Elecciones
La propaganda permanente: mentiras, campañas electorales y medios de comunicación

Las campañas electorales nos llegan cargadas de mensajes que fomentan una confrontación social que acabaremos pagando los ciudadanos. Los medios de comunicación no pueden ser partícipes de este proceso: la alfabetización mediática y el cambio en la forma que tenemos de consumir la información son parte de la solución.

TV clausurada
"Castigada hasta que digas la verdad" Julia Rodríguez
Investigador del Departamento de Periodismo I. Universidad de Sevilla
12 abr 2019 12:00

Volvemos a estar en período electoral aunque, a decir verdad,podría parecer que nunca hubiésemos dejado de estarlo. De hecho, si nos guiamos por la información que, sobre “política”, nos ofrecen buena parte de nuestros grandes medios, es probable que no notemos grandes diferencias a raíz del inicio de la “precampaña”. Para ellos, y para los partidos políticos, siempre estamos en campaña.

Los medios convencionales suelen denominar “precampaña” a casi cualquier momento fuera delos quince días previos a las elecciones; es decir, a la campaña que establece la ley. En un error nada inocente, la cobertura de estos medios mezcla, confusamente, “política” con “partidos políticos”, de lo que se podría llegar a concluirque no hay más política que la electoral. Y esta campaña permanente va acompañada, desde luego, de propaganda permanente.

No creo descubrir nada al afirmar que, en campaña, los candidatos suelen mentir “por encima de sus posibilidades”, por usar una expresión que la ex ministra Fátima Báñez utilizase en 2012 para referirse al modo de vida de los españoles en los años previos a la crisis. Si la campaña se extiende, también lo hace el periodo en el que los líderes políticos compiten por el espacio mediático y relajan, digámoslo así, su apego a la verdad. Por desgracia, esta competencia no suele materializarse en argumentos, explicaciones o propuestas realizables para mejorar la vida de las personas, sino más bien en una batalla abierta por conseguir ocupar el mayor tiempo posible las primeras páginas y convertir, en “virales”, las declaraciones de los candidatos.

El fin justifica los medios

Habitualmente, confeccionando mensajes cortos, con imágenes y/o declaraciones llamativas que apelen a emociones como la sorpresa, el asco, el miedo o la ira. Es decir, mensajes sensacionalistas, a menudo cargados con información de dudosa veracidad, que corren como la pólvora a través de las diversas pantallas y provocan miles de respuestas, aún más cortas y más emocionales, en las redes sociales, que han impuesto su ritmo instantáneo al resto de los medios de comunicación. Mentiras o “medias verdades” diseñadas por propagandistas que cuentan, de antemano, con que pocos serán quienes hagan el esfuerzo de contrastar si lo dicho tiene base real o no.

A veces, las declaraciones de los políticos en permanente campaña están simplemente sacadas de la nada, con el único objetivo de captar titulares. Hace unas semanas, el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, aseguró en el Parlamento Europeo que "sin las Navas de Tolosa, sin la Batalla de Lepanto y sin Carlos V, las señoras de esta sala vestirían el burka". Este es el nivel; nadie, en su sano juicio, podría tomar en serio algo así, pero el objetivo es otro: Ortega provocó miles de reacciones en las redes sociales y no hubo canal de televisión, emisora de radio o red social que no se hiciera eco del mensaje. Fue el titular del día: misión cumplida.

Solo el 22% de los encuestados para el Eurobarómetro de 2017 decía tener cierta confianza en la información que le llega por redes sociales, mientras que el 36% decía lo mismo sobre la televisión

La comunicación humana está basada en la confianza mutua y la presunción de veracidad. Si pienso que mi interlocutor es un mentiroso, el proceso falla, de ahí que todos los contendientes en campaña se acusen de mentir: más que convencer de lo propio (de esto parecen ya haber desistido), pretenden desprestigiar al adversario para que sus mensajes, los de ese adversario, pierdan credibilidad. La ciudadanía acaba, así ,asumiendo la idea de que “todos mienten”.

De esa forma, la desconfianza en la clase política va en aumento, pero también en los propios medios de comunicación. Los informes sobre el uso de los medios que lleva a cabo la Unión Europea parecen confirmar esta tendencia. En España, por ejemplo, sólo el 22% de los encuestados para el Eurobarómetro de 2017 decía tener cierta confianza en la información que le llega por redes sociales, mientras que el 36% decía lo mismo sobre la televisión, lo que no parece ser obstáculo para que siga siendo el medio más consumido por los españoles, tanto en términos generales, como en lo que se refiere a la información de actualidad, campaña o precampaña incluidas.

