamiento, analfabetismo, maltrato… En fin, por la violencia estructural de la pobreza y la marginalidad, cuando el neoliberalismo era todavía un bebé.

Recuerdo algunas anécdotas y experiencias vitales de entonces que leídas desde el bagaje aprendido en ASMIBA son muy esclarecedoras y reveladoras de la enorme importancia social de esta asociación. Una herramienta de conciencia de clase y de emancipación colectiva.

La vivencia de la pobreza en común no es igual que en solitario. Descubrir que eres pobre es un shock impactante, que golpea hasta herir. Una bofetada, existencialmente hablando, una bofetada simbólica, pero vaya si duele, el eco perdura durante años.

Lo duro de estas experiencias-bofetada-existencial no es tomar conciencia de la pobreza económica en si, que al fin y al cabo se puede intentar huir de ella, más o menos, aunque sea a base de emigración. Y tampoco tiene mayor trascendencia para quien no ha conocido otra cosa, se acaba naturalizando, se normaliza.

Lo peor de la primera experiencia de ser y sentirse y saberse pobre no es esa primera bofetada, sino las que vienen después, y esas ya no vienen solas, vienen a pares, como queriendo convencerte de tu posición social irrenunciable: El único ejército del que no puedes desertar es el de la pobreza, parece que te repiten sin cesar.

Un espacio de reconocimiento mutuo y de reconstrucción común de las propias debilidades

Me refiero al par de hostias que recibes cuando aprendes: Uno, que la pobreza es hereditaria. Y dos, que nunca te libras de la amenaza de volver a la pobreza, si es que alguna vez consigues salir. La maldita “cultura de la pobreza”, según la sociología. Algo que, por ejemplo, las visiones economicistas y detractoras de la Renta Básica nunca entenderán, porque se han olvidado de contar con el protagonismo y la sabiduría de quienes sufren y han sufrido la pobreza. Ninguna de esas personas pondrá en tela de juicio disponer de los ingresos básicos cada mes. Otra cosa es que su trabajo no valga nada para el sistema por las razones contables y macroeconómicas que nadie se explicaría en su sano juicio, por muy poco y pobre concepto que se tenga de la justicia.

Bueno, pues en ese digerir el trago amargo de la pobreza, sin morir en el intento, estuvo el entrenamiento previo en ASMIBA. Un espacio de reconocimiento mutuo y de reconstrucción común de las propias debilidades. Aprendiendo a establecer lazos de solidaridad entre diferentes, aprendiendo herramientas y habilidades profesionales y laborales para el día de mañana. Forjando el carácter de resistencia y compromiso con la lucha cotidiana. Leyendo y escribiendo. Leyendo y tecleando. Leyendo y leyendo.

Desde esa toma de conciencia sobre la propia capacidad y valía surgen los movimientos sociales de emancipación: para volver a poner en el centro lo que estuvo en el margen, para poner la atención en lo que estuvo desatendido, para volver a atraer la mirada hacia lo que estuvo oculto. Y ahí ASMIBA es un tesoro por descubrir de la lucha obrera que ilumina como un faro nuestro navegar entre la tempestad capitalista y patriarcal.

Relacionadas

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Memoria histórica
¡Leed y emancipaos! Anarquismo extremeño y prensa libertaria

El libro de Ángel Olmedo, El anarquismo extremeño frente al poder es mucho más que un estudio sobre un periódico libertario. Su publicación, a finales del siglo XX, supuso romper un silencio que se había mantenido en la historiografía extremeña sobre el papel desempeñado por el anarquismo en el movimiento obrero de estas tierras

Historia
La Historia del Primero de Mayo

El 1 de mayo de 1886 arrancó una huelga general por la jornada laboral de ocho horas en Norteamérica. El 4 de mayo, una bomba arrojada en una concentración en Chicago mató a siete policías. Ocho anarquistas fueron condenados por estos hechos y cinco de ellos fueron ejecutados. Desde entonces se les conoce como los Mártires de Chicago

1 Comentario
#59518 10:38 6/5/2020

Qué bueno que alguien recuerdo todo esto, gracias por el artículo

Responder
1
0

Destacadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos

El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.

Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Vivienda
Demanda de inquilinas de Torrejón contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.