Evidentemente, este sistema político-mediático resulta rentable sólo para aquellos, cuyo objetivo es ganar los comicios, o mejorar sus resultados, a toda costa. Por otro lado, buena parte de los votantes acude a las urnas, en este ambiente de desconfianza, como si de un “mal menor” se tratase y pensando, probablemente, que no acudir podría ser aún peor. Esta situación ofrece ventajas también a quienes se presentan a sí mismos como el azote de los políticos profesionales; los casos de Trump en EEUU o Bolsonaro en Brasil parecen apuntar que la mentira, la promesa imposible o el ridículo permanente no son inconveniente para triunfar en política; si por triunfar, claro está, entendemos ganar elecciones. Si votar al mentiroso “recién llegado” puede parecer la mejor solución, es que algo importante ha dejado de funcionar. Por desgracia, esta corrupción sistémica salpica a quienes, en política (no necesariamente en los partidos) o en los medios, llevan a cabo un trabajo honesto y bienintencionado, que se ven obligados a hacer un esfuerzo monumental para ganarse la confianza de unos ciudadanos decepcionados.

La cuestión es que una de las plataformas imprescindibles para la discusión pública de nuevas fórmulas de futuro, el sistema mediático, es parte del problema

Los paños calientes difícilmente nos van a sacar de una situación tan complicada. La permanente exposición a la confrontación sin escrúpulos, al discurso del odio o al del miedo, pasarán una factura de confrontación, odio y miedo que pagarán los ciudadanos. El cambio radical de este círculo vicioso parece condición sine qua non para la construcción futura de una sociedad diferente; la cuestión es que una de las plataformas imprescindibles para la discusión pública de nuevas fórmulas de futuro, el sistema mediático, es parte del problema.

Así las cosas, parecería un buen primer paso que quienes participan en colectivos comprometidos con cambios sociales profundos incluyeran, entre sus demandas, la de la democratización del sistema de medios de comunicación, tanto a nivel internacional como nacional o local. Esto implica, entre otras cosas, una mayor transparencia en la propiedad de los medios, marcos legales que garanticen la libertad de expresión real y el acceso de la ciudadanía organizada a los medios públicos de comunicación.

Elecciones generales del 28 de abril
La campaña más intoxicada

El ascenso de Vox en las encuestas se enmarca en el auge de una nueva industria: la compra-venta de datos, la segmentación de públicos y la difusión de fake news personalizadas a través de Facebook y WhatsApp. El objetivo: condicionar el voto de millones de personas.

Por otra parte, nunca se insistirá lo suficiente en la necesidad de una mejor “alfabetización mediática”, que nos ayude a entender mejor quién es quién en el mundo de los medios de comunicación y, de esta forma, elegir con mejor criterio lo que leemos, vemos o escuchamos. Hay muchos ejemplos de buen periodismo, pero a menudo sigue oculto entre la maraña sensacionalista, y financieramente asfixiado ante la imposibilidad de competir con grandes empresas mediáticas que, aunque frecuentemente deficitarias, se mantienen gracias a la financiación de bancos o fondos de inversión interesados en el poder que les brinda la propiedad de estos canales de difusión.

El cambio, por último, pasa también por modificar nuestros hábitos de “consumo” de medios.Hace unos meses estuve de visita en casa de unos amigos. Con buen criterio y mejor sentido del humor, habían colgado un cartelito en la pantalla de su televisión, apagada y desenchufada. El cartelito decía: “castigada hasta que digas la verdad”. No es mala forma de empezar…

Relacionadas

Elecciones
Miren Gorrotxategi será la candidata a lehendakari de Elkarrekin Podemos

La candidata pablista ha conseguido imponerse a la lista de Rosa Martínez, avalada por la dirección de Elkarrekin Podemos. Casi 2.800 militantes inscritos han votado en las elecciones a las primarias de la formación vasca. 

En Marea
Outra vez o desencanto?

Os resultados do 10N de Galiza parecen confirmar a tendencia á desafección do electorado galego coas forzas do antigo espazo das mareas. Diversas voces analizan para O Salto as posíbeis causas do desencanto coa política transformadora

3 Comentarios
#33001 20:58 14/4/2019

Petición del Consejo de Informativos de RTVE para que Sanchez vaya a su debate:

http://chng.it/SBKwNn94YY

Responder
0
0
#32943 5:54 13/4/2019

Mejor imposible. Grande

Responder
0
0
Alí caté 18:58 12/4/2019

Otro pedazo de articulazo de elsaltodiario.com reflexionando sobre el periodismo. Bravo !

Responder
1
0

Destacadas

Educación
Varias comunidades mantienen la orden de no cubrir bajas de profesorado en plena crisis sanitaria

Las administraciones educativas dieron orden de no cubrir las bajas del profesorado no universitario al decretarse el cierre de los centros. CC OO recuerda que la actividad educativa no se ha paralizado y advierte de las consecuencias laborales y educativas de mantener esta decisión.

Coronavirus
El plan del Gobierno no convence al movimiento por la vivienda: “No cobramos, no pagamos y tampoco nos endeudamos”

El Gobierno suspende los desahucios y congela el precio de los alquileres durante seis meses. La apuesta por endeudar a las familias más vulnerables que no puedan pagar la renta y dejar intactos los ingresos de los propietarios en un contexto de precios inflados lleva a los sindicatos de inquilinos a mantener la huelga de alquileres a partir del 1 de abril.

Coronavirus
Naomi Klein: “La gente habla sobre cuándo se volverá a la normalidad, pero la normalidad era la crisis”

En un encuentro virtual desde su casa, la periodista y autora de La doctrina del shock habla sobre cómo las elites están utilizando la crisis del coronavirus como excusa para avanzar en su excluyente hoja de ruta.

Industria textil
Las trabajadoras del textil buscan alianzas globales

Los sindicatos del sureste asiático buscan hacer red para evitar represalias patronales o la deslocalización de la producción al exigir sus demandas laborales o ejercer su derecho a huelga.

Coronavirus
Hacer barrio para enfrentar la crisis del coronavirus

Las redes de apoyo mutuo y los vínculos sociales están proliferando como respuesta a la crisis del covid19, pero su presencia en medios va disminuyendo. Ante las previsibles consecuencias, va a ser fundamental la capacidad de elaborar espacios de confianza en unos vecindarios afectados por décadas de políticas neoliberales. Ya existen movimientos en los que inspirarse.

Cine
Se cumplen 40 años de una comedia facha sobre Franco resucitado

Y al tercer año... resucitó es una sátira política de la España de la Transición vista desde la extrema derecha apologética de la dictadura. Sus burlas al Estado autonómico, su antisindicalismo y su identificación de la politización con un caos libertino remiten a discursos todavía muy presentes.

Sanidad privada
El negocio de la sanidad privada frente a la crisis del coronavirus

Los grupos empresariales de la sanidad privada reclaman ayudas al Gobierno para afrontar la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Todos ellos han tenido millones de euros de beneficios en el último año fiscal y algunos han optado por despidos y vacaciones para recortar costes mientras el número de contagiados supera ya al de toda China.

Últimas

Opinión
Infancia sin salida

Uno de cada cuatro niños y niñas sufre abusos sexuales en el seno familiar y solo un 2,9% denuncia. La declaración de estado de alarma deja a nuestra infancia obligada a convivir durante 24 horas, sin salida posible, con sus maltratadores y abusadores.

Coronavirus
Primeras revelaciones de Covid19, el gran alertador

Covid19 ha irrumpido en la cotidianidad de una forma dramáticamente reveladora de la extrema vulnerabilidad del mundo que habitamos.

Coronavirus
Vulneración de derechos laborales en las empresas de ELE
Un documento elaborado por APELE saca a relucir testimonios señalando irregularidades y vulneración de derechos laborales por parte de algunas empresas de ELE.
Migración
El barco de rescate Alan Kurdi zarpa hacia el mediterráneo central

En un contexto de emergencia por el covid19, donde ningún barco está realizando rescates en el Mediterráneo desde hace semanas, el Alan Kurdi será el primero en retomar la misión de salvamento humanitario en el Mediterráneo.


Coronavirus
Los sindicatos denuncian la muerte de una teleoperadora por coronavirus y urgen a habilitar el teletrabajo

Una teleoperadora con covid19 ha fallecido en Madrid. Sindicatos como CGT o CC OO denuncian que se siga forzando a las plantillas a acudir a sus puestos de trabajo “obligándoles a jugarse la vida” e insisten en que las empresas faciliten el teletrabajo a los empleados para evitar nuevos contagios.

Coronavirus
Adrián Vives: “Exigimos la liberación urgente de los migrantes del CIE de Valencia ante la alarma sanitaria”

Adrián Vives, portavoz de la Campaña por el Cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y el fin de las deportaciones CIEs NO, explica en profundidad en qué consisten estos espacios y qué está pasando con los internos desde la declaración del estado de alarma.

Coronavirus
Diez píldoras para después de la pandemia

Si creemos que después de la pandemia se volverá al supuesto estado del bienestar, en forma de Green New Deal o similares, somos el colmo de la ingenuidad.